Un estudio masivo sobre los glaciares revela un panorama devastador

Medio ambiente

Los glaciares de la Tierra se están reduciendo y, en los últimos 20 años, la tasa de contracción se ha acelerado constantemente, según un nuevo estudio de casi todos los glaciares del planeta. La mayoría de los glaciares pierden masa a través del deshielo, pero también se encogen debido a otros procesos, como la sublimación, donde el agua se evapora directamente del hielo, y el desprendimiento, donde grandes trozos de hielo se desprenden del borde de un glaciar, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Al rastrear la rapidez con la que se están reduciendo los glaciares, los científicos pueden predecir mejor la rapidez con la que pueden subir los niveles del mar, particularmente a medida que el cambio climático aumenta las temperaturas globales promedio. Pero estimar la tasa de contracción de los glaciares puede resultar muy difícil.

Las estimaciones anteriores se basaron en estudios de campo de solo unos pocos cientos de glaciares de los más de 200,000 en la Tierra, así como en datos satelitales escasos con resolución limitada, anotaron los autores en su nuevo estudio, publicado el miércoles 28 de abril en la revista Nature. Algunos de estos datos satelitales capturaron cambios en la elevación de la superficie, pero solo tomaron muestras de algunos lugares y en puntos de tiempo dispersos. Otros satélites detectaron ligeros cambios en el campo gravitacional de la Tierra, pero no pudieron desentrañar cuánto contribuyó la contracción de los glaciares a estos cambios, a diferencia de los cambios de masa en las capas de hielo o la tierra sólida, por ejemplo.

Para concentrarse en una estimación más precisa, el equipo utilizó una miríada de imágenes satelitales y aéreas para estudiar 217,175 glaciares, lo que representa casi todos los glaciares de la Tierra. En particular, un archivo de 20 años de imágenes del Radiómetro de Emisión y Reflexión Térmica Avanzada del Espacio (ASTER) de la NASA, un sensor de alta resolución a bordo del satélite Terra, suministró al equipo una gran cantidad de datos y les permitió hacer estimaciones más precisas de pérdida de masa glaciar a través del tiempo.

“No solo tenemos la cobertura espacial completa de todos los glaciares, sino que también repetimos el muestreo temporal”, es decir, mediciones tomadas en muchos puntos en el tiempo, dijo el primer autor Romain Hugonnet, estudiante de doctorado en la Universidad de Toulouse en Francia y el Laboratorio de Hidráulica, Hidrología y Glaciología (VAW) en ETH Zürich en Suiza. 

El equipo descubrió que, entre 2000 y 2019, los glaciares perdieron colectivamente un promedio de 293,7 mil millones de toneladas (267 mil millones de toneladas métricas) de masa por año, más o menos 17,6 mil millones de toneladas (16 mil millones de toneladas métricas), esto representa alrededor del 21% del aumento observado del nivel del mar en ese período de tiempo, anotaron los autores. Y para cada década desde 2000, la tasa general de pérdida de masa de los glaciares se ha acelerado, aumentando en aproximadamente 52.8 mil millones de toneladas (48 mil millones de toneladas métricas) por año, lo que puede explicar una aceleración observada en el aumento del nivel del mar.

Estas estimaciones reducen significativamente la incertidumbre en torno a cuánta masa perdieron los glaciares en las últimas décadas, dijo Hugonnet. Por ejemplo, el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y un estudio global reciente, publicado en 2019 en la revista Nature, calculó estimaciones de pérdida de masa en el mismo estadio que el nuevo estudio, pero sus márgenes de error abarcaban varios cientos de gigatoneladas a cada lado.

Hugonnet y su equipo pudieron reducir en gran medida esta incertidumbre utilizando los datos de ASTER. ASTER captura imágenes en el espectro visible e infrarrojo cercano, “casi lo que vemos con nuestros propios ojos”, dijo Hugonnet.

Debido a que el sensor orbita la Tierra a unos 750 kilómetros sobre la superficie del planeta, puede tomar imágenes de las mismas ubicaciones desde múltiples ángulos: una vez cuando pasa directamente sobre un punto y una vez como si estuviera “mirando hacia atrás” desde donde vino. Las dos instantáneas se pueden usar para reconstruir la topografía 3D de la superficie de la Tierra y, en este caso, la estructura 3D de los glaciares en todo el planeta. Hugonnet y su equipo cuantificaron estos cambios en el volumen y luego lo multiplicaron por la densidad del hielo de los glaciares, para determinar cuánta masa habían perdido los glaciares.

El grupo también verificó su trabajo con datos de las campañas Ice, Cloud y Land Elevation Satellite (ICESat) y Operation IceBridge de la NASA, un proyecto de la NASA en el que una flota de aviones de investigación inspecciona el hielo polar de la Tierra. Estos datos adicionales confirmaron que las imágenes de ASTER generalmente coincidían con otros datos disponibles en el mismo período de tiempo, y también ayudaron al equipo a corregir el “ruido” estadístico en los datos de ASTER.

glacier loss figure 1
Tasas de cambio de masa regional y global con series de tiempo de tasas de cambio de elevación de superficie media para glaciares. (Hugonnet et al., Nature, 2021).

Usando estos métodos, el equipo calculó una estimación bastante segura, pero aún persiste cierta incertidumbre, dijo Hugonnet. “El problema con los glaciares es que no solo estamos perdiendo hielo, también estamos perdiendo firn”, una especie de nieve parcialmente compactada que generalmente se encuentra en la parte superior de los glaciares, dijo. El estudio actual no diferencia el firn del hielo al estimar la pérdida de masa, “por lo que, en este momento, es nuestra mayor fuente de incertidumbre”, en términos de determinar una tasa precisa, dijo Hugonnet. Además, el equipo observó que no todos los glaciares de la Tierra perdieron masa al mismo ritmo. “Lo que fue aún más interesante, y un poco sorprendente, fue ver que algunas regiones se desaceleraron y otras se aceleraron”, dijo Hugonnet. Por ejemplo, la pérdida de masa de los glaciares en Alaska y el oeste de Canadá aumentó significativamente en el marco de tiempo del estudio, mientras que la pérdida de los glaciares islandeses, escandinavos y del sureste de Groenlandia disminuyó entre principios de la década de 2000 y finales de la década de 2010.

Al acercarse a estas regiones, los autores encontraron que las condiciones climáticas regionales, específicamente las fluctuaciones a largo plazo en la precipitación y la temperatura, ayudaron a explicar estas marcadas diferencias. Entonces, mientras Islandia, Escandinavia y Groenlandia entraron en una década de condiciones relativamente frías y húmedas en la segunda década del siglo XXI, el noroeste de América del Norte entró en un período relativamente seco, lo que significa que los glaciares finalmente perdieron más hielo que nieve.

“Tenemos esas fluctuaciones que existen en algunas regiones y pueden durar alrededor de una década, a veces”, dijo Hugonnet.

“Esta es también la razón por la que necesitamos conjuntos de observaciones tan completos a nivel mundial, como el que proporcionamos”, señaló.

El seguimiento de la pérdida promedio de masa de los glaciares, a escala global, puede ayudar a los científicos a predecir el aumento global del nivel del mar, pero a escala local, la pérdida de masa de los glaciares puede alterar drásticamente los cuerpos de agua cercanos y la disponibilidad de recursos hídricos, además de amenazar con desencadenar desastres, como avalanchas e inundaciones de primavera devastadoras, dijo Hugonnet. Por eso es importante capturar tanto la imagen completa como los detalles finos.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.