Médicos descubren el mejor tratamiento para la pérdida de olfato por COVID-19

Salud y medicina

Un grupo de expertos en olfato desaconseja el uso de esteroides para tratar la pérdida persistente de este sentido causada por COVID-19. En cambio, sugieren que intentes volver a entrenar su nariz para olfatear ciertos aromas. Llevará tiempo, posiblemente meses, pero si intentas aspirar al menos cuatro aromas diferentes dos veces al día, podría ayudarlo a recuperarse más rápido y más completamente, sin efectos secundarios no deseados.

La recomendación se basa en una revisión sistemática basada en la evidencia, que concluyó que los corticosteroides no deberían ser la primera opción de tratamiento para la pérdida del olfato debido al COVID-19. Estos medicamentos se recetan comúnmente a personas con narices congestionadas o inflamadas, pero esto no parece ser lo que está causando la disfunción olfativa en las personas con COVID-19, por lo que es posible que no funcione. El entrenamiento del olfato, por otro lado, es una forma más basada en la evidencia de hacer que su rastreador vuelva a inhalar después de una infección viral.

“Como grupo de expertos, enfatizamos fuertemente la consideración inicial del entrenamiento del olfato”, escribe el grupo.

“El entrenamiento olfativo no tiene efectos secundarios conocidos y es de bajo costo. Además, es el único tratamiento disponible respaldado por una sólida base de evidencia”.

Es difícil comparar los esteroides y los tratamientos de entrenamiento del olfato para la disfunción olfativa de COVID-19 específicamente, ya que no se han realizado estudios controlados. Dicho esto, la idea del entrenamiento del olfato ha existido por un tiempo. Incluso se ha utilizado con gran éxito para ayudar a tratar la pérdida del olfato por otras infecciones.

En 2020, por ejemplo, una comparación sistemática de los tratamientos potenciales para la pérdida del olfato posvirales, incluido el entrenamiento olfativo, los esteroides sistémicos, las terapias tópicas, los medicamentos orales no esteroides y la acupuntura, encontró que el entrenamiento del olfato debería ser la recomendación número uno basada en la actual evidencia. Hoy en día, es posible que necesitemos implementar esta práctica en una escala nunca antes vista. Alrededor del 60% de los que contraen COVID-19 experimentan una alteración en el olfato, mientras que alrededor del 10 por ciento tienen síntomas persistentes que duran semanas, incluso meses.

Afortunadamente, parece que la mayoría de la gente mejora, y el entrenamiento del olfato podría tener algo que ver con eso. A principios de 2021, un estudio de 1.363 pacientes con coronavirus con disfunción olfativa encontró que el 95% de los pacientes recuperaron su sentido del olfato después de seis meses.

Se recomendó a estos pacientes que realizaran dos sesiones de entrenamiento del olfato al día en casa, aunque no estaba claro cuántas personas realmente lo hacían. Los corticosteroides también se han considerado como una opción de tratamiento, pero este medicamento no es inofensivo. Puede tener muchos efectos secundarios no deseados, como retención de líquidos, presión arterial alta y cambios de humor.

Además, puede que ni siquiera ayude. Simplemente no tenemos pruebas suficientes para decirlo con certeza. Si bien algunos informes de casos sugieren que los esteroides pueden ayudar a las personas a recuperar el sentido del olfato perdido por COVID-19, sin un control, no está claro si estos pacientes habrían mejorado por sí mismos, como, de hecho, parece que muchos pacientes lo hacen.

Con base en la evidencia actual, los autores se unen a muchos otros expertos para pedir precaución. Hasta que se puedan realizar ensayos aleatorios controlados con placebo, debemos comenzar con el entrenamiento del olfato, dicen, y no con los esteroides.

“[El entrenamiento del olfato] ha surgido como una opción de tratamiento barata, simple y sin efectos secundarios para varias causas de pérdida del olfato, incluido el COVID-19”, dice Carl Philpott de la Universidad de East Anglia en el Reino Unido.

“Su objetivo es ayudar a la recuperación basada en la neuroplasticidad: la capacidad del cerebro para reorganizarse para compensar un cambio o una lesión”.

Esto requiere tiempo y no todos mejorarán al mismo ritmo. Las personas mayores, por ejemplo, pueden tardar más en recuperar el sentido del olfato, ya que tienen menos neuronas receptoras olfativas.

Hablando tradicionalmente, el entrenamiento del olfato se basa en cuatro olores: clavo, rosa, limón y eucalipto, pero realmente no importa lo que elijas. Incluso podría ser beneficioso concentrarse en olores familiares, como perfumes, cáscaras de limón, vainilla o café molido, y reflexionar sobre los recuerdos mientras los hueles. Para obtener los mejores resultados, debes cambiar los cuatro olores cada 12 semanas.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.