Estudio muestra cómo la geografía afecta la salud mental

Salud y medicina

El abuso de sustancias, el acceso a la atención de salud mental y los costos siguen siendo una carga para las personas que viven en áreas rurales, incluso si tienen un seguro privado. Estos son los hallazgos de un nuevo estudio publicado recientemente en el Journal of Rural Health.

El estudio, dirigido por Zhuo “Adam” Chen de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Georgia, examinó más de 10 años de datos de reclamos de seguros de 2005 a 2018, detallando cómo los adultos con seguro privado basado en el empleador usaron y pagaron la atención de salud mental en zonas urbanas y rurales.

Los investigadores encontraron que, en general, los afiliados urbanos usaban más atención de salud mental que los rurales. Y aunque la brecha de uso se redujo de 2005 a 2018, la calidad y el costo de la atención no fueron equitativos, incluso para los pacientes con seguro privado.

“Los afiliados de áreas rurales tienen una mayor proporción de copagos y dependen mucho más de los médicos y enfermeras de atención primaria que los afiliados de áreas urbanas”, dijo Chen.

Mayores costos personales para los pacientes rurales
Los pacientes rurales también pagaron costos de bolsillo más altos por la atención de la salud mental, según el estudio. El motivo de esto no está claro a partir de este análisis, pero es probable, dijo Chen, que los afiliados rurales tuvieran que usar proveedores fuera de sus redes de seguros con más frecuencia debido a la falta de especialistas en sus áreas, lo que significaría pagar más por esos servicios.

El estudio mostró que los inscritos urbanos tenían tasas más altas de depresión, pero Chen dijo que los datos son difíciles de interpretar porque no está claro si más habitantes de la ciudad luchaban contra la depresión o simplemente tenían un mejor acceso a la atención. Sin embargo, los datos de reclamos subrayaron el aumento del abuso de sustancias en las comunidades rurales observado en la última década.

“Incluso entre aquellos en mejores condiciones económicas, que tienen trabajo y seguro médico, creo que esto resalta la carga del abuso de sustancias en las áreas rurales”, dijo Chen.

La falta de proveedores genera brechas
La geografía sigue desempeñando un papel muy importante en la capacidad de una persona para acceder a la atención de la salud mental, principalmente porque la disponibilidad de especialistas en las zonas rurales está disminuyendo a medida que aumenta la demanda de servicios de salud mental. Los autores ofrecen dos recomendaciones de política para conectar mejor a los pacientes con los servicios de salud mental: incentivar a los proveedores de salud mental para que practiquen en áreas rurales y expandir la telemedicina. Chen dice que se necesita más trabajo para comprender cómo se superponen la escasez de proveedores, la geografía y las redes de seguros para contribuir a las brechas que observaron en este estudio.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.