Estudio muestra lo fácil que pueden escalar los microplásticos en la cadena alimenticia

Medio ambiente

Comienza con plantas que succionan contaminantes sintéticos del suelo. Luego, los insectos que mastican esos vegetales se llenan de nanoplásticos, seguidos por cualquier cosa que los coma.

Al igual que con los metales pesados ​​en el océano, resulta que los nanoplásticos (partículas de plástico de menos de un micrómetro de tamaño) también pueden ascender en la cadena alimentaria. Estas partículas son principalmente el resultado de piezas de plástico más grandes que se desgastan por procesos naturales, a veces por los animales que las ingieren.

Investigadores de Europa, dirigidos por el biólogo Fazel Monikh de la Universidad del Este de Finlandia, demostraron este proceso en un laboratorio alimentando con diminutas partículas de 250 nm de poliestireno y cloruro de polivinilo a la lechuga (Lactuca sativa). Después de 14 días, los investigadores alimentaron con esa lechuga a las larvas de la mosca soldado negra (Hermetia illucens), y luego les dieron esas larvas al pez cucaracha hambriento (Rutilus rutilus) después de otros 5 días. Una vez que los peces se alimentaron de los insectos durante 5 días, el equipo diseccionó y tomó imágenes de los tejidos de cada nivel de la cadena alimentaria (trófica).

Debido a que estas partículas son difíciles de detectar y pueden alterarse durante sus viajes fisiológicos, los investigadores encerraron el elemento raro gadolinio dentro de los diminutos plásticos para rastrearlos más fácilmente. El equipo usó un microscopio electrónico de barrido (SEM) para asegurarse de que el plástico cubriera completamente el metal para reducir su influencia biológica.

La buena noticia es que la biomagnificación no parece ocurrir con este tipo de nanoplásticos en las especies estudiadas. La biomagnificación se produce cuando las sustancias químicas absorbidas en los niveles tróficos inferiores se concentran más a medida que ascienden en la cadena alimentaria. Este es un problema común causado por contaminantes como el mercurio y los bifenilos policlorados. Pero las imágenes revelaron nanoplásticos en las branquias, el hígado y los intestinos de los peces, en la boca y las vísceras de los insectos, y acumulados en las hojas de la lechuga.

Además, los dos plásticos se comportaron de manera diferente a lo largo de la cadena alimentaria. La lechuga tomó un poco menos de poliestireno, por lo que se transmitió menos de este sabor a plástico en comparación con el cloruro de polivinilo.

Propiedades como el tamaño, la forma y la química de la superficie de las partículas podrían influir en los diferentes impactos que tienen en la vida, explican los investigadores. Por ejemplo, es más probable que algunas lombrices de tierra descompongan el polietileno en el suelo antes de que una planta lo absorba.

“Nuestros resultados muestran que la lechuga puede absorber nanoplásticos del suelo y transferirlos a la cadena alimentaria”, dice Monikh. “Esto indica que la presencia de diminutas partículas de plástico en el suelo podría estar asociada con un riesgo potencial para la salud de los herbívoros y los humanos si se descubre que estos hallazgos son generalizables a otras plantas y cultivos y a entornos de campo”.

Los microplásticos, incluidos los nanoplásticos más pequeños, ahora son omnipresentes en todos los entornos, desde las fosas oceánicas más profundas, las montañas más altas y el aislamiento remoto de la Antártida. Están en los alimentos que comemos, el agua que bebemos y el aire que respiramos.

Los microplásticos pasan a través de nuestros cuerpos todos los días, pero los investigadores dicen que no hay necesidad de entrar en pánico, ya que claramente no hay impactos inmediatos a corto plazo en nosotros, lo que sigue siendo una preocupación es la exposición a largo plazo y los altos niveles de concentración. La preocupación particular sobre estas diminutas partículas es que son lo suficientemente pequeñas como para atravesar muchas más barreras fisiológicas, a diferencia de sus partículas más grandes de origen. Ya se ha demostrado que algunos causan toxicidad potencial en plantas, invertebrados y vertebrados.

Monikh y sus colegas también demuestran cómo estos plásticos pueden atraer una cubierta de proteínas en su superficie a medida que pasan por varias formas de vida. Cómo esto cambia su impacto es completamente desconocido.

“Todavía se necesita con urgencia más investigación sobre el tema”, concluye Monikh.

Esta investigación fue publicada en Nano Today.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.