Algunos tratamientos de inmunoterapia contra el cáncer pueden dañar la fertilidad

Salud y medicina

Los investigadores han descubierto que algunos tratamientos de inmunoterapia utilizados para tratar el cáncer pueden causar daños en la fertilidad. Significa que estos tratamientos podrían afectar la futura fertilidad y la salud hormonal de las mujeres sobrevivientes de cáncer, lo que llevó a los expertos a solicitar más investigación y medidas preventivas, como la congelación de óvulos. Dirigido por el Instituto de Descubrimiento de Biomedicina de la Universidad de Monash y el Centro de Cáncer Peter MacCallum, el ensayo preclínico mostró que los inhibidores del punto de control inmunitario, un tipo común de medicamento de inmunoterapia, provocaron daños permanentes en los ovarios de los ratones y los óvulos almacenados en su interior.

Las terapias tradicionales contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia, ya están vinculadas a efectos secundarios negativos permanentes en los ovarios. Esto puede provocar infertilidad y menopausia prematura en niñas y mujeres jóvenes.

Publicado en Nature Cancer, el estudio informa que la inmunoterapia con inhibidores de puntos de control redujo la cantidad y la calidad de los óvulos de las pacientes, interfirió con la ovulación e interrumpió el ciclo de fertilidad. Hasta ahora, se desconocían los efectos secundarios potenciales sobre la fertilidad de la inmunoterapia, un tratamiento contra el cáncer emergente y cada vez más común que estimula el sistema inmunitario.

El estudio encontró que un tipo de inmunoterapia llamada inhibidores de puntos de control inmunitarios, que “liberan los frenos” del sistema inmunitario para mejorar la capacidad del paciente para combatir el cáncer, podría afectar la fertilidad inmediata y futura. Sus autores dijeron que ahora se necesitaban estudios en pacientes femeninas para investigar los hallazgos. Mientras tanto, se debe considerar la preservación de la fertilidad a través de la congelación de óvulos o embriones para las mujeres que usan estas inmunoterapias.

La coautora principal Lauren Alesi, Ph.D. candidato en el Laboratorio de Biología Ovárica del Instituto de Descubrimiento de Biomedicina de Monash, dijo que ahora se deben priorizar los estudios en humanos. “Al principio, se pensaba que estos tratamientos eran menos dañinos (que la quimioterapia y la radioterapia) en el contexto de los efectos no deseados en el cuerpo en general”, dijo Alesi. “Sin embargo, ahora está claro que los efectos secundarios inflamatorios en otros sistemas de órganos son bastante comunes con estos medicamentos”.

“Nuestro estudio destaca que los médicos y sus pacientes deben tener precaución, para quienes la fertilidad puede ser una preocupación. Ahora se debe priorizar los estudios en mujeres que reciben estos medicamentos”.

Sherene Loi, profesora de oncología médica especialista en cáncer de mama y autora principal del estudio del Peter MacCallum Cancer Center, dijo que se debe priorizar la investigación adicional sobre cómo estos medicamentos afectan la función ovárica y la fertilidad de las mujeres que reciben estos medicamentos y se debe incluir en futuros ensayos clínicos que involucren mujeres en edad reproductiva.

“Nuestro estudio destaca además que las discusiones sobre fertilidad son fundamentales para todas las mujeres de edad adecuada a las que se les recomienda recibir quimioterapia e inmunoterapia”, dijo el profesor Loi.

“Se pueden implementar intervenciones apropiadas que puedan preservar la fertilidad y la función ovárica para facilitar los embarazos en el futuro, después de finalizar el tratamiento. Estas intervenciones deben implementarse de manera oportuna, para no retrasar el tratamiento contra el cáncer.

“La inmunoterapia ahora se está convirtiendo en un estándar de atención para muchas mujeres con cáncer de mama en etapa temprana curable, debido a los impresionantes resultados en la reducción de las recurrencias del cáncer de mama, pero se necesita más investigación sobre los efectos a largo plazo de la inmunoterapia”.

Aparte de los medicamentos que impiden que los ovarios produzcan hormonas durante la quimioterapia y las estrategias para prevenir la menopausia prematura en mujeres más jóvenes, Alesi dijo que la congelación de óvulos y embriones era la única medida disponible para preservar la fertilidad. Dijo que era importante recordar que la congelación de embriones era costosa, invasiva y no prevenía el daño ovárico. Esto significaba que la menopausia prematura aún podría ser un riesgo para estas mujeres.

“Por lo tanto, ahora damos prioridad a la investigación de estrategias específicas de conservación de ovarios que apuntan a evitar que ocurra el daño al ovario en primer lugar, sin interferir con la capacidad de los medicamentos para combatir el cáncer”, dijo.

Alesi dijo que también se deben evaluar otras clases de inmunoterapia.

“Nuestros resultados pueden tener implicaciones para otras inmunoterapias, ya que nuestros resultados han revelado una estrecha relación entre las células inmunitarias, las moléculas de comunicación (citoquinas) que liberan y la regulación de muchos aspectos de la fertilidad”, dijo.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.