Controvertido cráneo de 7 millones de años puede no haber sido tan humano como pensábamos

Humanidades

La cuestión de si un primate de 7 millones de años, apodado ‘Toumai’, caminaba sobre dos o cuatro patas ha provocado drama entre los paleontólogos, con un fémur que desaparece.

Desde el descubrimiento del primer fósil de Sahelanthropus tchadensis en 2001, a menudo se lo ha citado como nuestro ancestro homínido más antiguo conocido. El análisis inicial sugirió que Sahelanthropus caminaba regularmente erguido y tenía una combinación de rasgos parecidos a los de los simios y los humanos.

Sin embargo, estas conclusiones se basaron en un solo cráneo.

El cráneo tiene características anatómicas que potencialmente indican que este primate tenía la columna erguida y, por lo tanto, pasó parte de su tiempo caminando solo sobre dos piernas. Sus pequeños dientes también parecen más humanos que simiescos. Una reconstrucción posterior apoyó estos hallazgos.

Pero otros investigadores han argumentado desde entonces que esto por sí solo no es evidencia suficiente para clasificar a Sahelanthropus como un bípedo homínido, un primate directamente ancestral de los humanos, en lugar de un homínido relacionado, pero no directamente ancestral.

Casi al mismo tiempo y en el mismo lugar donde se encontró el cráneo, en Toros-Menalla en Chad, también se recuperó un fémur izquierdo parcial. El fémur desapareció después de que otro investigador comenzara a examinarlo en 2004, habiéndolo encontrado supuestamente por casualidad.

Aude Bergeret-Medina y su supervisor, el paleoantropólogo Roberto Macchiarelli de la Universidad de Poitiers en Francia, finalmente continuaron su análisis basado en mediciones y fotografías. Acaban de publicar sus hallazgos, que ponen en duda el lugar de Sahelanthropus en nuestro árbol genealógico.

“Según nuestros análisis, el fémur parcial carece de cualquier característica consistente con episodios regulares de viaje bípedo terrestre”, escriben Macchiarelli y el equipo en su artículo.

“Por lo tanto, si hay pruebas contundentes de que S. tchadensis es un homínido de tallo, entonces el bipedalismo ya no puede considerarse un requisito para su inclusión en el clado de los homínidos”.

Otro artículo que aún espera la revisión por pares de uno de los autores de los estudios originales de Sahelanthropus discute esto, afirmando que el fémur tiene una cresta superior dura que soporta una postura erguida.

Mientras tanto, otro paleontólogo, Martin Pickford del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, se pregunta si el fémur pertenece a Toumai, o al menos a otro Sahelanthropus.

Aún así, otros están de acuerdo con la evaluación de Macchiarelli del fémur.

“Vi las imágenes hace 10 o 12 años, y me quedó claro que es más parecido a un chimpancé que a cualquier otro homínido”, dijo a New York la paleontóloga de la Universidad de Tübingen, Madelaine Böhme, que no participó en ninguno de los estudios. Científico.

El análisis de las diferencias moleculares en nuestro ADN sugiere que los humanos se separaron de los chimpancés y los bonobos (nuestros parientes vivos más cercanos), hace unos 6-8 millones de años. La única otra evidencia fósil de un posible homínido de esa época es de Orrorin tugenensis.

Macchiarelli y su equipo compararon el fémur con uno de O. tugenensis y determinaron que hay al menos una diferencia a nivel de especie entre ellos.

Después de compararlos también con Australopithecus, gorilas y humanos modernos, creen que estas diferencias sugieren que el modo de locomoción de las dos especies más antiguas también era diferente.

Sospechan que Sahelanthropus puede ser un pariente ancestral sin descendientes vivos restantes, un linaje de primates que se extinguió.

También señalan que otros han sugerido que los pequeños dientes encontrados en el estudio original podrían indicar que el primate es hembra. Pero el equipo está de acuerdo en que, no obstante, quedan preguntas fascinantes, particularmente en torno a las líneas que usamos para definir qué hace exactamente que un primate sea un humano, citando un artículo de 2017 en su conclusión:

“Exactamente dónde en África, y bajo qué circunstancias, comenzó la demarcación mono-humano, y cuándo, cómo y por qué se estableció irrevocablemente la frontera entre mono y humano, son desafíos de investigación importantes que aún no se han resuelto”.

Necesitaremos muchos más fósiles antes de conocer las respuestas.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.