Por segunda vez, astrónomos detectan un extraño destello de luz durante una supernova

Astronomía

Un impresionante destello de luz ultravioleta durante la explosión de una enana blanca ha sido detectada por segunda vez en la historia por un grupo de astrónomos y podía dar importantes pistas acerca de lo que provoca la desaparición de estas antiguas estrellas.

Los investigadores se dieron cuenta de esta inusual supernova llamada SN2019yvq el pasado diciembre, sólo un día después de la explosión. En ese momento, los astrónomos la clasificaron como una supernova tipo Ia, lo cual no es inusual, excepto esta vez, cuando fue acompañada por un destello de luz ultravioleta.

“Estas son algunas de las explosiones más comunes en el Universo”, dice el astrofísico Adam Miller de la Universidad Northwestern en Illinois, Estados Unidos. “Pero lo que es especial es este destello de luz ultravioleta. Los astrónomos lo han buscado durante años y nunca lo han encontrado. Hasta donde sabemos, esta es en realidad la segunda vez que se ve un destello de luz UV con una supernova de tipo Ia”.

La explosión tuvo lugar en una galaxia situada a 140 millones de años luz de la Tierra. Los científicos se preguntan cómo pudo ocurrir ese destello, puesto que las enanas blancas, las cuales son estrellas relativamente frías, no se calientan lo bastante como para producir luz ultravioleta.

“La mayoría de las supernovas no son tan calientes, por lo que no recibes la radiación UV muy intensa”, dice Miller. “Algo inusual sucedió con esta supernova para crear un fenómeno muy candente”.

Los científicos han considerado algunas hipótesis para explicar este fenómeno. La primera, es que la enana blanca se volvió inestable al recibir el material estelar de una compañera en un sistema binario y la colisión de material entre las dos produjo el destello de luz UV. La segunda, es que el destello fue producto del intenso calor resultado de la mezcla entre el núcleo y las capas exteriores de la estrella o del helio encendiendo carbono en el interior de esta. La tercera es que dos enanas blancas emergieron y la luz UV fue producto del contacto entre las dos estrellas.

Los científicos esperan que esta explosión ayude a resolver cuestiones como la distribución del hierro generado en las supernovas, lo cual podría ayudar a resolver cuestiones como la formación de planetas.

“Si hay una supernova de tipo Ia en una galaxia distante, podemos usarla para medir una combinación de distancia y velocidad que nos permite determinar la aceleración del Universo”, dice Miller. “La energía oscura sigue siendo un misterio. Pero estas supernovas son la mejor manera de explorar la energía oscura y comprender qué es”.

Fuente: The Astrophysical Journal a través de Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.