El herbicida más popular del mundo es un problema para los abejorros

Medio ambiente

El herbicida favorito del mundo está dificultando que los abejorros de cola de ante mantengan sus colmenas lo suficientemente calientes como para incubar larvas, encuentra una nueva investigación. Los abejorros (Bombus terrestris) enfrentan escasez de alimentos debido a la pérdida de hábitat y los monocultivos generalizados de cultivos agrícolas. Al igual que las abejas, se alimentan del néctar recolectado de las plantas y almacenan más en su nido. También recolectan néctar y polen para alimentar a sus crías.

Los abejorros son únicos en su capacidad para mantener una especie de “termostato” colectivo, para mantenerse calientes en áreas donde otras abejas no pueden. Hacen esto regulando su propia temperatura corporal y el calor de la colonia ‘temblando’. Esto los convierte en polinizadores importantes en áreas más frías y es esencial para el desarrollo de las larvas, que solo pueden llegar a la edad adulta si su cría se mantiene entre 25 y 35°C.

Cuando la comida escasea, la colonia se enfría y el desarrollo de las larvas puede verse afectado. Pero un nuevo estudio publicado en Science descubrió que el agotamiento de los recursos no es lo único que interfiere con la incubación de las abejas.

Tanto los agricultores como los jardineros utilizan el glifosato para eliminar las malas hierbas y regular los cultivos. El químico inhibe una enzima presente solo en plantas, hongos y algunas bacterias, por lo que durante mucho tiempo se pensó que era inofensivo para las abejas.

Sin embargo, este estudio es el último de muchos informes recientes sobre los efectos no letales, pero sin duda dañinos, del glifosato en las abejas. Para tener una idea clara de cómo este químico afecta a los abejorros, los investigadores de la Universidad de Konstanz mantuvieron 15 colonias de abejorros en un laboratorio.

Cada colonia estaba dividida en dos secciones por una malla de alambre, con igual número de abejas obreras en cada lado. Por un lado, a los trabajadores se les daba agua azucarada común y polen. El otro lado fue alimentado de la misma manera, excepto que su agua azucarada estaba enriquecida con 5 mg/L de glifosato. Los trabajadores podían verse y tocarse a través de la malla, pero debido a que los abejorros no intercambian alimentos líquidos como lo hacen las abejas, la contaminación cruzada no era una preocupación.

Para evitar sesgos, a los investigadores que alimentaban a las abejas no se les dijo a qué lado de la colonia se le estaba dando el líquido con herbicida hasta que se recopilaron todos los datos. En primer lugar, querían saber si las abejas individuales se verían afectadas por la exposición al glifosato.

Aislaron obreras de ambos lados de cada colonia y le dieron a cada abeja un ‘maniquí de cría’: una larva de imitación cubierta con cera de crías anteriores, que las abejas cuidan como si fuera real. Independientemente de si las abejas habían sido alimentadas con agua azucarada normal o cargada de glifosato, se dedicaron a atender a su maniquí, y aunque las abejas individuales expuestas al herbicida fueron un poco más lentas en sus tareas de incubación, los resultados de este experimento fueron estadísticamente débiles.

Pero, por supuesto, como animales sociales, las abejas realmente necesitan ser observadas como colonia para ver los efectos completos de cualquier factor estresante. Es por eso que los científicos procedieron a observar la capacidad térmica “a nivel de colonia”; aquí es donde encontraron diferencias significativas.

En cada lado de una colonia, los investigadores registraron datos de temperatura en dos secciones de una cría: una con pupas y otra con larvas. Treinta días después de dividir las colonias y poner a la mitad de cada una en una dieta de agua azucarada contaminada con glifosato, los científicos limitaron sus recursos alimentarios y comenzaron a medir los cambios en la temperatura de cría en ambos lados de los nidos.

“Cuando las colonias estaban tranquilas y bien alimentadas”, escribieron los autores, “no se detectó ninguna diferencia en la temperatura media del nido entre los dos lados de una colonia”.

“Sin embargo, cuando las colonias experimentan una limitación de recursos, los efectos de la exposición al glifosato se hacen evidentes”.

Cuando se redujo su suministro de alimentos, los nidos que no habían estado expuestos al glifosato se enfriaron, pero no por debajo del rango óptimo para el desarrollo de las larvas. Pero en el otro lado de la malla, donde la misma limitación de recursos se combinó con la exposición al glifosato, las temperaturas cayeron mucho más rápido, y eventualmente descendieron por debajo del rango óptimo para el crecimiento de abejorros jóvenes. En la naturaleza, este fenómeno podría reducir las tasas de reproducción en períodos de escasez de alimentos y contribuir a una mayor disminución de los abejorros en todo el mundo.

Dado que los abejorros son polinizadores importantes y, en la investigación de laboratorio, se consideran sustitutos de cómo podrían verse afectadas otras especies de abejas silvestres, los hallazgos de este estudio son esclarecedores y alarmantes. Todavía no está claro exactamente por qué el glifosato afectó a los abejorros observados, pero según investigaciones anteriores, los científicos sospechan que puede deberse a los impactos del glifosato en el microbioma de las abejas. Independientemente de los efectos químicos subyacentes, el estudio plantea preocupaciones sobre los efectos “sutiles, no letales” de un herbicida que alguna vez se pensó que era inofensivo.

Esta investigación fue publicada en Science.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.