El Curiosity ha hallado extrañas y torcidas torres rocosas en Marte

Astronáutica

El rover Curiosity ha encontrado una formación rocosa sobresaliente que perfora el paisaje alienígena de Marte. Entre las arenas poco profundas y los cantos rodados del cráter Gale se elevan varias torres de roca retorcidas: los picos de sedimento parecen casi corrientes de agua congelada vertidas desde una jarra invisible en el cielo.

En realidad, los expertos dicen que las columnas probablemente se crearon a partir de sustancias parecidas al cemento que alguna vez llenaron antiguas grietas del lecho rocoso. A medida que la roca más blanda se fue erosionando gradualmente, las corrientes serpenteantes de material compacto permanecieron en pie. Las formaciones rocosas fueron tomadas por una cámara a bordo del rover Curiosity el 17 de mayo, pero la NASA y los expertos del instituto SETI (que significa Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) compartieron la imagen la semana pasada como parte de la iniciativa de imagen planetaria del día del SETI.

Formaciones rocosas encontradas en Marte. (NASA, JPL-Caltech, MSSS)

Por extrañas que puedan parecer las estructuras, no carecen de precedentes. En la geología terrestre, un ‘hoodoo’ es una aguja de roca alta y delgada formada por la erosión. También se le puede llamar roca de tienda, chimenea de hadas o pirámide de tierra.

Los hoodoos generalmente se encuentran en ambientes secos, como los cañones de Utah o el sur de Serbia, y las columnas a veces pueden alcanzar la altura de edificios de diez pisos. Las estructuras naturales están formadas por capas de rocas duras que se acumulan dentro de rocas sedimentarias más blandas. A medida que el resto de la roca se erosiona con la lluvia, el viento o las heladas, queda un magnífico molde de una antigua fractura en el lecho rocoso.

Un hoodoo en Bryce Canyon, Utah, Estados Unidos. (Don Graham/Flickr/CC BY SA 2.0)

Las dos torres de roca en Marte parecen estar a punto de derrumbarse en comparación con las que vemos en la Tierra, pero claramente son lo suficientemente sólidas para soportar la gravedad superficial más ligera experimentada en el planeta rojo. Otra extraña formación rocosa encontrada por Curiosity a principios de este año podría haberse creado de manera similar, aunque con resultados muy diferentes. Esta otra roca, más pequeña, parece un trozo de coral o una flor con numerosos pétalos pequeños que se extienden hacia el sol.

“Una teoría que ha surgido es que la roca es un tipo de concreción creada por minerales depositados por el agua en grietas o divisiones en la roca existente”, explicó en ese momento un comunicado de prensa de la NASA.

“Estas concreciones pueden compactarse juntas, pueden ser más duras y densas que la roca circundante y pueden permanecer incluso después de que la roca circundante se erosione”.

El cráter Gale no es completamente plano, pero las torres alienígenas descubiertas por el Curiosity se destacan del resto de su entorno, aunque no hay medidas de altura que acompañen a la imagen. Las imponentes lápidas de roca pueden parecer sin vida ahora, pero su formación dice mucho sobre las antiguas condiciones en Marte y si la vida pudo haber prosperado allí hace miles de millones de años.

Se cree que el cráter Gale en sí mismo es un lecho de lago seco, aunque posiblemente sea más superficial y transitorio de lo que supusieron los expertos. Las formaciones rocosas dentro y alrededor del antiguo lago están ayudando a revelar la verdadera historia de la región.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.