La minería en lo profundo del mar puede llevar a muchas especies a la extinción

Medio ambiente

El lecho marino alberga no solo una amplia gama de organismos vivos, sino también una gran cantidad de minerales de valor comercial como el cobre, el níquel y el manganeso. Estos se encuentran en estructuras específicas como los nódulos polimetálicos que se encuentran en el fondo marino. Por supuesto, mucha gente quiere tenerlos en sus manos.

Los países y las empresas están discutiendo actualmente la extracción de estos entornos de aguas profundas y sus recursos, a medida que crece la demanda de minerales y la oferta es cada vez más escasa. Desde teléfonos inteligentes hasta vehículos eléctricos, prácticamente todos los dispositivos tecnológicos necesitan minerales para su fabricación, y algunas personas buscan cada vez más en el mar para encontrar nuevas fuentes de minerales.

Pero el problema es que la minería en aguas profundas puede ser devastadora para el medio ambiente. Varios estudios han encontrado que la minería en aguas profundas tendría efectos adversos e irreversibles sobre la biodiversidad, pero hasta la fecha solo se han implementado algunas medidas de conservación. Aún así, la minería aún no ha comenzado oficialmente, ya que los países deben acordar un código internacional de minería, que depende de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

Un grupo de investigadores del Reino Unido, EE. UU., Alemania y Canadá quería comprender mejor los impactos de la minería en aguas profundas en los respiraderos hidrotermales. Estos ocupan áreas pequeñas (solo 50 kilómetros cuadrados del fondo marino a nivel mundial) pero albergan una multitud de especies únicas debido a su entorno único. Los moluscos son el grupo dominante en los respiraderos, por lo que probablemente sean los más afectados.

“Como miembros importantes de la comunidad de respiraderos, habitan una variedad de nichos que incluyen el alojamiento de bacterias endosimbióticas en órganos especializados, formando agregaciones densas que proporcionan sustrato para otras especies y exhiben rasgos ecológicos únicos”, escribieron los investigadores en su artículo, refiriéndose al papel de moluscos.

Minería vs moluscos
Los investigadores evaluaron 184 especies de moluscos endémicas de respiraderos de todo el mundo y enumeraron más del 60% de ellas como amenazadas (vulnerables, en peligro o en peligro crítico) por la minería en aguas profundas. Otras 45 especies (24%) fueron catalogadas como casi amenazadas, con solo el 13% de todas las especies de moluscos clasificadas en un nivel de riesgo bajo.

Entre las nueve regiones biogeográficas examinadas, se consideró que los moluscos de los respiraderos ubicados en el Océano Índico estaban bajo el mayor riesgo de extinción, con todas las especies allí enumeradas en categorías amenazadas. Esto coincide con la distribución de licencias mineras en los sitios de ventilación en las cordilleras del centro y suroeste de la India en el Océano Índico.

Los investigadores pidieron que se implementen “medidas de conservación reales” para mitigar los efectos de la minería en aguas profundas para ventilar especies. Un enfoque es la implementación de áreas marinas protegidas (AMP). De hecho, la razón por la que algunas especies de moluscos se clasificaron como de bajo riesgo es que se encuentran en lugares con AMP.

Sin embargo, las AMP no garantizan necesariamente la protección de la biodiversidad, ya que el resultado depende de cómo se gestiona el área protegida. En pocas palabras, clasificar un área como “protegida” y realmente garantizar que esté protegida son dos cosas diferentes, y hacer cumplir esta protección en el mar puede ser un desafío. Otra posibilidad, dijeron los investigadores, es implementar una moratoria sobre la minería en aguas profundas para permitir una mayor investigación sobre la biodiversidad, la resiliencia y la conectividad de las comunidades de respiraderos.

En última instancia, es crucial que la sociedad tenga una discusión real sobre lo que realmente implica la minería en aguas profundas y se asegure de que no suceda simplemente mientras el mundo está ocupado con otra cosa. Como sucede tan a menudo, esto implica un acto de equilibrio entre la explotación de los recursos naturales y la protección del medio ambiente natural, y sería prudente no renunciar simplemente a lo último. El estudio fue publicado en la revista Frontiers in Marine Science.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.