Decenas de OVNIs son observados en Ucrania, según reporta el gobierno

Astronomía

Los cielos de Kiev están repletos de objetos voladores no identificados (OVNI), según un nuevo informe del Observatorio Astronómico Principal de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania. Por supuesto, dado que Rusia y Ucrania han estado encerradas en una guerra de meses que depende en gran medida de aviones y drones, es probable que muchos de estos llamados OVNIs sean herramientas militares que parecen demasiado fugaces para identificar, según ha especulado una agencia de inteligencia de EE. UU.

Publicado en la base de datos de preimpresión arXiv, el informe, que aún no ha sido revisado por pares, describe los pasos recientes que los astrónomos ucranianos han tomado para monitorear objetos de baja visibilidad y rápido movimiento en el cielo diurno sobre Kiev y las aldeas circundantes. Utilizando cámaras especialmente calibradas en dos estaciones meteorológicas en Kiev y Vinarivka, un pueblo a unos 120 kilómetros al sur, los astrónomos observaron decenas de objetos “que no pueden identificarse científicamente como fenómenos naturales conocidos”, dice el informe.

Las agencias gubernamentales tienden a referirse a estos objetos como UAP, abreviatura de “fenómenos aéreos no identificados”.

“Observamos una cantidad significativa de objetos cuya naturaleza no está clara”, escribió el equipo. “Los vemos en todas partes”.

Los investigadores dividieron sus observaciones UAP en dos categorías: “cósmicos” y “fantasmas”. Según el informe, los cósmicos son objetos luminosos que son más brillantes que el cielo de fondo. Estos objetos están designados con nombres de pájaros, como “veloz”, “halcón” y “águila”, y se han observado volando solos y en “escuadrones”, escribió el equipo.

Los fantasmas, por el contrario, son objetos oscuros, que generalmente aparecen “completamente negros”, como si absorbieran toda la luz que cae sobre ellos, agregó el equipo. Al comparar las observaciones de los dos observatorios participantes, los investigadores estimaron que los fantasmas tienen entre 3 y 12 metros de ancho y pueden viajar a velocidades de hasta 53 000 km/h. A modo de comparación, un misil balístico intercontinental puede alcanzar velocidades de hasta 24.000 km/h, según el Centro para el Control de Armas y la No Proliferación.

Los investigadores no especularon sobre qué podrían ser estos ovnis. Más bien, su artículo se centra en los métodos y cálculos utilizados para detectar los objetos. Sin embargo, según un informe de 2021 de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) de EE. UU., es probable que al menos algunas UAP sean “tecnologías implementadas por China, Rusia, otra nación o una entidad no gubernamental”.

Dada la actual invasión rusa de Ucrania, que comenzó en febrero de 2022, es razonable sospechar que algunos UAP descritos en el nuevo informe pueden estar vinculados a tecnologías militares o de vigilancia extranjeras. Según el informe de ODNI, otras posibles explicaciones para UAP incluyen “desorden en el aire”, como pájaros y globos, fenómenos atmosféricos, como cristales de hielo o proyectos gubernamentales clasificados. Ni los informes de EE. UU. ni Ucrania plantean la posibilidad de visitantes extraterrestres.

El gobierno de EE. UU. ha renovado abiertamente su interés en las investigaciones de UAP desde 2017, cuando varios videos tomados por aviones de la Armada de EE. UU. se filtraron a los medios. Los videos ahora infames mostraban aviones no identificados moviéndose de maneras aparentemente imposibles, sin explicación.

Posteriormente, el gobierno desclasificó las imágenes y recientemente reveló que existen más imágenes militares de encuentros con UAP, aunque el Departamento de Defensa (DOD) no las publicará debido a “preocupaciones de seguridad nacional”. A principios de este año, el Congreso aprobó fondos para que el DOD abriera una nueva oficina enfocada exclusivamente en la gestión de informes de avistamientos de ovnis por parte del ejército de los EE. UU. Los autores del nuevo informe UAP de Ucrania agregaron que la Academia Nacional de Ciencias del país está interesada en contribuir a esta investigación en curso.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.