¿Cómo afecta a la ciencia la invasión rusa de Ucrania?

Política y sociedad

La invasión rusa de Ucrania, que ha obligado a por lo menos 1 millón de personas a huir de sus hogares y ya ha provocado la muerte de miles de civiles ucranianos, también podría tener ramificaciones prolongadas y de amplio alcance para decenas de industrias y organizaciones, incluidas muchas diseñadas para ser apolítico. Los esfuerzos globales que podrían sufrir incluyen colaboraciones científicas internacionales, que se centran predominantemente en la búsqueda del progreso tecnológico y científico. Lo hacen aprovechando el conocimiento de todos los rincones del mundo: la intención es crear un cambio positivo a través del esfuerzo colaborativo y, en general, operar sin interferencia política.

Sin embargo, la crisis que se desarrolla en Ucrania ha planteado muchas preguntas sobre tales asociaciones. ¿Debería Rusia seguir desempeñando un papel en los proyectos globales? ¿Se extenderán las sanciones para incluir esfuerzos científicos? ¿Y deberían las organizaciones internacionales enfocadas en la colaboración hacer hincapié en permanecer políticamente agnósticas?

Varios proyectos científicos en todo el mundo, y uno notable más allá de la atmósfera de la Tierra, involucran a Rusia, así que echemos un vistazo a cómo han reaccionado estas colaboraciones a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

ITER

En 2022, el equipo de EUROfusion logró un primer plasma sostenido de alto confinamiento dentro de un tokamak utilizando los mismos materiales de pared y mezcla de combustible que utilizará ITER. (Crédito de la imagen: UKAEA)


ITER es el experimento de fusión más grande del mundo. Involucra a 35 naciones, incluidas Rusia, Estados Unidos y China, y desde su inicio se ha centrado en replicar los procesos de fusión del sol en un intento por crear energía limpia y casi ilimitada en la Tierra.

Hasta la fecha, la invasión rusa de Ucrania no ha resultado en ningún cambio notable en el trabajo de la organización. “Que yo sepa, hasta ahora no ha habido impactos”, dijo a Live Science el portavoz de ITER, Laban Coblentz.

ITER se lanzó como un proyecto internacional durante la Guerra Fría. Siempre ha sido colaborativo, no porque sus miembros sean ideológicamente similares, sino “porque comparten un objetivo común para un futuro mejor”, dijo Coblentz.

“A lo largo de la historia de ITER, las diferencias políticas entre sus miembros (guerras comerciales, disputas fronterizas y otros desacuerdos) nunca han afectado el espíritu de colaboración”, agregó Coblentz. “Es un proyecto de paz”.

Sin embargo, Coblentz destacó que aunque el proyecto no se ha visto interrumpido previamente por conflictos políticos, “los eventos de los últimos días no tienen precedentes, por lo que no sabemos cuál será el efecto. Es demasiado pronto para sacar conclusiones”, dijo.

Espera que todos los miembros de ITER permanezcan “comprometidos con la colaboración” y, en última instancia, puedan concentrarse en su trabajo que potencialmente cambiará el mundo.

La Agencia Espacial Europea
La Agencia Espacial Europea (ESA) se apresuró a condenar a Rusia tras la invasión de Ucrania. En un comunicado oficial emitido el 28 de febrero, destacó las “trágicas consecuencias de la guerra en Ucrania” y declaró que daría “absoluta prioridad a la toma de decisiones adecuadas, no solo por el bien de nuestra fuerza laboral involucrada en los programas, sino en pleno respeto de nuestros valores europeos”.

En consecuencia, la ESA declaró que “implementaría plenamente las sanciones impuestas a Rusia por nuestros Estados miembros”. Como tal, la agencia admitió que el programa ExoMars, una colaboración con Roscosmos (la agencia espacial de Rusia) para buscar signos de vida pasada en Marte, probablemente se retrasará. “Las sanciones y un contexto más amplio hacen que un lanzamiento en 2022 sea muy poco probable”, dijo la ESA, y agregó que continuará monitoreando la situación “en estrecho contacto con sus Estados miembros”.

El Consejo Internacional de Ciencias
El Consejo Internacional de Ciencias (ISC), una organización no gubernamental dedicada a unir cuerpos científicos con el objetivo de promover la ciencia como un “bien público global”, también emitió una rápida reprimenda tras la incursión de Rusia en territorio ucraniano.

Una declaración oficial señala la “profunda consternación y preocupación del ISC con respecto a las ofensivas militares que se están llevando a cabo” y sugiere que “el conflicto en Ucrania y sus consecuencias obstaculizarán el poder de la ciencia para resolver problemas cuando deberíamos aprovecharlo”.

Sin embargo, la declaración del ISC también confirmó que el consejo no cortará los lazos con Rusia. “El aislamiento y la exclusión de comunidades científicas importantes es perjudicial para todos”, dijo el ISC, y agregó que “trabajar en colaboración en los desafíos globales y en la investigación de vanguardia, como la investigación espacial y del Ártico, es solo igual a nuestra capacidad para mantener una fuerte colaboración en medio de la agitación geopolítica”.

El ISC “está comprometido con el avance de la participación y colaboración equitativa entre científicos de todos los países en sus actividades y el principio de la práctica libre y responsable de la ciencia”.

CERN

CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear, hogar del mayor colisionador de átomos del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones, aún no ha publicado una declaración oficial sobre el conflicto en Ucrania. Un portavoz del CERN le dijo a Live Science que “lamentablemente no pudieron responder a las preguntas sobre cómo la invasión rusa de Ucrania afectará los proyectos internacionales de ciencia/tecnología”.

Estación Espacial Internacional

(Crédito de la imagen: Matthias Kulka/Getty Images)


La Estación Espacial Internacional (EEI) ha sido elogiada durante mucho tiempo por mostrar el valor de la colaboración y la cooperación transfronteriza. Cinco agencias espaciales participan en el laboratorio espacial en órbita: NASA, Roscosmos, la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, ESA y la Agencia Espacial Canadiense. Desde que comenzó su construcción en 1998, la ISS ha llevado a cabo investigaciones científicas y llevado a cabo una gran cantidad de valiosos experimentos independientes de la nación. Sin embargo, la crisis en curso en Ucrania ha creado dudas.

En Twitter el 3 de marzo, Roscosmos declaró que había cancelado los experimentos científicos conjuntos que se realizarían en la EEI en colaboración con Alemania, una declaración que llegó pocos días después de que Rusia señalara que es posible que no continúe ayudando a operar la ISS. Esto podría resultar en que la estación tenga que ser clausurada antes de la fecha de finalización programada de 2031. La tripulación actual de siete a bordo de la EEI está formada por los rusos Anton Shkaplerov y Pyotr Dubrov, los estadounidenses Kayla Barron, Mark T. Vande Hei, Raja Chari y Thomas Marshburn, y un solitario alemán, Matthias Maurer.

Hablando el 28 de febrero, Kathy Lueders, Administradora Asociada de la Dirección de Misiones de Operaciones Espaciales y la funcionaria más destacada de la NASA en vuelos espaciales tripulados, dijo: “Entendemos la situación global, pero como un equipo conjunto, estos equipos están operando juntos”. Ella agregó: “No estamos recibiendo ninguna indicación a nivel de trabajo de que nuestras contrapartes no estén comprometidas con la operación continua de la Estación Espacial Internacional”, según Space.com.

Sin embargo, está claro que, en la Tierra, hay tensión y la situación cambia a diario. El 3 de marzo, Dmitri Rogozin, Director General de Roscosmos, dijo que Rusia detendrá, al menos por el momento, su cooperación espacial con los Estados Unidos. Dijo que Rusia ya no entregará motores de cohetes a los EE. UU., ni proporcionará mantenimiento, y sugirió que, en cambio, Estados Unidos use “palos de escoba” para impulsarse hacia el espacio.

Sin embargo, Tony Bruno, director ejecutivo de United Launch Alliance, un proveedor estadounidense de servicios de lanzamiento de naves espaciales, sugirió que las acciones de Rusia pueden no tener un impacto inmediato significativo. “Nos gusta poder consultar con ellos [Rusia] en caso de que el motor pueda hacer algo inesperado”, dijo a través de su cuenta de Twitter. “Pero los hemos estado volando durante años y hemos desarrollado una experiencia y conocimientos considerables”, agregó.

La incertidumbre en torno a la continua dedicación de Rusia al proyecto de la EEI alentó al multimillonario Elon Musk a usar Twitter para sugerir que, si Rusia deja de contribuir, su compañía, SpaceX, será capaz de llenar el vacío y mantener la EEI en funcionamiento.

Musk estaba respondiendo a una serie de tuits publicados por Rogozin en los que el ruso preguntaba “quién salvará a la EEI de una salida de órbita descontrolada hacia Estados Unidos o Europa”, antes de agregar siniestramente “la EEI no sobrevuela Rusia, así que todos los riesgos son tuyos.”

Actualmente, las naves espaciales rusas ancladas a la EEI se utilizan para alterar la trayectoria y la ruta de vuelo de la estación, lo cual es necesario para garantizar que pueda continuar orbitando la Tierra de manera efectiva. Si Rusia elimina esta capacidad, las cápsulas “Dragón” de SpaceX podrían, según Musk, llevar a cabo esta función.

SpaceX ya tiene vínculos estrechos con la EEI, reabasteciendo regularmente la estación y entregando astronautas, por lo que esta es una solución potencial que probablemente se evaluará con cuidado. Si se requerirá la asistencia de Musk, por el momento, aún está en el aire.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.