Una IA francesa puede hacer que los dueños de piscinas dejen de evadir impuestos

Tecnología

Todos hemos escuchado las advertencias de que las máquinas vendrán por nuestros trabajos, pero en Francia, primero vendrán por nuestras piscinas. Las autoridades fiscales del país han probado con éxito la IA que puede ayudarlos a encontrar piscinas no declaradas y gravarlas. Hasta ahora, según The Guardian, esta pieza de software ha generado alrededor de 10 millones de euros en facturas para el gobierno en nueve departamentos franceses (aproximadamente el equivalente a los condados de EE. UU.).

No hace falta decir que a nadie le gusta pagar impuestos adicionales. Pero tal desarrollo muestra cuán lejos ha llegado la IA en el procesamiento de grandes cantidades de datos y su interpretación a pesar de la gran cantidad de variables involucradas. Con el tiempo, el sistema también debería ser capaz de detectar otras extensiones no declaradas de las propiedades, como anexos, terrazas o pérgolas permanentes. Dicho esto, también controlará las propiedades que ya no están en uso y, como tales, no deberían pagar impuestos.

No hay tributación sin monitorización
“Nos estamos enfocando particularmente en las extensiones de la casa, como las terrazas, pero tenemos que asegurarnos de que el software pueda encontrar edificios de gran tamaño y no la perrera o la casa de juegos para niños”, dice Antoine Magnant, subdirector general de finanzas públicas, para los medios de comunicación locales. “Esta es nuestra segunda etapa de investigación y también nos permitirá verificar si una propiedad está vacía y ya no debe pagar impuestos”.

El sistema fue desarrollado por Google y la empresa de TI con sede en París Capgemini. Su función es analizar imágenes aéreas para determinar la disposición y los elementos de varias propiedades y luego comparar sus hallazgos con los datos disponibles en los registros de la propiedad.

Dado que los impuestos sobre la propiedad en Francia se calculan en función del valor de alquiler de cada propiedad, las mejoras, como las piscinas, pueden significar un aumento. Dichas mejoras deben declararse a la oficina de impuestos dentro de los 90 días posteriores a la finalización. A grandes rasgos, explica el equipo que está detrás de la IA, una piscina de 30 metros cuadrados podría suponer un aumento de 200€ al año en impuestos. Pero si estas mejoras no se declaran a los funcionarios… bueno, entonces no hay aumento de impuestos.

Supervisar manualmente todas las propiedades para garantizar que todos los edificios o mejoras que contienen estén debidamente declarados simplemente no es factible. Pero una IA podría realizar esta tarea de manera rentable. Las autoridades francesas decidieron ver si se puede hacer un sistema de este tipo para detectar anexos no declarados. La respuesta parece ser ‘Sí’. Desde su lanzamiento hace un año, la IA ha descubierto 20 356 grupos en los nueve departamentos en los que se probó.

Dado el buen desempeño del sistema, las autoridades francesas ampliarán su uso al resto del país. También esperan expandir sus capacidades para que pueda detectar otros tipos de anexos o extensiones no declarados, incluidas terrazas y pérgolas permanentes.

Sin embargo, en este momento, eso está más allá del alcance de la IA. Todavía no es capaz de determinar si una forma rectangular vista desde una imagen aérea es, por ejemplo, una carpa, una terraza, una extensión de un edificio o una simple lona extendida en el suelo. Pero todavía ha recorrido un largo camino desde sus primeros días. En abril, se afirmó que el software tenía un margen de error del 30% e identificaba erróneamente los paneles solares como piscinas, tampoco identificó sistemáticamente las extensiones sujetas a impuestos si estaban cubiertas por árboles o sombras. Desde entonces, ha recorrido un largo camino y, aunque todavía no es perfecto, el equipo técnico de la autoridad fiscal está trabajando para mejorar la tecnología.

Una vez perfeccionado y desplegado en toda Francia, el sistema podría suponer un aumento de 40 millones de euros en nuevos impuestos sobre las piscinas privadas solo en 2023. Se estima que el país tiene 3,2 millones de piscinas privadas, muchas de las cuales se construyeron después de 2020, pero no todas declaradas.

Los grupos ambientalistas de toda Francia también aplauden la iniciativa, ya que esperan que el sistema pueda reducir el uso y el desperdicio de agua en Francia al dificultar que las personas evadan los impuestos sobre las piscinas. Esto es especialmente importante durante la sequía actual, argumentan, cuando los suministros de agua potable están realmente amenazados.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.