Miles de aves de presa en Europa mueren intoxicadas por el plomo de las municiones de los cazadores

Medio ambiente

Los grupos de conservación han dado la voz de alarma durante algún tiempo sobre los riesgos inmediatos que representan las balas de plomo para la vida silvestre y los humanos. La munición con núcleo de plomo se fragmenta en cientos de piezas diminutas cuando se dispara a un animal, y su carne se contamina con el metal tóxico. Cuando un animal herido escapa de un intento de caza o un animal asesinado como plaga no se recupera del campo, el plomo tóxico se transfiere a cualquier depredador o carroñero en la cadena alimenticia que lo encuentre.

Por ejemplo, el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos (NPS) afirma que el envenenamiento por plomo es la mayor amenaza que enfrenta la recuperación exitosa del cóndor de California. Algunos cóndores han sido medidos con niveles de plomo en sangre superiores a 800 ug/dL (microgramos por decilitro), un valor que potencialmente mataría a un ser humano.

El envenenamiento por plomo a través de la ingestión de balas de plomo gastadas y perdigones también es peligroso para los humanos. Un estudio reciente realizado en la Universidad Estatal de Washington encontró que entre 324 paquetes de carne de venado cola blanca seleccionados al azar, el 34% contenía fragmentos de metal. Algunos de estos paquetes de venado molido y cortes enteros contenían hasta 168 fragmentos individuales de plomo y cobre.

Las aves rapaces de Europa también están sufriendo mucho debido al envenenamiento por munición de caza. En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Cambridge y el Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológico y Vida Silvestre (Leibniz-IZW) analizaron un conjunto de datos sobre los niveles de plomo en los hígados de más de 3000 aves rapaces encontradas muertas en más de una docena de países europeos desde la década de 1970. Entre las diez especies de rapaces incluidas en el estudio, incluidas las águilas de cola blanca y los milanos reales, los investigadores estiman que el envenenamiento por plomo ha matado a unas 50.000 aves adultas.

“Los investigadores de toda Europa tardaron décadas en recopilar datos suficientes para permitirnos calcular los impactos del envenenamiento por plomo en las poblaciones de aves rapaces”, dijo la coautora del estudio, la profesora Debbie Pain de la Universidad de Cambridge.

“Ahora podemos ver cuán sustanciales pueden ser los impactos en la población de algunas de nuestras especies más carismáticas y vulnerables, especies que están protegidas por el Reglamento de la UE y la Ley de Vida Silvestre y Campo del Reino Unido”.

Se descubrió que las aves rapaces más vulnerables eran las águilas, que tienen una larga vida útil (lo que hace más probable que un individuo eventualmente se encuentre con municiones de plomo gastadas), crían solo unas pocas crías por año y se reproducen más tarde en la vida. La población de águilas de cola blanca de Europa es un 14% más pequeña de lo que habría sido sin más de un siglo de exposición a niveles letales de plomo en algunos de sus alimentos, encontró el estudio.

Las poblaciones de águila real y buitre leonado son un 13% y un 12% más pequeñas, respectivamente, de lo que habrían sido de no ser por el envenenamiento por plomo de las rondas de caza. El número de azores del norte es un 6% menor, y las poblaciones de milano real y aguilucho lagunero occidental son un 3% menores.

Todas estas estimaciones son conservadoras, agregaron los investigadores. Los datos sobre datos envenenados son limitados y difíciles de recopilar. Para algunas de las especies de aves rapaces más raras de Europa, simplemente no había suficientes datos para hacer una estimación del riesgo.

La solución es sencilla: los cazadores deberían dejar de usar munición de plomo. Existe una variedad de alternativas a los cartuchos de escopeta de plomo y las balas de plomo que los cazadores pueden usar. Pero aun así, parece que la mayoría de los cazadores no son conscientes de los problemas causados ​​por el uso de munición de plomo o simplemente no les importa. Eso es a juzgar por otro estudio publicado el mes pasado, que encontró que casi el 99% de todos los faisanes disparados en el Reino Unido contienen fragmentos de munición de plomo.

En conjunto, los nuevos hallazgos sugieren que el curso de acción correcto puede ser prohibir por completo las municiones de plomo. Dicha prohibición existe actualmente en Dinamarca y los Países Bajos, y tanto el Reino Unido como la Unión Europea están considerando prohibiciones legales para todas las municiones de plomo.

“El sufrimiento evitable y la muerte de numerosas rapaces individuales por envenenamiento por plomo debería ser suficiente para requerir el uso de alternativas no tóxicas. Estos impactos a nivel de población hacen que esto sea doblemente importante y urgente”, dijo el profesor Pain.

Los hallazgos aparecieron en la revista Science of the Total Environment.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.