Las plantas de carbón están siendo canceladas a diestra y siniestra

Medio ambiente

Está lejos de ser una gran victoria, pero el Acuerdo de París, un acuerdo histórico mundial sobre el cambio climático de 2015, pareció dar sus frutos de alguna manera. Los planes para las centrales eléctricas de carbón se han reducido hasta en un 76% desde su firma, en gran parte gracias a la expansión de energías más limpias.

Prácticamente todos los países del mundo adoptaron el Acuerdo de París en 2015, un acuerdo climático universal para evitar los peores efectos de la crisis climática. Los países acordaron limitar el calentamiento global a muy por debajo de los 2ºC por encima de los niveles preindustriales, y al mismo tiempo apuntar a 1,5ºC si es posible; medio grado en realidad marcaría una gran diferencia para todos nosotros.

Las emisiones globales han seguido creciendo desde que se firmó el acuerdo, especialmente debido a economías emergentes como China e India, pero también debido a que muchos países desarrollados como los EE. UU. También se quedan cortos en la acción propuesta, y tienen décadas de emisiones para disminuir. Aún así, no todo son malas noticias.

En el informe, los investigadores de los grupos climáticos E3G, Global Energy Monitor y Ember encontraron que desde 2015, un total de 44 gobiernos se han comprometido a no abrir nuevas plantas de carbón. Otros 40 países tampoco tienen proyectos en trámite previo a la construcción y también podrían comprometerse a no invertir en más proyectos de energía de carbón, dijeron los autores.

“Hace solo cinco años, había tantas nuevas plantas de energía de carbón planeadas para ser construidas, pero la mayoría de ellas ahora se han detenido oficialmente o están en pausa y es poco probable que se construyan alguna vez”, dijo Dave Jones, de Ember, a The Guardian. “Múltiples países pueden sumar sus voces a una bola de nieve de compromisos públicos de ‘ningún carbón nuevo’, logrando colectivamente un hito clave para sellar el destino del carbón”.

El largo camino por recorrer
El informe encontró que un total de 1.175 GW de proyectos de energía a carbón planificados se cancelaron desde 2015 gracias a las tendencias del mercado, las políticas gubernamentales y la acción de la sociedad civil. Esto ha evitado una expansión del 56% de la flota mundial de carbón a partir de junio de este año, lo que hubiera deseado agregar otra China (ahora con 1.047 GW de carbón) a la capacidad mundial de carbón.

Los países de la OCDE más la Unión Europea son los que más han progresado en dejar atrás la energía del carbón, con el 56% de su capacidad de carbón cerrada desde 2010 o programada para el 2030. Mientras tanto, la cartera de futuras plantas cayó un 85%. desde 2015. Los proyectos restantes representan el 6% de la cartera global.

Los autores identificaron seis países que representan las cuatro quintas partes de los proyectos de energía de carbón restantes actualmente en trámite. Hay India, Vietnam, China, Indonesia, Turquía y Bangladesh. Eliminar esos proyectos reduciría el 82% de las futuras plantas de carbón a nivel mundial. Los otros proyectos de energía de carbón se encuentran en 31 países, 16 de los cuales solo tienen una planta planificada.

China es el principal desafío por delante, ya que tiene el 53% de la capacidad en construcción y el 55% del oleoducto previo a la construcción. Sin embargo, el país ha experimentado una reducción del 74% en la cantidad de proyectos planificados, con 484GW cancelados desde el Acuerdo de París. El gobierno ha dicho que planea “controlar estrictamente” cualquier nuevo crecimiento de carbón.

Para los investigadores, la comunidad internacional debería apoyar a estos países para que se alejen del carbón proporcionando financiación pública y privada de energía limpia, así como asistencia técnica y de capacidad. La próxima reunión sobre el clima COP26 en el Reino Unido en noviembre puede crear un impulso para que se amplíe dicho apoyo, argumentaron. Por supuesto, la cancelación de las plantas de carbón solo puede significar buenas noticias para el medio ambiente de nuestro planeta, pero la razón parece ser una justificación económica más que cualquier otra cosa.

Un estudio anterior realizado anteriormente por el grupo de expertos Carbon Tracker mostró que los desarrolladores de carbón podrían perder hasta $600 mil millones gracias a los costos más baratos de la energía renovable. Hasta el 60% de las plantas de carbón que están en funcionamiento en todo el mundo generan actualmente electricidad a costos más altos de lo que podría producirse mediante el uso de energías renovables.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.