La NASA quiere buscar vida en mundos lejanos usando enjambres de robots diminutos

Astronáutica

A Ethan Schaler, ingeniero mecánico en robótica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, le encanta la idea de explorar nuevos mundos. También le encantan las siglas, basadas en su proyecto llamado Sensing With Independent Micro-Swimmers (SWIM). SWIM recibió recientemente US$600,000 en fondos de Fase II del programa Conceptos Avanzados Innovadores (NIAC) de la NASA, con el objetivo de demostrar la viabilidad de la misión y la impresión en 3D de diseños viables. Luego, si todo sale según lo planeado, la NASA puede comenzar los preparativos para incluir el enjambre en sus futuras misiones que buscarán vida en los mundos oceánicos.

Las próximas décadas de exploración espacial en nuestro sistema solar se centrarán en los llamados “Mundos Oceánicos”: satélites cubiertos de hielo como Europa o Encelado que se cree que albergan agua líquida debajo de su corteza congelada. Hace décadas, los astrónomos no habrían pensado mucho en estos mundos como una prioridad, pero cada vez más, las investigaciones recientes muestran que hay más en ellos de lo que parece.

A pesar de no ser planetas (son satélites), los mundos oceánicos de nuestro sistema solar se consideran algunos de los lugares más probables para albergar vida. Pueden estar muy lejos del Sol, razón por la cual su superficie está congelada, pero la fricción de las mareas asegura que debajo de la superficie haya suficiente calor para el agua líquida. Básicamente, las interacciones de las mareas causadas por sus planetas anfitriones gigantes hacen que el interior de estos satélites se flexione, lo que genera suficiente calor para derretir el hielo y mantenerlo líquido.

Es más que una simple hipótesis, los investigadores han observado signos de agua líquida en estos mundos, y donde hay agua líquida, podría haber vida. Pero como lo buscas?

Representación artística de una estructura subterránea en un mundo oceánico: debajo de la superficie congelada, hay un océano de agua líquida. Créditos de imagen: NASA/JPL.

La perspectiva de una misión a un mundo como Europa es desalentadora en varios sentidos. Sería, con mucho, la misión más compleja que ha emprendido la NASA, y no solo porque Europa está mucho más lejos de la Tierra. A diferencia de Marte, no puedes simplemente aterrizar tu rover en la superficie y luego hacer que explore. Claro, puedes obtener información valiosa de la superficie de Europa, pero el verdadero premio es el agua debajo del hielo. Aquí es donde entran los mini-robots de Schaler. La primera innovación de esta propuesta es la forma y el tamaño de los robots: son mucho más pequeños y en forma de cuña, lo que significa que muchos de ellos podrían equiparse en un módulo de aterrizaje, lo que aumenta aún más el área que puede explorar y la posibilidad de encontrar signos de vida (si existen).

“Mi idea es, ¿dónde podemos tomar la robótica miniaturizada y aplicarla en formas nuevas e interesantes para explorar nuestro sistema solar?” Schaler dijo. “Con un enjambre de pequeños robots nadadores, podemos explorar un volumen mucho mayor de agua oceánica y mejorar nuestras mediciones al tener varios robots recopilando datos en la misma área”.

Cada robot tendría su propio sistema de propulsión, junto con sensores básicos de temperatura, salinidad, acidez y presión, así como sensores químicos para buscar marcadores biológicos. Los robots también tendrían un sistema de comunicaciones por ultrasonido, a través del cual podrían comunicarse con el módulo de aterrizaje de superficie, que a su vez se comunicaría con la NASA.

Esta ilustración muestra el concepto de criobot de la NASA llamado Sonda usando radioisótopos para la exploración de lunas heladas (PRIME) desplegando pequeños robots en forma de cuña (colectivamente SWIM) en el océano millas debajo de un módulo de aterrizaje en la superficie congelada de un mundo oceánico. Créditos de imagen: NASA/JPL-Caltech.

Los robots, que medirían solo unos pocos centímetros de largo, se desplegarían individualmente o como un enjambre desde una sola nave nodriza robótica. Esta flexibilidad del enjambre permitiría a la NASA explorar múltiples ubicaciones alrededor del punto de entrada, lo cual es muy útil. Después de todo, no hay mucha información sobre dónde están tus mejores probabilidades de encontrar signos de vida. ¿Qué sucede si envía su robot a algún lugar y hay algo realmente genial e importante cerca, pero no del todo? Bueno, el enjambre de robots podrá explorar eso y darle una visión más amplia.

“¿Qué pasa si, después de todos esos años que tomó llegar a un océano, atraviesas la capa de hielo en el lugar equivocado? ¿Qué pasa si hay signos de vida allí, pero no donde entraste al océano? dijo el científico del equipo SWIM Samuel Howell de JPL, quien también trabaja en Europa Clipper. “Al traer estos enjambres de robots con nosotros, podríamos mirar ‘allá’ para explorar mucho más de nuestro entorno de lo que permitiría un solo criobot”.

Es un poco como la forma en que el helicóptero Ingenuity ayuda a explorar Marte al ofrecer una visión mucho más amplia de lo que sucede alrededor del rover.

“El helicóptero extiende el alcance del rover, y las imágenes que envía son contexto para ayudar al rover a comprender cómo explorar su entorno”, dijo. “Si en lugar de un helicóptero tuvieras un montón, sabrías mucho más sobre tu entorno. Esa es la idea detrás de SWIM”.

Ahora es el momento de que Schaler demuestre que este concepto puede funcionar y produzca un diseño funcional que se pueda probar. Si funciona, es posible que pronto enviemos nuestros enjambres de robots a otro mundo en busca de vida.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.