Los niños en Noruega de madres inmigrantes tienen 7 veces más riego de autismo, no se sabe por qué

Salud y medicina

Durante algún tiempo, las cifras del sistema de salud noruego sugirieron que los niños pequeños de origen minoritario parecen tener un riesgo de autismo superior al promedio. Esto llevó a los investigadores del Hospital St. Olavs en Trondheim a investigar esto más a fondo, y sus hallazgos son bastante preocupantes.

Según el hallazgo del estudio que involucró a 142 niños de 2 a 6 años diagnosticados con trastorno del espectro autista (TEA) de Sør-Trøndelag, un condado en el centro de Noruega, los niños nacidos de madres inmigrantes tenían hasta siete veces más probabilidades de desarrollar síntomas de autismo que sus compañeros nacidos de madres nacidas en Noruega. Además, los hijos de madres nacidas en el extranjero, que quedaron embarazadas y dieron a luz a sus bebés dentro de las fronteras del país escandinavo, también tenían un riesgo mayor que el promedio de desarrollar síntomas de TEA más graves. Los investigadores no están seguros de qué puede explicar estas tendencias, pero los hallazgos sugieren que los antecedentes de inmigración de las madres podrían afectar el desarrollo cognitivo de sus hijos de alguna manera, aún queda por ver cómo exactamente.

La inmigración podría ser un factor de riesgo de autismo más importante de lo que se creía anteriormente
El TEA es un término colectivo para diagnósticos como el autismo (autismo infantil), el síndrome de Asperger, el autismo atípico y otros rasgos autistas. Los signos clásicos del comportamiento autista incluyen dificultades de comunicación, habilidades sociales deficientes, comportamiento repetitivo e intereses muy enfocados.

En Noruega, como en muchas otras partes del mundo, la tasa de niños diagnosticados con TEA ha aumentado enormemente a lo largo de los años. Esto se debe principalmente al hecho de que la definición de TEA se ha ampliado para incluir a personas que tienen dificultades con la interacción social en una variedad de habilidades intelectuales. Hace décadas, el diagnóstico solo se aplicaba en los casos más aparentes.

En comparación con otros países, Noruega tiene un programa muy sólido para el cuidado de la salud infantil, que supervisa el desarrollo de los niños pequeños hasta los cinco años, independientemente de su origen socioeconómico o étnico. Entonces, por ejemplo, si un niño tiene dificultad para hablar entre los 2 y los 4 años, el caso puede marcarse para una evaluación posterior de TEA.

“Esta es una fortaleza de nuestro estudio, en comparación con estudios similares en otros países. Las finanzas y los recursos de los padres no son lo que determina si su hijo será derivado a un examen”, dijo a Science Norway Anne Lise Høyland, médica jefe del Hospital St. Olavs y coautora del nuevo estudio.

El estudio analizó los registros de pacientes anónimos de 142 niños diagnosticados con TEA entre 2016 y 2019 en Sør-Trøndelag, que probablemente representen a la mayoría, si no a todos, los niños autistas que recibieron un diagnóstico formal durante estos años. Los investigadores encontraron que el 0,74% de los niños en Sør-Trøndelag cuyos padres emigraron a Noruega fueron diagnosticados con TEA, en comparación con solo el 0,1% de los niños cuyas madres tenían antecedentes noruegos. Los niños cuyas madres tenían antecedentes extranjeros también obtuvieron puntajes más altos en una prueba de diagnóstico de autismo, con un puntaje promedio de 19 en comparación con 15,3 para los niños con TEA nacidos de madres noruegas.

La proporción de siete a uno es desconcertante, por decir lo menos. Sugiere un sobrediagnóstico de los niños con TEA nacidos de madres inmigrantes y un subdiagnóstico de los niños con TEA de madres noruegas, o posiblemente ambos. Pero los autores del estudio señalan que las desviaciones del comportamiento neurotípico son bastante obvias, y el mayor riesgo de autismo para los niños nacidos de madres inmigrantes también puede explicar por qué sus síntomas son más severos.

Un metanálisis de 2009 de 40 estudios internacionales diferentes identificó casi 30 factores prenatales que pueden influir en el riesgo de autismo infantil, incluidos ser el hijo mayor, tener una madre con diabetes gestacional o estar expuesto a medicamentos, en particular medicamentos psiquiátricos, en el útero. Pero también en la lista estaba tener una madre nacida en el extranjero.

Otro estudio revisó datos de pacientes de casi 5000 niños con TEA en Suecia. Uno de cada cinco tenía padres nacidos fuera de Suecia, la mayoría de los cuales provenían de África, el oeste de Asia y el norte de Europa. Se encontraron tasas más altas de autismo con discapacidad intelectual entre los hijos de padres que habían venido a Suecia desde países de escasos recursos. Por ejemplo, en comparación con los niños con TEA con dos padres nacidos en Suecia, la tasa de autismo con discapacidad intelectual fue el doble entre los niños cuyos padres nacieron en el África subsahariana.

El TEA es una condición compleja que probablemente se deba a una confluencia de factores que trabajan juntos, incluida la genética. Pero estos hallazgos recientes sugieren que la inmigración podría desempeñar un papel más importante de lo que se pensaba en el aumento del riesgo de autismo.

Por qué exactamente la inmigración puede estar aumentando el riesgo de TEA no está del todo claro en este momento, por lo que se justifican más estudios. Quizás el estrés de la inmigración en las madres podría tener consecuencias inmunológicas que luego impacten en el desarrollo de los niños. Otra posible explicación es la falta de vitamina D, específicamente entre las madres africanas que emigraron a latitudes del norte.

Hasta el día de hoy, la mayoría de las investigaciones sobre el autismo se centran principalmente en familias blancas y de clase media. Dado que es fundamental que los niños con TEA sean diagnosticados a tiempo y obtengan acceso a un tratamiento de alta calidad, un origen inmigrante podría ser observado más de cerca en el futuro, en lo que respecta al diagnóstico de autismo.

Los nuevos hallazgos aparecieron en Tidsskriftet, la revista de la Asociación Médica Noruega.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.