China lanza el primer módulo de su estación espacial

Astronáutica

Bautizado como Tianhe, el módulo fue enviado a órbita en un lanzamiento de la Gran Marcha 5B desde el Centro de Lanzamiento de Wenchang en la provincia de Hainan. Representa la primera y central parte de su próxima estación espacial permanente, que se completará en una serie de 11 misiones. Muchos oficiales de alto rango y líderes militares vieron el lanzamiento en vivo desde el centro de control en Beijing. Xi Jinping, presidente del Partido Comunista, envió un mensaje de felicitación al personal de tierra en celebración del exitoso lanzamiento.

El lanzador que llevó a Tianhe a la órbita abrió sus carenados unos minutos después del lanzamiento, revelando el módulo con los caracteres de “China Manned Space” estampados en su exterior. Se separó del cohete poco después de esto y extendió sus paneles solares. El cohete orbitará alrededor de la Tierra durante aproximadamente una semana antes de volver a caer de forma natural para ser recuperado.

No hace falta decir que este es un paso importante para China y su programa espacial tripulado. El módulo tiene habitaciones que albergarán a los astronautas hasta por seis meses a la vez. En el futuro, también se enviarán dos módulos de laboratorio, seguidos de cuatro envíos de carga y cuatro cohetes cargados con tripulación. Aproximadamente 12 astronautas se encuentran actualmente en entrenamiento en preparación para misiones a bordo de la Estación Espacial China.

Si todo sale según lo planeado, la estación debería estar operativa a fines de 2022 y ser considerablemente más pequeña que la Estación Espacial Internacional (con un peso de 66 y 450 toneladas, respectivamente). Dicho esto, la estación china es comparable en tamaño a la antigua estación Mir soviética, está diseñada para operar durante al menos 10 años y fue diseñada para permitir actualizaciones de hasta seis módulos adicionales.

China comenzó a trabajar en la nueva estación en 1992, y se reanudó el proyecto después de que Estados Unidos se opusiera a que se le permitiera ingresar a la Estación Espacial Internacional debido a preocupaciones sobre el interés militar y el posible espionaje tecnológico por parte de China. Sin embargo, hasta ahora, el país asiático parece estar bien. Se convirtieron en el tercer país en realizar de forma independiente un aterrizaje suave en la Luna en octubre de 2003, lanzaron un par de estaciones espaciales experimentales de un solo módulo y han colaborado estrechamente con otros países en el campo de la exploración espacial. También lanzó un vehículo no tripulado al lado oscuro de la luna y actualmente es el último país en traer muestras de rocas lunares con su sonda Chang’e.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.