Escáneres cerebrales muestran varias anomalías de COVID-19 que no podemos explicar completamente

Salud y medicina

Entre los muchos síntomas graves del COVID-19, los extraños efectos neurológicos experimentados por muchos pacientes cuentan como quizás los más misteriosos.

Una pérdida repentina del olfato y el gusto fue uno de los primeros síntomas inusuales informados por los pacientes con COVID-19, pero se han descrito accidentes cerebrovasculares, convulsiones e inflamación del cerebro (llamada encefalitis).

Algunos pacientes diagnosticados con COVID-19 también experimentan confusión, delirio, mareos y dificultad para concentrarse, según informes de casos y revisiones.

Durante varios meses, los médicos han estado tratando incansablemente de comprender esta enfermedad y sus muchas manifestaciones que parecen afectar al cerebro de formas que no podemos explicar por completo.

Para sintetizar algunos de los datos que se acumulan rápidamente, dos neurólogos han realizado una revisión de la investigación que explora cómo el COVID-19 altera los patrones de la función normal del cerebro, que se puede medir con un EEG.

Un EEG, abreviatura de electroencefalograma, registra la actividad eléctrica en diferentes partes del cerebro de una persona, generalmente mediante el uso de electrodos que se colocan en el cuero cabelludo.

En su revisión, los investigadores recopilaron datos sobre casi 620 pacientes COVID positivos de 84 estudios, publicados en revistas revisadas por pares y servidores de preimpresión, donde los datos de la forma de onda del EEG estaban disponibles para analizar.

Observar los resultados del EEG podría indicar alguna forma de encefalopatía relacionada con COVID en estos pacientes: signos de deterioro o alteración de la función cerebral.

Aproximadamente dos tercios de los pacientes de los estudios eran varones y la mediana de edad era de 61 años. Algunas personas también tenían una condición preexistente, como la demencia, que podría alterar una lectura de EEG, que los investigadores consideraron al evaluar los resultados de sus pruebas.

Entre los 420 pacientes en los que se registró la base para solicitar un EEG, la razón más común fue un estado mental alterado: cerca de dos tercios de los pacientes estudiados habían experimentado algún delirio, coma o confusión.

Alrededor del 30% de los pacientes habían tenido un evento similar a una convulsión, lo que llevó a su médico a ordenar un EEG, mientras que un puñado de pacientes tenía problemas del habla. Otros experimentaron un paro cardíaco repentino, que podría haber interrumpido el flujo sanguíneo al cerebro.

Los electroencefalogramas de los pacientes mostraron un espectro completo de anomalías en la actividad cerebral, incluidos algunos patrones rítmicos y picos de actividad de tipo epiléptico. La anomalía más común observada fue la desaceleración difusa, que es una desaceleración general de las ondas cerebrales que indica una disfunción general de la actividad cerebral.

En el caso de COVID, este deterioro podría ser el resultado de una inflamación generalizada, ya que el cuerpo aumenta su respuesta inmune, o posiblemente un flujo sanguíneo reducido al cerebro, si el corazón y los pulmones están débiles.

En cuanto a los efectos localizados, un tercio de todas las anomalías detectadas se detectaron en el lóbulo frontal, la parte del cerebro que se encarga de las tareas del pensamiento ejecutivo, como el razonamiento lógico y la toma de decisiones. El lóbulo frontal también nos ayuda a regular nuestras emociones, controlar nuestro comportamiento y participa en el aprendizaje y la atención.

“Estos hallazgos nos dicen que debemos probar el electroencefalograma en una gama más amplia de pacientes, así como otros tipos de imágenes cerebrales, como resonancias magnéticas o tomografías computarizadas, que nos darán una mirada más cercana al lóbulo frontal”, dijo el neurólogo y el coautor Zulfi Haneef del Baylor College of Medicine en Houston.

Con el tiempo, un EEG podría ayudar a consolidar un diagnóstico de COVID-19 o sugerir posibles complicaciones. Hacerlo podría ayudar a los médicos a monitorear las complicaciones a largo plazo del COVID-19 y detectar cualquier efecto duradero en la función cerebral del paciente.

Desafortunadamente, tal como están los resultados, no dan ninguna indicación de cuán raras o comunes son estas alteraciones de las ondas cerebrales en la población en general, ya que solo los pacientes con COVID-19 que se sometieron a una prueba de EEG se incluyeron en el análisis.

Pero se suma a la creciente evidencia de que el nuevo coronavirus puede tener un impacto grave en nuestra salud neurológica.

“Se necesita más investigación, pero estos hallazgos nos muestran que estas son áreas en las que debemos enfocarnos a medida que avanzamos”, dijo Haneef.

“Las anomalías del electroencefalograma que afectan al lóbulo frontal parecen ser comunes en la encefalopatía COVID-19, y se ha propuesto como un biomarcador potencial si se registra de manera consistente”, escribieron los autores en su artículo.

A medida que avanza la pandemia, hemos llegado a comprender cuán obstinado puede ser el COVID-19, y los pacientes denominados ‘transportistas largos’ describen cómo no pueden deshacerse de los síntomas y aún se sienten fatigados meses después de ser diagnosticados.

“Mucha gente cree que contraerá la enfermedad, se pondrá bien y todo volverá a la normalidad”, dijo Haneef en un comunicado.

“Pero estos hallazgos nos dicen que podría haber problemas a largo plazo, que es algo que sospechábamos y ahora estamos encontrando más evidencia que lo respalde”.

Este artículo es una traducción de otro publicado en Science Alert. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.