El asma puede reducir el riesgo de un tumor cerebral, pero ¿Cómo?

Salud y medicina

No se puede decir mucho sobre el asma, una enfermedad respiratoria en la que las vías respiratorias se estrechan e inflaman. Pero hay esto: las personas con asma parecen tener menos probabilidades de desarrollar tumores cerebrales que otras. Y ahora, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis creen haber descubierto por qué.

Todo se reduce al comportamiento de las células T, un tipo de célula inmunitaria. Cuando una persona, o un ratón, desarrolla asma, sus células T se activan. En un nuevo estudio con ratones, los investigadores descubrieron que el asma hace que las células T se comporten de una manera que induce la inflamación pulmonar pero previene el crecimiento de tumores cerebrales. Las malas noticias para las vías respiratorias pueden ser buenas para el cerebro. Los hallazgos, disponibles en línea en Nature Communications, sugieren que la reprogramación de las células T en pacientes con tumores cerebrales para que actúen más como las células T en pacientes con asma podría ser un nuevo enfoque para tratar los tumores cerebrales.

“Por supuesto, no vamos a empezar a inducir el asma en nadie; el asma puede ser una enfermedad letal”, dijo el autor principal David H. Gutmann, MD, Ph.D., profesor de neurología de la familia Donald O. Schnuck. “Pero, ¿qué pasaría si pudiéramos engañar a las células T haciéndoles creer que son células T del asma cuando ingresan al cerebro, para que ya no apoyen la formación y el crecimiento de tumores cerebrales? Estos hallazgos abren la puerta a nuevos tipos de terapias dirigidas a las células T y sus interacciones con las células del cerebro”.

La idea de que las personas con enfermedades inflamatorias, como asma o eccema, son menos propensas a desarrollar tumores cerebrales se propuso por primera vez hace más de 15 años, basándose en observaciones epidemiológicas. Pero no había ninguna razón obvia por la que los dos tipos muy diferentes de enfermedades estuvieran vinculados, y algunos científicos cuestionaron si la asociación era real.

Gutmann es un experto en neurofibromatosis (NF), un conjunto de trastornos genéticos complejos que hacen que los tumores crezcan en los nervios del cerebro y en todo el cuerpo. Los niños con NF tipo 1 (NF1) pueden desarrollar un tipo de tumor cerebral conocido como glioma de la vía óptica. Estos tumores crecen dentro de los nervios ópticos, que transportan mensajes entre los ojos y el cerebro. Gutmann, director del Centro NF de la Universidad de Washington, notó una asociación inversa entre el asma y los tumores cerebrales entre sus pacientes hace más de cinco años, pero no sabía qué pensar de ello. No fue hasta que estudios más recientes de su laboratorio comenzaron a revelar el papel crucial que desempeñan las células inmunes en el desarrollo de los gliomas de la vía óptica que comenzó a preguntarse si las células inmunes podrían explicar la asociación entre el asma y los tumores cerebrales.

Jit Chatterjee, Ph.D., investigador postdoctoral y primer autor del artículo, asumió el desafío de investigar la asociación. En colaboración con el coautor Michael J. Holtzman, MD, el profesor de medicina Selma y Herman Seldin y director de la División de Medicina Pulmonar y de Cuidados Críticos, Chatterjee estudió ratones genéticamente modificados para portar una mutación en sus genes NF1 y formar gliomas de la vía óptica a los 3 meses de edad.

Chatterjee expuso a grupos de ratones a irritantes que inducen asma a la edad de 4 a 6 semanas, y trató a un grupo de control con agua salada para comparar. Luego, revisó la presencia de gliomas de la vía óptica a los 3 y 6 meses de edad. Los ratones con asma no formaron estos tumores cerebrales.

Otros experimentos revelaron que la inducción de asma en ratones propensos a tumores cambia el comportamiento de sus células T. Después de que los ratones desarrollaron asma, sus células T comenzaron a secretar una proteína llamada decorina que es bien conocida por los investigadores del asma.

En las vías respiratorias, la decorina es un problema. Actúa sobre los tejidos que recubren las vías respiratorias y agrava los síntomas del asma. Pero en el cerebro, descubrieron Chatterjee y Gutmann, la decorina es beneficiosa. Allí, la proteína actúa sobre las células inmunes conocidas como microglía y bloquea su activación al interferir con la vía de activación de NFkappaB. La microglía activada promueve el crecimiento y desarrollo de tumores cerebrales.

El tratamiento con decorina o éster fenetílico del ácido cafeico (CAPE), un compuesto que inhibe la vía de activación de NFkappaB, protegió a los ratones con mutaciones de NF1 de desarrollar gliomas de la vía óptica. Los hallazgos sugieren que el bloqueo de la activación microglial puede ser un enfoque terapéutico potencialmente útil para los tumores cerebrales.

“La parte más emocionante de esto es que muestra que existe una comunicación normal entre las células T en el cuerpo y las células en el cerebro que apoyan la formación y el crecimiento del glioma de la vía óptica”, dijo Gutmann, quien también es profesor de genética, de neurocirugía y de pediatría. “El siguiente paso para nosotros es ver si esto también es cierto para otros tipos de tumores cerebrales. También estamos investigando el papel del eccema y las infecciones de la primera infancia, porque ambos involucran a las células T. Como entendemos esta comunicación entre T células y las células que promueven mejor los tumores cerebrales, comenzaremos a encontrar más oportunidades para desarrollar terapias inteligentes para intervenir en el proceso”.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.