Los niños incas escogidos para el sacrificio recibían alucinógenos por esta razón

Humanidades

Durante más de 500 años, los restos momificados de varios niños pequeños congelados en lo alto de un volcán en el sur de Perú mantuvieron un registro secreto de sus últimos días. Desde el descubrimiento de las momias en la década de 1990, los investigadores trabajaron para desentrañar el pasado de los niños antiguos, desentrañando una historia impactante que termina en un sacrificio humano.

Ahora, un nuevo hallazgo de un equipo internacional de investigadores agrega nuevos detalles a su destino, al descubrir rastros de material en el cabello y las uñas que sugieren altas dosis de una sustancia psicodélica. Tomado en contexto con el conocimiento histórico de la antigua cultura inca, es posible, incluso probable, que las víctimas desafortunadas de lo que ahora se conoce como un ritual de capacocha estuvieran intoxicadas con estimulantes, antidepresivos y, a veces, alcohol mientras se enfrentaban a sabiendas a una muerte segura. Si bien es difícil saber las emociones exactas que los niños podrían haber experimentado, si estaban orgullosos, conmovidos por la ansiedad o confundidos y asustados, los investigadores especulan que el uso de alucinógenos podría haber sido utilizado para aliviar los estados depresivos de los niños.

Los restos en el centro de este último estudio se encontraban entre un pequeño número de momias descubiertas por el explorador estadounidense Johan Reinhard y el arqueólogo peruano José Antonio Chávez en sus expediciones al volcán Ampato en los Andes en 1995. No fue hasta 2019 que los cuerpos, junto con un tercero encontrado en la misma meseta, estarían sujetos a un riguroso examen bioarqueológico que concluyó que dos probablemente eran hombres y el tercero una mujer.

Los tres, sin embargo, tenían solo 6 o 7 años de edad. Uno mostró signos de malformación en una abertura de uno de los huesos del cuello, lo que lo puso en riesgo de dolores de cabeza, pérdida repentina del conocimiento e incluso ceguera.

Se han encontrado restos similares en varios estados de conservación en todo lo que alguna vez fue el dominio del Imperio Inca, toda evidencia de asesinatos ritualizados generalizados para apaciguar o apelar a las deidades en busca de ayuda y favor. La mayoría parecían ser de familias adineradas, elegidos como representantes para actuar como emisarios. Después de ser conducidos a un lugar alto en las montañas en un viaje que podía llevar días, o incluso meses, su final llegó de muchas formas. Algunos violentos. Algunos menos traumáticos, reclamados por el frío extremo.

Previamente se encontraron indicios de consumo de drogas entre los restos, apuntando específicamente al consumo de hojas de coca y alcohol. Las hojas de coca se han masticado durante miles de años para reducir el hambre y estimular el sistema nervioso, lo que no estaría fuera de lugar incluso para los niños que se embarcan en una ardua caminata por las montañas.

En algunos casos, los niños fueron encontrados con las hojas aún en la boca, con señales de haberlas consumido con alcohol en altas cantidades en los momentos previos a su muerte. Sin embargo, este hallazgo más reciente de metabolitos asociados con el consumo de un brebaje psicodélico hecho de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) sugiere fuertemente un ritual destinado más a calmar que a estimular.

Los investigadores utilizaron espectrometría de masas para identificar la presencia de alcaloides y metabolitos de coca, así como harmalina y harmina en las uñas de las dos momias de Ampato. La harmalina y la harmina se forman a partir de compuestos presentes en B. caapi, que generalmente se mezclan con otros materiales para crear un brebaje que induce vómitos, diarrea y, significativamente, alucinaciones vívidas e intensas.

Con pruebas negativas de la triptamina N,N-DMT que crea alucinaciones, es difícil decir con confianza si algún brebaje que consumieron los niños produjo tal efecto, y mucho menos los fuertes. Tampoco hubo evidencia de consumo de alcohol, o al menos se tomó demasiado tarde para aparecer en el cabello y las uñas.

Esto deja abierta la posibilidad de que la ayahusca no tuviera la intención de producir visiones fuertes, sino simplemente reducir su depresión y ansiedad. Reuniendo fragmentos de evidencia anotados por los colonizadores españoles o dejados en arqueología y combinándolos con artefactos dejados en la anatomía y bioquímica de momias preservadas en el frío seco de las montañas, nos queda una historia escalofriante.

Estimulados y estupefactos, cansados ​​y lejos del hogar y de sus seres queridos, innumerables estimados niños incas marcharon hacia la muerte, confiando en que dejarían un mundo mejor. Han esperado mucho tiempo para contar su historia. Por fin, estamos escuchando.

Esta investigación fue publicada en el Journal of Archaeological Science: Reports.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.