Ningún paciente siguió con cáncer tras recibir esta droga experimental

Salud y medicina

En lo que parece ser un avance muy prometedor para el tratamiento del cáncer rectal, un pequeño ensayo de fármacos realizado en los EE. UU. descubrió que el cáncer de todos los pacientes tratados en el experimento entró en remisión con éxito. El medicamento administrado, llamado dostarlimab y vendido bajo la marca Jemperli, es un fármaco de inmunoterapia utilizado en el tratamiento del cáncer de endometrio, pero esta fue la primera investigación clínica sobre si también era eficaz contra los tumores de cáncer de recto. Los primeros resultados informados hasta ahora sugieren que es sorprendentemente efectivo, y el equipo de investigación dice que la remisión exitosa del cáncer observada en cada paciente del ensayo puede no tener precedentes para una intervención farmacológica contra el cáncer.

“Creo que esta es la primera vez que esto sucede en la historia del cáncer”, dijo a The New York Times el médico oncólogo Luis Díaz Jr. del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK), autor principal de un nuevo artículo que informa los resultados.

Vale la pena señalar que los resultados positivos solo se han visto en 12 pacientes hasta ahora (el ensayo está en curso), todos los cuales tenían tumores con mutaciones genéticas llamadas deficiencia de reparación de errores de emparejamiento (MMRd), que se observan en un subconjunto de aproximadamente 5 a 10% de pacientes con cáncer de recto. Los pacientes con tales tumores tienden a responder menos a los tratamientos de quimioterapia y radiación, lo que aumenta la necesidad de la extirpación quirúrgica de sus tumores. Sin embargo, las mutaciones de MMRd también pueden hacer que las células cancerosas sean más vulnerables a la respuesta inmunitaria, especialmente cuando se ve reforzada por un agente de inmunoterapia, en este caso, un inhibidor de puntos de control, que desencadena restricciones en las células inmunitarias para que puedan matar las células cancerosas de manera más efectiva.

“Cuando esas mutaciones se acumulan en el tumor, estimulan el sistema inmunitario, que ataca las células cancerosas cargadas de mutaciones”, dice Díaz. “Pensamos, ‘Vamos a intentarlo antes de que el cáncer haga metástasis como primera línea de tratamiento'”.

Por lo general, los pacientes con este tipo de tumores rectales pueden esperar someterse a quimioterapia y radioterapia antes de la extirpación quirúrgica del cáncer. Desafortunadamente, para muchos pacientes, esta gama de tratamientos tiene consecuencias duraderas que pueden durar el resto de su vida.

“El tratamiento estándar para el cáncer de recto con cirugía, radiación y quimioterapia puede ser particularmente difícil para las personas debido a la ubicación del tumor”, dice la oncóloga médica del MSK Andrea Cercek, primera autora del estudio.

“Pueden sufrir disfunción intestinal y vesical que altera la vida, incontinencia, infertilidad, disfunción sexual y más”.

En un asombroso giro de la suerte, los pacientes que se inscribieron en este ensayo hasta ahora han evitado por completo estos procedimientos y sus efectos secundarios asociados. En el estudio de fase 2, los pacientes recibieron dostarlimab cada tres semanas durante seis meses, con quimiorradioterapia estándar y cirugía programada si los tumores regresaban. No lo hicieron

Después de seis meses de seguimiento, los 12 pacientes del ensayo mostraron una “respuesta clínica completa”, sin evidencia de tumores visibles a través de resonancias magnéticas, tomografías por emisión de positrones, endoscopia y biopsia, entre otras pruebas.

“El Dr. Cercek me dijo que un equipo de médicos examinó mis pruebas”, explica Sascha Roth, el primer paciente inscrito en el ensayo. “Y dado que no pudieron encontrar ningún signo de cáncer, el Dr. Cercek dijo que no había razón para hacerme soportar la radioterapia”.

No vale la pena que la investigación, financiada por numerosas organizaciones, incluida la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline, que fabrica Jemperli, aún no haya terminado, y estos son solo los resultados preliminares que se informan hasta el momento. En la actualidad, un total de 12 pacientes han finalizado el tratamiento y han tenido al menos seis meses de seguimiento. Alrededor de las tres cuartas partes de los pacientes hasta ahora han experimentado efectos secundarios leves o moderados, que incluyen sarpullido, picazón, fatiga y náuseas, pero hasta ahora ninguno ha visto un nuevo crecimiento del cáncer, con un seguimiento promedio de un año y algunos pacientes, como Roth, estar libres de cáncer durante dos años.

En última instancia, se espera que el ensayo incluya a unos 30 pacientes. Cuando tengamos datos sobre todo el grupo, tendremos una imagen más completa de cuán seguro y efectivo es dostarlimab en pacientes con cáncer de recto, aunque aún se necesitan muchos más estudios en grupos más amplios de pacientes.

Hasta ese momento, debemos tratar los resultados actuales con optimismo y precaución, dice la oncóloga Hanna K. Sanoff de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, quien ha escrito un comentario sobre los hallazgos. Según Sanoff, una respuesta clínica completa al tratamiento no es un sustituto para el control del cáncer a largo plazo, ya que aunque los inhibidores de puntos de control como el dostarlimab pueden tener efectos que duran años, generalmente se espera que el cáncer vuelva a crecer en una minoría de pacientes donde los tumores se manejan de forma no quirúrgica, y mucho menos con un tratamiento experimental como este.

“Se sabe muy poco sobre la duración del tiempo necesario para averiguar si una respuesta clínica completa a dostarlimab equivale a la curación”, explica Sanoff, y señala que también necesitamos una replicación a mayor escala de los resultados para estar seguros de los beneficios del fármaco, que hasta ahora solo se han visto en una minoría de pacientes con tumores MMRd.

“Tampoco se sabe si los resultados de este pequeño estudio realizado en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center serán generalizables a una población más amplia de pacientes con cáncer de recto”.

Teniendo en cuenta estas advertencias, hay mucho por lo que tener esperanza aquí. Los investigadores ya están investigando si su singular enfoque de inmunoterapia también podría ayudar a los pacientes con otros tumores que tienen MMRd, como algunos tipos de cáncer de estómago, próstata y páncreas.

Son los primeros días, y todavía hay mucho que no sabemos, pero si la investigación adicional puede replicar la brillante promesa insinuada aquí, podríamos ser testigos del desarrollo de un nuevo tipo de terapia contra el cáncer, dice Sanoff.

“A pesar de estas incertidumbres, Cercek y sus colegas y sus pacientes, que aceptaron renunciar al tratamiento estándar por un futuro prometedor pero desconocido con inmunoterapia, han brindado lo que puede ser un atisbo temprano de un cambio de tratamiento revolucionario”, escribe Sanoff.

“Si la inmunoterapia puede ser un tratamiento curativo para el cáncer de recto, es posible que los pacientes elegibles ya no tengan que aceptar un compromiso funcional para curarse”.

Los hallazgos se informan en The New England Journal of Medicine.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.