Nuestro consumo de alcohol es afectado por una proteína asociada al ritmo circadiano, según estudio

Biología

Es una pregunta común después de las celebraciones de Año Nuevo: “¿Por qué bebemos de la manera en que lo hacemos?” Un grupo de investigadores descubrió que al menos algo de esto tiene que ver con una proteína particular en la parte del cerebro anterior que regula, entre otras cosas, la toma de decisiones y la percepción de recompensas.

Ese es el enfoque de un artículo publicado recientemente en la revista Nature Communications Biology. En él, los investigadores ilustran que la presencia del gen Bmal1 en el cuerpo estriado afecta el consumo de alcohol tanto en ratones machos como hembras, pero de una manera sexualmente dimórfica. Los ratones machos sin la proteína consumieron más alcohol que los que la tenían, mientras que las hembras sin la proteína consumieron menos que las hembras con ella.

Bmal1 también es un elemento integral en el núcleo supraquiasmático, el reloj circadiano maestro que se encuentra en todos los mamíferos y que regula el ciclo de sueño y vigilia. Los análisis de asociación anteriores de los genes del reloj revelaron un papel potencial para Bmal1 en el comportamiento de consumo de alcohol. Ampliando esto, y dada la evidencia de las diferencias sexuales en el consumo de alcohol y en algunas funciones de los genes del reloj, los investigadores plantearon la hipótesis de que Bmal1 puede afectar el consumo de alcohol de una manera dependiente del sexo.

El estudio fue dirigido por Nuria de Zavalia, investigadora asociada y directora de laboratorio en el Centro de Estudios en Neurobiología del Comportamiento de la Universidad de Concordia y supervisado por Shimon Amir, profesor de psicología y Profesor Distinguido de Investigación Universitaria. Los coautores son el investigador asociado Konrad Schoettner, el estudiante universitario Jory Goldsmith, el asistente de investigación Pavel Solis, la exalumna Sarah Ferraro y la asistente de investigación Gabrielle Parent.

Riesgo en mujeres, protección en hombres
Los investigadores crearon dos líneas de ratones, utilizando métodos de biología molecular para eliminar o “eliminar” el gen Bmal1 de las neuronas espinosas medianas del cuerpo estriado en uno de ellos. El gen permaneció presente en otras partes del cuerpo, ya que desempeña un papel fundamental en el reloj circadiano. La otra línea se utilizó como control.

Se descubrió que los machos a los que se les eliminó el gen Bmal1 del cuerpo estriado consumían más alcohol que los que no lo tenían, mientras que en las hembras, los resultados fueron opuestos: los que no tenían Bmal1 consumían menos alcohol que los que sí lo tenían. Normalmente, los roedores hembra tienden a consumir más alcohol por peso corporal que los machos.

“La principal conclusión que podemos sacar de esto es que en las mujeres, Bmal1 en el estriado confiere riesgo, ya que consumen más alcohol cuando el gen está presente”, dice Amir. “En los machos, el gen es protector, ya que beben menos alcohol. Las diferencias sexuales que se ven en los ratones normales se eliminan cuando el gen se extrae del cuerpo estriado”.

Amir señala que ni el consumo de azúcar ni los ritmos circadianos se ven afectados por la eliminación del gen.

“Parece que el Bmal1 estriatal juega un papel causal en el control del consumo de alcohol y hace una contribución importante a las diferencias sexuales en el consumo de alcohol”, explica.

¿Una base para el tratamiento basado en el sexo?

Los investigadores creen que este descubrimiento puede ayudar a tratar la adicción en humanos. Por ejemplo, mientras que las mujeres reportan un menor consumo y dependencia del alcohol que los hombres, sufren más consecuencias adversas del consumo y la dependencia del alcohol.

“Hasta ahora, los tratamientos biológicos y farmacológicos limitados para la dependencia del alcohol no distinguen entre hombres y mujeres, aunque existen grandes diferencias en el comportamiento de consumo de alcohol y la adicción entre los sexos”, dice. “Al descubrir mecanismos de dimorfismo sexual, los especialistas en tratamiento de adicciones podrían utilizar este conocimiento para desarrollar un tratamiento basado en el sexo”.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.