Las piernas amputadas de una rana crecen en un experimento innovador

Salud y medicina

Los científicos han vuelto a hacer crecer las patas amputadas de las ranas después de darles un “cóctel” de drogas encerradas en un muñón de silicona. Las ranas con garras africanas (Xenopus laevis) son como los humanos en el sentido de que no pueden regenerar de forma natural las extremidades perdidas. En el nuevo estudio, los investigadores convencieron con éxito a las ranas para que desarrollaran extremidades de reemplazo en 18 meses después de un tratamiento que duró solo 24 horas. Si bien existe una gran diferencia entre las ranas y los humanos, el hallazgo plantea la posibilidad de que en el futuro, los humanos también puedan volver a desarrollar extremidades.

“Es emocionante ver que los medicamentos que seleccionamos estaban ayudando a crear una extremidad casi completa”, dijo en un comunicado la primera autora Nirosha Murugan, afiliada de investigación de la Universidad de Tufts en Massachusetts. “El hecho de que solo requirió una breve exposición a las drogas para poner en marcha un proceso de regeneración de meses sugiere que las ranas y quizás otros animales pueden tener capacidades regenerativas latentes que pueden activarse”.

Los animales tienen habilidades naturales para regenerarse. Por ejemplo, los cuerpos humanos cierran heridas abiertas e incluso pueden usar células madre para regenerar partes del hígado. Algunos animales, como las salamandras, pueden regenerar extremidades enteras y otras partes faltantes. Los mecanismos detrás de la regeneración de las extremidades no se comprenden completamente, pero ni los humanos ni las ranas adultas son capaces de regenerar piernas y brazos, quizás porque esas extremidades son muy complejas.

Tanto los humanos como las ranas cubren una herida de amputación abierta con tejido cicatricial para detener una mayor pérdida de sangre e infección. Los seres humanos han desarrollado extremidades protésicas de reemplazo, pero los científicos no han podido recuperar o revertir la pérdida de una extremidad importante, como un brazo o una pierna.

La última investigación utilizó múltiples fármacos para regenerar el tejido de las extremidades perdidas. El equipo amputó quirúrgicamente las ancas de las ranas y luego aplicó una tapa de silicona que llamaron “BioDome” a la herida de cada rana. La tapa liberó un cóctel de cinco medicamentos, incluidas las hormonas del crecimiento, que desempeñaron diferentes funciones, como estimular el crecimiento de los nervios y los músculos. Una de las drogas también impidió que los cuerpos de las ranas produjeran colágeno, lo que normalmente hace que las heridas se cicatricen.

“El uso de la tapa BioDome en las primeras 24 horas ayuda a imitar un entorno similar al amniótico que, junto con los medicamentos adecuados, permite que el proceso de reconstrucción avance sin la interferencia del tejido cicatricial”, dijo el coautor David Kaplan, profesor de ingeniería en la Universidad de Tufts, dijo en el comunicado.

Los embriones y los fetos se desarrollan en un saco amniótico durante el embarazo. El equipo pudo desencadenar algunas de las mismas vías moleculares en las ranas que se utilizan cuando un embrión crece y toma forma.

Las nuevas piernas se parecían a las piernas normales con una estructura ósea similar, excepto por los dedos de los pies, que carecían de huesos subyacentes. Las ranas pudieron usar su nueva pata para nadar como una pata normal.

Los hallazgos se publicaron el 26 de enero en la revista Science Advances.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.