Investigadores apuntan al lugar donde por primera vez se domesticaron burros

Humanidades

Los burros, taxonómicamente conocidos como Equus africanus asinus, pueden presumir de tener uno de los nombres coloquiales más desafortunados y divertidos, derivado de la palabra latina “asinus”. A veces, esto genera muy buenos titulares, hoy es uno de esos dias.

Pero hoy también es el momento en que un nuevo artículo informa sobre la historia de cómo se llegó a domesticar a este animal. La investigación se basa en la evidencia genética contenida en los genomas del burro. Trabajando con material genético de 238 burros, de los cuales 31 muestras fueron recuperadas de burros antiguos encontrados durante excavaciones arqueológicas, un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad Paul Sabatier en Toulouse, Francia, cree haber determinado cuándo y dónde se domesticaron los burros por primera vez.

Miles de años en la fabricación
“Ubicamos el Cuerno [de África] y Kenia como la región que alberga a los burros que son los más cercanos a los que fueron domesticados por primera vez”, dijo el coautor del estudio Ludovic Orlando, genetista de la Universidad Paul Sabatier en Francia para Gizmodo. “No implica necesariamente que esta sea la ubicación exacta y precisa de la patria de los burros, ya que los antepasados ​​​​podrían haber vivido en otra región cercana”.

Los burros se han utilizado durante mucho tiempo como bestias de carga resistentes, aunque testarudas. Si bien no son especialmente grandes ni rápidos, tienen una excelente resistencia, lo que los convirtió en la mejor opción para el transporte terrestre de mercancías a larga distancia a lo largo de la historia. Los hallazgos del equipo sugieren que nuestra relación con los burros comenzó en serio alrededor del año 5000 a.C. Esto colocaría el primer evento de domesticación de la especie un poco antes de lo que sugeriría la primera evidencia arqueológica de burros domesticados.

El punto de origen más probable para los animales se encuentra en algún lugar de África, y se proponen como posibles opciones Sudán, Egipto o el Cuerno de África. Los hallazgos actuales respaldan este punto de vista, señalando el área alrededor de la actual Kenia y el Cuerno de África como su lugar de origen. Sin embargo, dicen que se necesita más trabajo arqueológico para determinar esto con más precisión.

El estudio se basa en material genético de 238 burros, incluidos tres burros (burros hembras) y seis burros (machos) de la Francia romana. Estos fueron recuperados en un sitio que data de entre los 200 d.C. y 500 d.C., y parece haber sido una granja de cría de burros grandes. Es posible que existieran múltiples sitios de este tipo en el Imperio Romano, que sirvieron para cubrir la demanda de animales de carga para uso civil y militar. En el estudio se utilizaron otras 23 muestras de burros de diferentes edades históricas, así como datos de 15 équidos salvajes.

Al secuenciar los genomas de estos animales, el equipo pudo trazar similitudes genéticas a lo largo del tiempo. Informan haber encontrado una “estructura filogeográfica fuerte” en los burros modernos que apunta a un solo antepasado, un solo evento de domesticación. Esto tuvo lugar en algún lugar de África alrededor del año 5000 a. C., y fue seguido por la expansión de esta especie por África y Eurasia, antes de regresar a África una vez más.

Otro hallazgo importante del artículo es la existencia de un segundo linaje genético que se separó de la familia principal en el Levante alrededor del año 200 a. A partir de aquí, se extendió predominantemente hacia Asia. Finalmente, la herencia genética de los burros sugiere que los criadores en el Imperio Romano hicieron grandes esfuerzos para cruzar ciertas líneas de sangre que tenían rasgos deseables, lo que subraya el papel importante que estos animales jugaron en el Imperio.

Los hallazgos ayudan a profundizar nuestra comprensión de la rica historia de los burros y, lejos de ser una nota a pie de página en la historia humana, parecen haber sido uno de los animales más importantes que los humanos hayan domesticado. A principios de este año, los investigadores informaron que el animal híbrido criado por humanos más antiguo era el kunga, un híbrido burro-asno salvaje.

El equipo espera que su trabajo pueda ayudar a crear conciencia sobre el papel que jugaron los burros en nuestra historia, y que pueda ayudar a mejorar nuestra comprensión de los burros híbridos creados por el hombre, como las mulas (la descendencia de los burros machos y las yeguas) o los burdéganos (crías de burras y caballos machos), ambos estériles y tienen que ser criados intencionalmente. Dicho trabajo también muestra cómo la investigación genética puede usarse como complemento de la evidencia arqueológica al reconstruir la historia de nuestro pasado, o el de otras especies.

El artículo La historia genómica y la expansión global de los burros domésticos ha sido publicado en la revista Science.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.