Hay 60% menos bosques por humano comparado con hace más de medio siglo

Medio ambiente

En 1960 había 1,4 hectáreas de bosque por cada humano. Ahora, solo hay 0,5, según investigadores de Japón. No podemos ver mucho del bosque en estos días, principalmente porque la mayoría de los que leemos esto vivimos en un paisaje altamente urbanizado en pueblos o ciudades. Pero también se debe a que hay menos bosque para todos, dice un equipo de investigadores del Centro para la Biodiversidad y el Cambio Climático, Instituto de Investigación Forestal y de Productos Forestales (FFPRI) en Japón.

Informan que en los últimos 60 años (de 1960 a 2019), los bosques se han reducido en una superficie neta de 81,7 millones de hectáreas. Mientras se añadieron 355,6 millones de hectáreas de nuevos bosques a la superficie del planeta durante este lapso de tiempo, se perdieron 437,3 millones de hectáreas.

Sin bosque
“La continua pérdida y degradación de los bosques afecta la integridad de los ecosistemas forestales, reduciendo su capacidad para generar y proporcionar servicios esenciales y sostener la biodiversidad. También afecta la vida de al menos 1600 millones de personas en todo el mundo, predominantemente en los países en desarrollo, que dependen de los bosques para diversos fines”, explica el equipo en el documento.

El equipo fue dirigido por Ronald C. Estoque, PhD, científico ambiental de FFPRI. Se basaron en datos globales de uso de la tierra para rastrear el cambio en la cubierta forestal global durante las últimas 6 décadas.

Informan que las pérdidas de bosques ocurrieron principalmente en países de bajos ingresos, especialmente en los trópicos. Las ganancias forestales se registraron principalmente en países de ingresos altos alejados de los trópicos. Estos resultados, explican, respaldan la teoría de la transición forestal: la observación de que “a medida que aumentan los ingresos en los países pobres, la deforestación aumenta hasta cierto punto, pero luego comienza a disminuir”, según la base de datos de metaanálisis de sistemas sociales y ecológicos de Dartmouth.

Antes de que los países ricos se den palmadas en la espalda por un trabajo bien hecho, es importante tener en cuenta que la transición hacia una posición socioeconómica promedio más alta no reduce la deforestación, simplemente la exporta a otros lugares. Las personas ricas pueden pagar mejor para que otra persona tale sus bosques, y así lo hacen. Las áreas más pobres no pueden darse el lujo de dejar pasar los ingresos, por lo que talan más bosques para cubrir también la demanda externa.

“A pesar de este patrón espacial de pérdida de bosques que ocurre principalmente en los países menos desarrollados, el papel de las naciones más desarrolladas en dicha pérdida de bosques también debe estudiarse más profundamente. Con el fortalecimiento de la conservación de los bosques en los países más desarrollados, la pérdida de bosques se desplaza hacia los países menos desarrollados, especialmente en los trópicos”, señala el documento.

Junto con el aumento de la población mundial durante el período estudiado por el equipo, esto ha llevado a una disminución neta en la superficie forestal per cápita mundial en más del 60%, informan los autores, de 1,4 hectáreas en 1960 a 0,5 hectáreas en 2019. Los bosques son un eje de los ecosistemas naturales que sustentan la vida humana en una miríada de formas, desde el suministro de alimentos y madera hasta el reciclaje del aire, el agua y el secuestro de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento del clima. Como tal, la disminución de la superficie forestal per cápita es profundamente preocupante, ya que significa que cada uno de nosotros recurrirá a una superficie más pequeña para el agua, el aire y otros servicios que necesitamos a medida que pasa el tiempo. También plantea la inquietante pregunta de cuándo los bosques podrían verse abrumados y no poder mantenernos por más tiempo: ¿cuánto bosque por ser humano es “demasiado poco”?

Al mismo tiempo, el hecho de que la deforestación se concentre en los trópicos magnifica este problema. Los bosques tropicales son el tipo de bosque más denso del mundo, por lo que una hectárea perdida aquí podría ser equivalente, en términos de la cantidad neta de servicios ambientales que pueden proporcionar, a varias hectáreas en otros lugares.

Los bosques tropicales también son focos de biodiversidad, y la deforestación generalizada aquí seguramente causará un gran daño a la mayor cantidad posible de especies de plantas y animales silvestres. A través de la destrucción provocada aquí, nosotros, como especie, también perdemos la oportunidad de aprender de las diversas plantas y animales que se pierden. Los trópicos ya han sido un tesoro de información sobre cómo elaborar nuevos medicamentos, por ejemplo.

Finalmente, la deforestación generalizada también está afectando gravemente nuestra capacidad para frenar o evitar el cambio climático. La reforestación, o la plantación de árboles, es un componente importante en la hoja de ruta de muchos estados para “volverse ecológicos”. Y aunque plantar un árbol y cortar otro es mejor que cortar y no volver a plantar, no es exactamente un paso adelante, ¿verdad?

“Hoy, el monitoreo de los bosques del mundo es una parte integral de varias iniciativas ambientales y sociales globales, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo Climático de París y el Marco Global de Biodiversidad Post-2020. Para ayudar a alcanzar los objetivos de estas iniciativas, existe una profunda necesidad de revertir, o al menos aplanar, la curva global de pérdida neta de bosques conservando los bosques que quedan en el mundo y restaurando y rehabilitando los paisajes forestales degradados”, concluyen los autores.

El artículo “Patrón espaciotemporal del cambio forestal global durante los últimos 60 años y la teoría de la transición forestal” ha sido publicado en la revista IOP Science.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.