Esta miel podría tratar infecciones respiratorias resistentes a los medicamentos y potencialmente letales

Salud y medicina

Los seres humanos han utilizado la miel por sus propiedades antimicrobianas durante milenios, y la ciencia se ha puesto al día recientemente. Los investigadores demostraron recientemente en el laboratorio que la miel de mānuka podría ayudarnos a tratar una de las infecciones pulmonares más agresivas y resistentes a los medicamentos.

“El uso de este tratamiento potencial que combina amikacina y miel de mānuka es muy prometedor como una terapia mejorada para estas terribles infecciones pulmonares”, dice la microbióloga Victoria Nolan de la Universidad de Aston en Inglaterra.

Los pacientes con afecciones pulmonares preexistentes como la fibrosis quística son particularmente vulnerables a la bacteria Mycobacterium abscessus, que está lejanamente relacionada con la tuberculosis. El tratamiento de esta bacteria en los pulmones es complicado en parte porque hay varias cepas, todas con resistencia a diferentes medicamentos. Implica 12 meses de quimioterapia antimicrobiana junto con un cóctel de antibióticos, incluida la amikacina, que tiene efectos secundarios graves.

Incluso si los pacientes pueden soportar náuseas y vómitos y escapar de una posible pérdida de audición, daño hepático y una reducción de sus glóbulos blancos y los componentes sanguíneos involucrados en la coagulación, para cumplir con el tratamiento, las tasas de éxito del tratamiento aún son solo de hasta el 50% en la mayoría. Esta bacteria desagradable y beligerante también puede causar infecciones persistentes de la piel y los tejidos blandos e infectar cualquier órgano de nuestro cuerpo. Las abejas crean miel de mānuka a partir del néctar de las especies de árboles Leptospermum, que son nativas de Australia, Nueva Zelanda y el sudeste asiático.

Estas flores de mānuka tienen azúcares de glicerona en su néctar, que una vez convertidos en miel reaccionan lentamente para convertirse en metilglioxal (MGO) con el tiempo. MGO, que no está presente en otras mieles, se ha asociado con propiedades antimicrobianas.

Entonces, Nolan y sus colegas probaron diferentes concentraciones de esta miel contra la bacteria en cultivos de tejidos. Tomadas de 16 pacientes infectados con fibrosis quística o bronquiectasias, las cepas de M. abscessus utilizadas fueron todas resistentes a los tratamientos antibióticos de primera línea.

Si bien todos los tratamientos relacionados con mānuka pudieron destruir M. abscessus, la miel entera demostró ser más efectiva que el MGO aislado, lo que sugiere que otros componentes activos en la miel pueden ayudar a superar los mecanismos de resistencia a los medicamentos de la bacteria. Los investigadores recomiendan una mayor investigación sobre estos componentes.

Nolan y el equipo también probaron la nebulización de la miel de mānuka, convirtiéndola en una neblina respirable, para usar junto con uno de los antibióticos, la amikacina, en modelos de pulmón humano de laboratorio. Descubrieron que la ayuda de la miel redujo drásticamente la cantidad de amikacina necesaria para un tratamiento exitoso de 16 microgramos por mililitro a solo 2 microgramos por mililitro. Esto reduciría significativamente los horribles efectos secundarios de la droga.

“Al combinar un ingrediente totalmente natural como la miel de mānuka con amikacina, uno de los medicamentos más importantes pero tóxicos que se usan para tratar Mycobacterium abscessus, hemos encontrado una manera de eliminar potencialmente estas bacterias con ocho veces menos medicamento que antes”, explica Aston. El microbiólogo universitario Jonathan Cox.

“Esto tiene el potencial de reducir significativamente la pérdida de audición asociada con la amikacina y mejorar en gran medida la calidad de vida de tantos pacientes, en particular aquellos con fibrosis quística”.

El equipo tiene la esperanza de que su descubrimiento avance pronto a ensayos clínicos. Tanto las mieles de mānuka como las que no son de mānuka ya se han desarrollado en sustancias de grado médico para usar con cosas como vendajes para heridas o nebulizadas para tratamientos de asma en conejos, por lo que ya tienen un buen historial de seguridad. Con más de 100.000 personas en todo el mundo vulnerables a este patógeno debido a la fibrosis quística y cientos de miles más con bronquiectasias que también son susceptibles a la bacteria, un tratamiento tan poderoso no puede llegar lo suficientemente pronto.

Esta investigación fue publicada en Microbiology.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.