Nuevo estudio revela la seguridad de una polémica técnica de embrión con tres padres

Salud y medicina

Cuando nació un bebé con tres padres biológicos en 2016, hubo preocupaciones sobre la ética y la seguridad del procedimiento. Durante el procedimiento experimental, el ADN nuclear de la madre se trasplantó a un óvulo donante al que se le extrajo su propio ADN nuclear. Luego, los médicos fertilizaron el óvulo de la donante con el ADN nuclear trasplantado usando el esperma del esposo. Este procedimiento estaba destinado a evitar que el niño heredara una rara enfermedad neurológica llamada síndrome de Leigh, que puede transmitirse a través de las mitocondrias maternas.

La preocupación era que los rastros de mitocondrias maternas extraídas durante la transferencia del huso se multiplicarían, creando problemas de salud para el niño. La transferencia de huso consiste en extraer el grupo de cromosomas en forma de huso que contiene el ADN nuclear de la madre de un óvulo.

Sin embargo, un estudio que analizó el efecto de este procedimiento en la genética de células individuales cinco días después de la fertilización descubrió que no son diferentes de un grupo de control, lo que sugiere que el procedimiento no afecta el desarrollo embrionario en sus primeras etapas. Los investigadores utilizaron un método de secuenciación ómica triple de una sola célula para examinar el genoma, el metiloma del ADN y el transcriptoma de docenas de células en la etapa de desarrollo del blastocisto.

“Nuestros resultados sugieren que la transferencia del huso parece generalmente segura para el desarrollo embrionario, con un retraso relativamente menor en el proceso de desmetilación del ADN en la etapa de blastocisto”, informan los autores.

“La terapia de reemplazo mitocondrial es un campo controvertido”, dice el coautor del estudio Wei Shang, obstetra y ginecólogo del Hospital General de PLA de China en Beijing. “Con nuestra investigación, esperamos proporcionar una base para el desarrollo de la técnica”.

Dietrich Egli, biólogo de células madre de la Universidad de Columbia, le dijo a Nature que el estudio era “único y fabuloso” debido a sus datos de alta calidad.

“Este es el primer [estudio] que ha realizado una comparación tan completa de embriones humanos que se crearon con transferencia de huso”, dijo.

El primer niño concebido utilizando mitocondrias de donantes y el método de transferencia del huso en 2016 no tuvo ningún problema de salud siete meses después del nacimiento, pero aún se desconocen los efectos a largo plazo.

“Las mitocondrias maternas y el núcleo han coexistido durante mucho tiempo, por lo que tal vez el núcleo prefiera células con mitocondrias maternas”, dice Min Jiang, biólogo mitocondrial de la Universidad de Westlake en Hangzhou, China.

“Hasta ahora, los estudios muestran que la transferencia del huso funciona. Pero la salud a largo plazo de los niños nacidos con la terapia deberá investigarse con ensayos clínicos”, dice.

En el caso de 2016, se transfirió menos del 5% del ADN mitocondrial materno que contenía la variante patológica. Las técnicas actuales pueden reducir eso hasta un 2%.

Los gobiernos del Reino Unido y Australia han legalizado la donación mitocondrial para prevenir enfermedades hereditarias genéticas graves. Pero todavía está prohibido en los EE. UU. y su legalidad es incierta en China.

La ubicación del núcleo y las mitocondrias en una célula humana. Eranicle/Getty Images.

El síndrome de Leigh es una de las pocas enfermedades causadas por variantes patológicas en las mitocondrias maternas que afectan a 1 de cada 5000 niños. Los niños con síndrome de Leigh generalmente no sobreviven más allá de los dos o tres años. Pierden las habilidades mentales, de movimiento y de deglución, y experimentan dificultades respiratorias, vómitos, diarrea y retraso en el crecimiento.

La mayor parte del ADN en los embriones humanos proviene del núcleo dentro del óvulo y el esperma humano. Pero las mitocondrias, que son los motores de la célula, también contienen algo de ADN. Hay hasta 25.000 genes en el núcleo y solo 37 genes en las mitocondrias. El esperma contiene algo de ADN mitocondrial, pero se destruye en el proceso de fertilización y, por lo tanto, solo quedan las mitocondrias de la madre para replicarse.

Este artículo fue publicado en PLOS Biology.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.