¿Por qué no deberías masticar hielo?

Salud y medicina

Por: Matthew Cooke

Como dentista pediátrico, a veces recibo preguntas de padres y pacientes acerca de masticar hielo. Por lo general, quieren saber por qué algunas personas disfrutan haciéndolo y si puede dañar los dientes. Masticar o triturar hielo puede molestar a los que están sentados alrededor de la mesa, pero es una actividad relajante, especialmente para quienes experimentan sequedad en la boca.

También puede ayudar a aliviar el estrés o ayudar con la relajación. En algunos casos, las personas pueden masticar hielo para satisfacer los antojos porque puede imitar la sensación de comer sin ingerir calorías. Para otros, masticar cubitos de hielo puede ser simplemente un hábito.

¿Por qué es peligroso?
No importa la causa, es un hábito que vale la pena romper. Masticar hielo es malo para tu salud bucal y, si no tienes suerte, puede que eventualmente te cueste a ti o a tus padres un costoso viaje al dentista u ortodoncista. Masticar hielo puede provocar grietas en el esmalte, lo que puede aumentar la sensibilidad a las comidas y bebidas frías y calientes.

Si se rompe o fractura un diente al masticar hielo, es posible que se forme una caries, un agujero, en ese diente. Esto se debe a que los ácidos producidos por bacterias pueden penetrar la capa más blanda del diente, la dentina, mucho más fácilmente y causar caries.

Si ya tiene empastes, coronas o carillas, o si usa aparatos ortopédicos, usa un retenedor o tiene expansores, masticar hielo lo hace particularmente vulnerable al daño dental. Dependiendo de la gravedad del problema, la reparación puede requerir cualquier cosa, desde un simple empaste hasta un tratamiento de conducto, un procedimiento más serio que requiere anestesia.

¿Cómo parar?
Hay varias formas de dejar este hábito. Derretir cubos en la boca: en lugar de triturar cubitos de hielo, intenta mantenerlos en la boca y dejar que se derrita. La satisfactoria sensación de frescor y el refrigerio durarán más. Y no dañará tus dientes ni encías.

Deja de consumir hielo: también puede omitir el hielo por completo. Si no está en tu vaso, no hay tentación. Además de prevenir daños en los dientes, también puedes evitar las bacterias que pueden permanecer en las máquinas de hielo.

Considera alternativas más suaves: reemplazar los cubos regulares con tipos de hielo más suaves, como hielo raspado, puede ayudar. Trata de limitar o evitar los helados blandos con sabor, sin embargo, porque tienen mucha azúcar, lo cual es malo para los dientes.

Muerde algo más saludable: comer zanahorias crudas, manzanas en rodajas u otras frutas y verduras crujientes podría ayudar. Esos alimentos pueden satisfacer el antojo de crujir, mientras estimulan el flujo de saliva, que protege tu boca. El material fibroso también puede ayudar a mantener limpios los dientes. En algunos casos, masticar o triturar hielo puede ser el resultado de una deficiencia de hierro, una afección llamada pagofagia, aunque la razón de esto no está clara.

Cuando nada de lo anterior ayuda a alguien a dejar de masticar hielo, es posible que se requieran cambios en la dieta o un suplemento de hierro. Podría ser necesario concertar una cita con el médico.

Cuidado con tu boca
Cuidar bien tus dientes es importante, especialmente cuando tengas alrededor de 12 años. La mayoría de las personas han perdido todos sus dientes de leche para entonces.

Tus blancos nacarados permanentes pueden durar el resto de su vida, especialmente si te cepillas dos veces al día con una pasta de dientes con flúor. Y, si eres alguien que mastica hielo, prueba las alternativas que he sugerido para ver si funcionan.

Este artículo es una traducción de otro publicado en The Conversation. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.