Hacer dietas más sostenibles es más fácil de lo que creíamos

Medio ambiente

Reemplazar una porción de carne de res por día con una alternativa respetuosa con el clima reduciría la huella de carbono de una dieta hasta en un 48%, según un nuevo estudio. Los investigadores utilizaron datos del mundo real para calcular la diferencia de cambiar un alimento de alto impacto por una opción más sostenible, estimando las emisiones y el consumo de agua de cada uno. Descubrieron que este simple intercambio podría marcar una diferencia importante en nuestra lucha contra el cambio climático.

Los sistemas alimentarios son un gran impulsor de la crisis climática y representan un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Además, alrededor del 70% del consumo mundial de agua dulce se destina a la producción agrícola. La demanda de los consumidores está en gran parte detrás de esta tendencia, con grandes diferencias en las emisiones y el consumo de agua entre los tipos de alimentos.

Estudios anteriores mostraron que cambiar las dietas actuales podría reducir las emisiones hasta en un 50%. Aún así, el cambio en la dieta es difícil. Las dietas son complejas y los hábitos son difíciles de romper, y a las personas no les gusta que les digan lo que deben o no deben comer. Pero hay formas de convencer a las personas de cambiar hacia opciones más sostenibles. Una estrategia es tomar pasos simples que sean fáciles de entender e implementar, como por ejemplo, cambiar solo un componente de la dieta en lugar de hacer una dieta completamente nueva.

Con esto en mente, investigadores de la Universidad de Tulane y la Universidad de Michigan decidieron estudiar cambios en la dieta para mejorar la sostenibilidad con una estrategia simple. El objetivo era identificar los alimentos con el mayor impacto ambiental negativo, encontrar sustitutos culinarios y calóricos equivalentes, y evaluar las diferencias si las personas cambian solo un elemento de su dieta.

“Estudiamos el impacto potencial de una sustitución simple, que no reduce el consumo de carne per se, sino solo el consumo de carne de res. Por supuesto, habrá muchos consumidores que aún se resistirían a tal cambio en la dieta. Pero al mantenerlo simple, este enfoque será fácil para las personas que están motivadas para cambiar su dieta”, escribieron los investigadores.

Las dietas y el medio ambiente.
Usando datos de una encuesta sobre lo que comen más de 16,000 ciudadanos estadounidenses en un día promedio, los investigadores encontraron que alrededor del 20% come al menos una porción de carne de res en un día, el artículo con el mayor impacto ambiental. Si cambiaran una porción de carne de res, por ejemplo, por pavo, las emisiones se reducirían en un 48% y el impacto en el uso del agua en un 30%.

“Las personas pueden marcar una diferencia significativa en su huella de carbono con cambios muy simples, y el más fácil sería sustituir la carne de res por aves de corral”, dijo el autor principal, Diego Rose en un comunicado. “Los cambios necesarios para abordar nuestros problemas climáticos son importantes. Se necesitan en todos los sectores y en todos los niveles de la organización humana”.

Rose y los investigadores también observaron cómo ese cambio alteraría el impacto ambiental de todo el consumo de alimentos en los EE. UU. en un día. Si sólo el 20% de los estadounidenses que comen carne de res cambiaran a otra cosa solo para una comida, se reduciría la huella de carbono de todas las dietas en un 9,6% y se reduciría el impacto del uso del agua en un 5,9%. En todo el mundo, alrededor de un tercio de nuestras emisiones están relacionadas con la agricultura.

Si bien reemplazar la carne de res tuvo el mayor impacto, los investigadores también midieron lo que significaría cambiar otros alimentos. Cambiar una ración de camarones por bacalao reduciría las emisiones en un 24%, y sustituir la leche de vaca por leche de soja reduciría las emisiones en un 8%. Pero no todos los culpables son la carne: la mayor reducción se produjo al cambiar los espárragos por guisantes, lo que resultó en una disminución del 48%.

El estudio fue publicado en el American Journal of Clinical Nutrition.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.