Científicos crean una jeringa que se autoinyecta en el ojo

Salud y medicina

Esto puede sonar como el material de las películas de terror, pero para tratar algunas enfermedades necesitas que te inyecten medicamentos cuidadosamente en el ojo. El proceso no sólo suena terrible, sino que en realidad hay bastantes cosas que podrían salir mal. Por ejemplo, está la endoftalmitis, que es una infección bacteriana causada por la entrada de bacterias en el orificio donde se introdujo la aguja.

También puede dañar el tejido ocular por la inyección repetida. Peor aún, las células tumorales podrían flotar a través del agujero recién hecho y extenderse a otras áreas.

Con todo eso en mente, un equipo internacional de investigadores ha desarrollado un sistema nuevo y potencialmente mejor para administrar medicamentos al ojo sin estas complicaciones. La nueva técnica se ha desempeñado bien en las pruebas preclínicas, pero desafortunadamente para nuestras pesadillas, todavía involucra agujas en los ojos.

“Esta nueva mejora en el tratamiento de administración de fármacos puede evitar los problemas asociados con el uso de agujas para tratar enfermedades oculares graves”, dijo uno de los investigadores, el director del Instituto de Innovación Biomédica de Terasaki, Ali Khademhosseini.

El término científico para inyectar en el ojo es “inyección intravítrea”, ya que coloca el fármaco en el vítreo (líquido gelatinoso que llena el globo ocular). Se utiliza para tratar una serie de enfermedades, incluida la degeneración macular relacionada con la edad (AMD) y la enfermedad ocular diabética.

Actualmente, el tratamiento consiste en inyecciones múltiples de un fármaco llamado anti-VEGF en la sustancia gelatinosa del ojo. Entonces, en lugar de tener que depender de múltiples inyecciones con riesgo de infección en los tratamientos, el equipo creó una microaguja ultrafina que en realidad permanece en el ojo y eventualmente se biodegrada.

La microaguja tiene un “tapón” de hidrogel para sellar el orificio creado y libera gradualmente el fármaco que lo recubre dentro del área del ojo. Puedes ver una ilustración de cómo se ve esto a continuación.

Una representación gráfica del nuevo diseño. (Lee et al., Materiales avanzados para el cuidado de la salud, 2022)

Los investigadores, en su mayoría de instituciones de Corea del Sur, probaron el nuevo sistema de varias maneras. Primero, el equipo inyectó las microagujas en los ojos de los cerdos extirpados. Esto mostró que el orificio se selló después de la inyección y la droga (en este caso, un tinte púrpura) se extendió a través del ojo como se predijo.

Luego, el equipo fue un paso más allá, insertando la microaguja en cerdos vivos. El equipo no encontró fugas ni inflamación en el sitio, y siete días después, la punta de la aguja aún estaba bien colocada en su lugar.

“También cabe destacar que la señal fluorescente de [el fármaco modelo] rodamina B fue evidente incluso en los tejidos más profundos de la retina y en el epitelio pigmentario de la retina en el sitio más alejado de la punta de la microaguja autoblocante”, escribe el equipo en su nuevo artículo.

“Estos datos indican que [el fármaco modelo] de la punta de la microaguja autoblocante se dispersó con éxito a través del vítreo y la retina”.

Como es habitual con este tipo de experimentos, hay un largo camino por recorrer antes de que su optometrista local le inyecte una microaguja autoblocante biodegradable. El diseño necesitará estudios más prolongados en modelos animales para garantizar la seguridad y, finalmente, se someterá a ensayos clínicos para confirmar si también es seguro en humanos. Pero por ahora, este es un hallazgo emocionante y podría proporcionar una solución un poco menos horrible para un problema muy horrible.

La investigación ha sido publicada en Advanced Healthcare Materials.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.