Estas son las otras imágenes publicadas por el James Webb

Astronáutica

La NASA ha publicado el primer conjunto de imágenes del recién operativo Telescopio Espacial James Webb, que revela las maravillas de nuestro universo con más detalle que nunca. Las estrellas explotan en una espectacular luz naranja y azul. Las galaxias se retuercen y bailan unas alrededor de otras en una maraña de polvo y estrellas bebés. Un planeta alienígena pulsa con neblina. Algunas de las luces más antiguas del universo conocido, emitidas hace más de 13 mil millones de años, se curvan alrededor de enormes baches de gravedad para brillar ante nuestros ojos, claras como el día.

“Cada imagen es un nuevo descubrimiento y cada una le dará a la humanidad una visión del universo nunca antes vista”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson, en una conferencia de prensa hoy 12 de julio antes de revelar las imágenes. “Este telescopio podrá penetrar las nubes de polvo y ver la luz desde los rincones más lejanos del universo”.

Pero hoy, para mostrar las capacidades del telescopio, la NASA, junto con representantes de la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, publicaron cinco imágenes de debut de objetos fascinantes ubicados un poco más cerca de casa.

Quinteto de Stephan, una fiesta galáctica de 5

El quinteto de Stephan, una agrupación visual de cinco galaxias, es mejor conocido por aparecer de manera destacada en la película clásica navideña ¡Qué bello es vivir! Hoy, el Telescopio Espacial James Webb de la NASA revela el Quinteto de Stephan bajo una nueva luz. (Crédito de la imagen: NASA, ESA, CSA y STScI)

Los primeros objetivos de Webb incluyen el Quinteto de Stephan, un grupo de cinco galaxias estrechamente unidas ubicadas a 290 millones de años luz de distancia en la constelación de Pegaso. Cuatro de las galaxias muy unidas pasan continuamente en picado en una peligrosa danza de casi colisiones, dijo la NASA.

La nueva imagen increíblemente nítida revela que dos de las galaxias están en proceso de fusionarse entre sí. Gotas de gas y polvo se calientan entre las galaxias en colisión, lo que da como resultado la creación de nuevas estrellas. Estudiar grupos de galaxias como este podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se comporta la gravedad en las escalas más grandes, lo que posiblemente brinde información sobre la misteriosa sustancia conocida como materia oscura, una entidad invisible y masiva que se cree que mantiene unido gran parte del universo.

La Nebulosa de Carina, un baby boom cósmico

Este paisaje de “montañas” y “valles” salpicado de estrellas brillantes es en realidad el borde de una joven región de formación estelar cercana llamada NGC 3324 en la Nebulosa Carina. Capturada en luz infrarroja por el nuevo Telescopio Espacial James Webb de la NASA, esta imagen revela por primera vez áreas previamente invisibles de nacimiento de estrellas.(Crédito de la imagen: NASA, ESA, CSA y STScI.

Otra imagen impresionante muestra la Nebulosa de Carina, un semillero brillante y gaseoso de formación estelar ubicado aproximadamente a 7.600 años luz de la Tierra en la constelación austral de Carina. La nebulosa es una de las regiones de formación de estrellas más activas jamás descubiertas, informó Live Science anteriormente, y alberga muchas estrellas mucho más grandes que nuestro sol.

Los científicos han estudiado esta nebulosa extensamente, pero la nueva imagen revela los “acantilados cósmicos” de Carina con un detalle más sorprendente que nunca. Cientos de estrellas recién nacidas, antes invisibles para los telescopios, brillan en todo el paisaje gaseoso de la nebulosa. Chorros y remolinos de polvo se arremolinan a través de la imagen, creando extrañas estructuras que los científicos ni siquiera pueden identificar, según la NASA. Estudiando nebulosas como Carina, los científicos descubrirán nuevos conocimientos sobre el nacimiento de las estrellas, tal vez incluso explorando los orígenes de nuestro propio sistema solar.

La Nebulosa del Anillo Sur, muerte estelar en movimiento

La siguiente imagen de Webb muestra la Nebulosa del Anillo Sur, o “Nebulosa de los Ocho Estallidos”, una nube de gas y polvo en forma de ocho expulsada por una estrella masiva y moribunda a unos 2.500 años luz de la Tierra. La espectacular imagen muestra una espuma naranja brillante de hidrógeno molecular girando alrededor de una neblina azul de gas ionizado, saliendo de la estrella condenada en el centro de la imagen.

Mira de cerca la imagen del infrarrojo medio a la derecha y podrás ver una segunda estrella más roja parpadeando junto a la más brillante y azul. Los científicos sabían que la Nebulosa del Anillo Sur era un sistema estelar binario. Sin embargo, esta es la primera imagen que revela claramente la segunda estrella, envuelta por nubes de polvo. Al igual que con la mayoría de las imágenes del Webb vistas hasta ahora, las galaxias claramente visibles bombardean el fondo de las imágenes, insinuando descubrimientos incalculables que aún están por venir.

Las partículas de polvo que la estrella moribunda arroja al espacio podrían algún día fusionarse en las semillas de nuevas estrellas y planetas, informó Live Science anteriormente. Estudiar nebulosas como esta puede ayudar a los científicos a comprender mejor los ciclos de muerte y renacimiento estelar en el cosmos.

WASP-96b, un mundo alienígena envuelto en neblina

El Telescopio Espacial James Webb de la NASA ha capturado la firma distintiva del agua, junto con evidencia de nubes y neblina, en la atmósfera que rodea un planeta gigante de gas caliente e hinchado que orbita una estrella distante similar al sol. Crédito de la imagen: NASA, ESA, CSA y STScI.

La imagen final revelada hoy muestra el planeta gigante WASP-96b, ubicado a unos 1.150 años luz de la Tierra. Este planeta mayormente gaseoso mide aproximadamente la mitad de la masa de Júpiter, pero orbita tan cerca de su estrella que un año en el planeta dura el equivalente a solo 3,4 días terrestres.

Ese período orbital rápido es importante, porque permite a los astrónomos estudiar fácilmente cómo la luz de la estrella del planeta es absorbida y reemitida por las moléculas en la atmósfera del planeta. Al dividir este espectro de luz en las longitudes de onda que lo componen, los científicos pueden discernir el tipo y la cantidad de elementos en la atmósfera del planeta. Esta imagen revela, por ejemplo, que hay una gran cantidad de vapor de agua en la atmósfera de WASP-96b.

Ardiendo de calor, es poco probable que albergue vida. Sin embargo, los astrónomos planean tomar imágenes de espectro de muchos otros planetas más allá de nuestro sistema solar, avanzando en la búsqueda de vida más allá de nuestro sistema solar.

Campo Profundo del Webb, la imagen más profunda del universo nunca antes vista

El telescopio espacial James Webb de la NASA ha producido la imagen infrarroja más profunda y nítida del universo distante hasta la fecha. Conocida como el primer campo profundo de Webb, esta imagen del cúmulo de galaxias SMACS 0723 está repleta de detalles. Crédito de la imagen: NASA, ESA, CSA y STScI.

El lunes 11 de julio, el presidente Joe Biden compartió la primera de las imágenes debut de Webb, que muestra un cúmulo de galaxias llamado SMACS 0723. La imagen muestra la vista más profunda del universo jamás capturada, revelando la luz que se emitió hace 13.500 millones de años, muy cerca el comienzo estimado del universo, hace aproximadamente 13.800 millones de años, según la NASA.

Estas imágenes a todo color son la culminación del proyecto de 20 años de la NASA para lanzar un observatorio espacial de próxima generación para suceder al icónico Telescopio Espacial Hubble. Con un costo de construcción de casi US$10 mil millones, el telescopio Webb es aproximadamente 100 veces más poderoso que el Hubble y es capaz de capturar imágenes increíblemente nítidas de objetos cósmicos ubicados a miles de millones de años luz de distancia.

El telescopio Webb se puso en órbita en diciembre de 2021 y comenzó sus primeras operaciones oficiales unos seis meses después. El telescopio ahora está completamente reservado para su primer año de operaciones científicas, con planes para estudiar todo, desde agujeros negros hasta la expansión cósmica y los orígenes de las primeras estrellas del universo.

“Hoy, la misión Webb está abierta para asuntos científicos”, dijo en la transmisión Michelle Thaller, subdirectora de comunicación científica en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland. “Y lo mejor está por venir.”

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.