Los australianos están en una “carrera armamentista” con las cacatúas ladronas de basura

Biología

Los contenedores de basura de Australia están brindando a los investigadores la oportunidad de estudiar un ejemplo increíble de una “carrera armamentista de innovación entre especies”, según un nuevo artículo. En la década de 1930, Australia estaba plagada de emús. Las aves estaban causando tal molestia y daño que, finalmente, se llamó al ejército para que se ocupara de las cosas. Así fue como el país se encontró en 1932 en una situación peculiar: estaban, en efecto, en guerra con una especie de ave autóctona. Una guerra que sería protagonizada por tres hombres y dos ametralladoras.

Ahora, la tierra de abajo parece estar envuelta en un nuevo conflicto aviar, continuando con su tradición de estar en desacuerdo con las aves. Esta vez, la guerra se libra entre los lugareños exasperados y las cacatúas con cresta de azufre (Cacatua galerita), y se libra en los contenedores de basura.

Ya se había hecho
“Si no cerramos el contenedor inmediatamente después de tirar la basura, estarán allí”, dijo Ana Culic, de 21 años, gerente de Loaf Cafe en Stanwell Park, una ciudad cerca de Sídney. “Cacatúas por todas partes. Como, sólo basura por toda el área frontal”.

“Están evolucionando. Sí, como si retrocedieras como hace cinco o diez años, no sabían cómo abrir contenedores, así que están descubriendo cosas”, dijo el chef del café, Matt Hoddo, de 42 años.

Es posible que reconozcas una cacatúa de cresta de azufre si la ve. Estas aves blancas de cresta amarilla son mascotas inteligentes, populares pero exigentes en todo el mundo. En Australia pueden ser muy numerosas, tanto que, de hecho, pueden ser considerados plagas. Pueden crecer hasta 55 cm de largo, y los de Australia suelen crecer más que los de las subespecies de Nueva Guinea y las islas cercanas.

El nuevo estudio informa sobre cómo estas aves han descubierto cómo operar las tapas de los contenedores domésticos. Según los autores, este comportamiento parece haberse propagado a través de la observación directa de una sola ave (o un pequeño número de individuos) que primero descubrió cómo hacerlo. En esencia, la investigación sugiere que las aves en Sídney y la región circundante ahora han desarrollado su propia tradición de buceo en caneca.

Y ahora, parecen estar adaptándose aún más al aprender a eludir la serie de formas cada vez más creativas que los locales intentan evitar que lleguen a su basura. Este es un ejemplo previamente inexplorado de una “carrera armamentista de innovación entre especies”, concluyen los autores.

Los avistamientos revelaron que una sola cacatúa abre un contenedor levantando la tapa con su pico desde el borde frontal. A partir de ahí, mientras sigue sosteniéndolo, caminará hacia atrás hacia la bisagra, lo que finalmente obligará a la tapa a abrirse. Un estudio anterior reveló que el conocimiento de esta técnica se extendió mientras otras aves observaban, creando “tradiciones” locales.

Ante la basura constantemente esparcida por sus calles, los lugareños intentaron adaptarse. Culic explica que su familia primero trató de ahuyentar a las cacatúas usando estatuas de búhos, sin resultados. Luego intentaron bloquear físicamente a las aves para que no abrieran los contenedores colocando ladrillos en las tapas, pero las aves aprendieron a empujarlos. Así que ahora han recurrido a perforar un candado para asegurar las tapas. Otros lugareños cuentan historias similares, explicando que las aves han logrado trabajar alrededor de ladrillos, rocas grandes o cuerdas elásticas para mantener las tapas seguras.

“Cuando comenzamos a observar este comportamiento por primera vez, ya estábamos asombrados porque en realidad las cacatúas aprendieron a abrir los contenedores”, dijo la autora principal del estudio, Barbara Klump, científica del comportamiento del Instituto Max Planck en Alemania, asombrada por la cantidad de métodos diferentes que la gente ha inventado”, dijo.

Este vaivén entre las dos especies representa una “progresión y reiteración paso a paso” en la que ambos intentan adaptarse a la adaptación del otro.

Hasta el momento, un censo de 3283 familias reveló que algunas cacatúas pueden eludir protecciones de bajo nivel como serpientes de goma o ladrillos. Sin embargo, todavía no parecen capaces de lidiar con métodos más fuertes, como colocar pesas directamente en la tapa o pegar objetos como zapatillas de deporte en la bisagra para evitar que las aves abran completamente el contenedor.

Aunque las cacatúas realmente no tienen ninguna posibilidad de llegar a la cima en esta carrera armamentista, el equipo está emocionado de ver qué nos depara la interacción a continuación. Puede ser fácil para las personas subestimar cuánto trabajo se requiere para proteger su basura, y algunas personas ya están comenzando a bajar la guardia a medida que las cacatúas se vuelven menos activas en sus áreas.

Dicho esto, el equipo está convencido de que es poco probable que la interacción entre las aves y los lugareños conduzca a la aparición de una nueva especie. “Tienen cierta capacidad para resolver problemas y sabemos que son muy curiosos y les gusta explorar”, dijo Klump. “Pero no creo que proteger los contenedores en sí mismo haga que las cacatúas sean más inteligentes”.

El documento ¿La apertura de contenedores en cacatúas conduce a una carrera armamentista innovadora con humanos? ha sido publicado en la revista Current Biology.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.