La historia del caballero medieval que tuvo una mano de hierro similar a una prótesis actual

Humanidades

Götz von Berlichingen fue un renombrado caballero mercenario alemán de finales de la Edad Media empleado por los señores y reyes de la época para cumplir sus órdenes. En 1503, cuando von Berlichingen tenía solo 23 años, el caballero perdió uno de sus brazos durante la batalla de Landshut. Teniendo en cuenta que estamos en el siglo XVI, sería sensato imaginar que debería haberse contentado con una prótesis de gancho, si logró sobrevivir a la gangrena. En cualquier caso, seguramente sus días de lucha deben haber quedado atrás después de este gran revés ¡Error!

El valiente caballero no solo sobrevivió a sus heridas, sino que también recibió una nueva mano de hierro con un agarre que permitió a von Berlichingen cortar y cortar a voluntad durante muchos años. Su primera mano protésica fue bastante básica, aunque funcional. Las bisagras solo podían accionar los dedos y la palma de dos maneras: o bien el mecanismo se curvaba hacia adentro en un agarre de espada, o se aflojaba para un apretón de manos rancio. A todos los efectos prácticos, era bastante bueno. También se prestó cierta atención a la estética, con artesanos grabando uñas e incluso arrugas para dar a la prótesis un aspecto más natural, aunque tuvo el efecto contrario. Imagina visitar tu taberna local, solo para ver a un guerrero feroz bebiendo cerveza en un rincón oscuro con su mano buena, con un puño de hierro negro descansando sobre la mesa. Ahora, eso es un espectáculo para la vista.

La primera mano de hierro de Berlichingen (hacia 1504). Imagen: Wikimedia Commons.

Puede que no fuera tan diestro como antes, pero armado con su mano de hierro, Von Berlichingen seguía siendo una fuerza a tener en cuenta. Tenía su propia banda de matones mercenarios que empleaba para luchar, secuestrar a los ricos a cambio de un rescate, robar a los comerciantes en la carretera para obtener mercancías y hacer cumplir la usurpación de préstamos. También era conocido como patrón del campesinado y de los indigentes, ya que a menudo entregaba dinero en efectivo y suministros a los pobres, lo que robaba a los ricos. Esto le dio la reputación de una especie de Robin Hood bávaro. Berlichingen lideró un grupo de rebeldes contra el Sacro Imperio Romano Germánico en 1525 (¡fue proscrito en el reino dos veces!), luchó en la campaña contra el Imperio Otomano de Solimán el Magnífico bajo el emperador Carlos V en 1542 y sirvió bajo el mando de Francisco I en la invasión imperial de Francia de 1544.

Con un considerable cofre de efectivo después de años de saqueo, von Berlichingen actualizó a un nuevo brazo de hierro. La versión 2.0 era espléndida, equipada con articulaciones en cada nudillo y mecanismos accionados por resorte para bloquear los dedos en su lugar, de manera similar al sistema de trinquete y trinquete que se usa en las esposas. Esto le permitió a von Berlichingen no solo usar su prótesis de brazo derecho con un control sin igual en la batalla, sino también sostener las riendas de su caballo, jugar a las cartas, escribir con una pluma o beber de una jarra de cerveza. También debe haber tenido un gran impacto. El nuevo brazo también se veía mucho más auténtico, como puedes notar en las imágenes.

La segunda mano de hierro hacia 1514. Imagen: Wikimedia Commons.

Recuerda, esta prótesis revolucionaria se hizo en el siglo XVI. Desafortunadamente, no hay registro de la mente maestra que diseñó y fabricó la mano de hierro derecha de von Berlichingen.

Lo que la mano del caballero podría hacer. Imagen: Carlos de Alemania.

“Götz de la Mano de Hierro” luchó hasta la venerable edad de 64 años cuando se retiró. Curiosamente para un hombre como él, murió mientras dormía en 1562, a la edad de 82 años. Dejó tres hijas y siete hijos para continuar con el nombre de Berlichingen. Se cree que el caballero dijo sobre su mano de hierro que “prestó más servicio en la lucha que la carne original”.

Antes de fallecer, Mano de Hierro escribió una autobiografía que inspiró a Johann Wolfgang von Goethe (sí, el Goethe) a escribir Götz von Berlichingen, una obra dramática basada en la vida de Berlichingen publicada en 1773. La obra en sí está idealizada y representa a un Götz von Berlichingen tosco pero sensato que muere joven. Pero hay una línea hilarante en la obra que, según todos los informes, parece estar basada en un relato histórico. Cuando un obispo una vez exigió su rendición, Götz von Berlichingen respondió: “¡Er kann mich im Arsche lecken!” que en traducción aproximada significa “¡Bésame el trasero!” La frase se hizo algo popular, conocida entre los alemanes hasta el día de hoy como el saludo de Suabia.

Götz von Berlichingen fue definitivamente una figura más grande que la vida, y su legado sigue vivo. Por un lado, está el saludo de Suabia. Por otro lado, su famosa prótesis aún se conserva y se exhibe en el museo de su antiguo castillo de Jagsthausen.

Desde una perspectiva de ingeniería, la mano de hierro es una fantástica muestra de ingenio. Afortunadamente, hemos recorrido un largo camino desde entonces. Hoy en día, tenemos manos protésicas que en realidad transmiten el toque posterior y pueden ser controladas con una precisión fantástica solo por la mente. Algunos investigadores incluso están imprimiendo manos protésicas completamente funcionales por menos de US$100.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.