Encuentran un ancestro bípedo del ser humano de hace 7 millones de años

Biología

El cambio a caminar sobre dos piernas, en lugar de cuatro, es un momento importante en la evolución de nuestra especie, por lo que los científicos están ansiosos por determinar exactamente cuándo sucedió, y un nuevo estudio sitúa la adaptación como hace unos 7 millones de años. Eso se basa en un análisis detallado de los fósiles de muslo (fémur) y antebrazo (cúbito) de Sahelanthropus tchadensis, la especie representativa más antigua de la humanidad. Estos fósiles se descubrieron por primera vez en Toros-Menalla en Chad en 2001. Al mismo tiempo, es probable que estos primeros homínidos también treparan un poco a los árboles usando las cuatro extremidades, como era de esperar si la especie hiciera el cambio gradual de cuatro patas a dos patas.

“Aquí presentamos evidencia poscraneal del comportamiento locomotor de S. tchadensis, con nuevos conocimientos sobre el bipedalismo en la etapa temprana de la historia evolutiva de los homínidos”, escriben los investigadores en su artículo publicado.

Al comparar los fósiles del muslo y el antebrazo con los huesos equivalentes de humanos, chimpancés y gorilas, los investigadores pudieron descubrir la mecánica de cómo se usaron y cómo se movía esta especie (su “modo locomotor”). Se utilizaron un total de 20 características diferentes de los huesos fosilizados para establecer si S. tchadensis caminaba sobre dos o cuatro patas, incluida la forma exterior de los restos y las estructuras internas, evaluadas mediante imágenes de microtomografía.

Modelos 3D de los fósiles de Sahelanthropus tchadensis. Franck Guy/PALEVOPRIM/CNRS – Universidad de Poitiers.

Llegaron a la conclusión de que la “bipedalidad habitual” con algo de escalada de árboles era el escenario más probable. El equipo también sugiere que existe una diferencia entre la forma en que la especie trepaba a los árboles en comparación con los gorilas y los chimpancés de hoy en día: con agarres firmes en las manos, en lugar de apoyarse en los huesos de los dedos de las manos y los pies.

“La curvatura y las propiedades geométricas de la sección transversal del cúbito… son indicativas de comportamientos arbóreos habituales, incluida la escalada y/o la ‘escalada cautelosa’, en lugar del cuadrúpedo terrestre”, escriben los investigadores.

La investigación se basa en un estudio anterior de un fósil de cráneo desenterrado en el mismo sitio y que se cree que también pertenece a S. tchadensis. El análisis del cráneo sugirió que estas criaturas parecidas a simios eran bípedas, pero ahora hay evidencia más completa.

Los fósiles datan de la época (hace entre 6 y 8 millones de años) en que los humanos se separaron genéticamente de los chimpancés y los bonobos, que son nuestros parientes vivos más cercanos, por lo que es una etapa crucial, y que ya ha atraído a muchos al debate científico. Estos primeros homínidos probablemente habrían vivido en un entorno que mezclaba bosques, palmerales y pastizales, y tanto caminar sobre dos piernas como trepar a los árboles eran opciones para ellos mientras buscaban comida y agua.

“La hipótesis más parsimoniosa sigue siendo que la morfología poscraneal de Sahelanthropus es indicativa de bipedestación y que cualquier otra hipótesis tendría menos poder explicativo para el conjunto de características que presenta el material de Chad”, escriben los investigadores.

La investigación ha sido publicada en Nature.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.