Esta toxina plástica engaña a los cangrejos con un olor agradable

Medio ambiente

En el mundo antropogénico de hoy, un cangrejo ermitaño inocente, que solo se ocupa de sus propios asuntos y nada en su búsqueda de alimento, tiene mucho más que los peligros habituales de los depredadores con los que lidiar. Después de gastar esfuerzo y energía para obtener ese delicioso aroma a langostinos o mejillones en descomposición, estos carroñeros a veces pueden terminar con plásticos sin nutrientes en lugar de una cena satisfactoria. Nuevos estudios de investigadores de la Universidad de Hull han revelado que varios productos químicos que se filtran de la contaminación plástica envenenan los mejillones y los desconcertados cangrejos ermitaños en experimentos de laboratorio.

“La oleamida tiene un parecido sorprendente con el ácido oleico, una sustancia química liberada por los artrópodos durante la descomposición. Como carroñeros, los cangrejos ermitaños pueden identificar erróneamente la oleamida como una fuente de alimento, creando una trampa”, explicó la ecóloga química Paula Schirrmacher.

“Nuestro estudio muestra que la oleamida atrae a los cangrejos ermitaños. La tasa de respiración aumenta significativamente en respuesta a las bajas concentraciones de oleamida”.

La oleamida es un aditivo plástico común que se utiliza como agente deslizante, un lubricante para plásticos que deben desprenderse de los moldes después de darles forma. También ayuda a que la estructura interna de los plásticos, como el polipropileno, fluya sin problemas y se utiliza en una gran cantidad de recipientes para alimentos.

Pero es una molécula orgánica que también se encuentra naturalmente en el plasma sanguíneo humano y las feromonas animales. En el camarón limpiador (Lysmata boggessi), se ha descubierto que la oleamida ayuda a catalizar una respuesta de apareamiento en las parejas sexuales a través de un ramo de feromonas. Contrariamente a algunos informes de los medios de comunicación, la oleamida parece estar involucrada solo en desencadenar la atracción por la comida en los cangrejos ermitaños, no el sexo.

“Los cangrejos ermitaños muestran una atracción conductual comparable a su respuesta a un estimulante de la alimentación”, dijo Schirrmacher.

“Los aditivos plásticos que imitan los infoquímicos marinos pueden ser un problema que no se limita a los cangrejos ermitaños y no se limita al olor asociado con los alimentos”, escribió el equipo en su artículo.

Mientras tanto, los mejillones tienen sus propias dificultades relacionadas con el plástico. Se descubrió que el DEHP (ftalato de di-2-etilhexilo), un aditivo suavizante de plástico común en el PVC, interfiere con los sistemas de reproducción del mejillón azul (especie Mytilus).

Este químico contribuye a casi el 40% del mercado mundial de plastificantes, a pesar de su conocida toxicidad biológica. Además, los animales reaccionan de manera diferente a estas toxinas, junto con los cambios químicos causados ​​por los aumentos de temperatura inducidos por el cambio climático, según su sexo. Si bien el DEHP influyó en la capacidad de las hembras de mejillón para expresar los genes de sus receptores relacionados con el estrógeno, en los machos, estos genes parecen expresarse más bajo temperaturas del agua más altas, lo que aumentó sus órganos de desove fuera de temporada.

“Los factores estresantes combinados DEHP y el aumento de la temperatura, en magnitudes ambientalmente relevantes, tienen diferentes consecuencias en los mejillones machos y hembras, con el potencial de afectar el tiempo y el éxito de la temporada de reproducción en Mytilus spp“, escribieron los investigadores en su artículo.

“Es de vital importancia comprender cómo funcionan los aditivos plásticos a niveles moleculares, especialmente en el éxito reproductivo”, dijo la ecologista Luana Fiorella Mincarelli.

Si bien estos estudios involucraron la exposición experimental de los animales a las sustancias químicas en cuestión, se llevaron a cabo dentro del laboratorio. Es posible que no tengan en cuenta todos los factores que estarían involucrados en sus entornos naturales. Sin embargo, es muy preocupante que estos pocos productos químicos sean capaces de tener un impacto tan profundo en la fisiología de las pocas especies estudiadas hasta ahora.

Es aún más preocupante dada la cantidad de otras sustancias químicas que también hemos vertido en las aguas de nuestro mundo a través de la contaminación plástica. A menos que frenemos masivamente nuestra adicción al plástico pronto, la Fundación Mundial para la Vida Silvestre advierte que habrá más plástico en el océano que peces para el 2050.

Solo 20 empresas son responsables de más de la mitad del plástico de un solo uso del mundo y, sin duda, han desempeñado un papel político y social enorme en el fomento de nuestra adicción a sus productos. Ahora bien, esta adicción puede estar contribuyendo a morir de hambre y frustrar sexualmente a innumerables criaturas del océano, incluidas nuestras propias fuentes de alimento.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.