El cerebro procesa los insultos como bofetadas, según estudio

Salud y medicina

“Los palos y piedras pueden quebrar mis huesos, pero las palabras nunca me lastimarán”. Sin embargo, no nos engañemos. Ya no estamos en receso, y todos sabemos que algunas palabras realmente duelen. Tomemos los insultos, por ejemplo. En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos descubrieron que escuchar insultos es como recibir una “pequeña bofetada” léxica, independientemente de si el insulto en sí está dirigido a nosotros o a otra persona.

Por qué los insultos siempre llamarán tu atención
Algunas palabras y frases son aburridas, mientras que otras son emocionantes. Algunos son empoderadores, mientras que otros están destinados a derribarte. A veces, cuando la gente habla de amor o con amor, en realidad también lo sentimos. Por el contrario, el discurso de odio puede hacernos sentir incómodos, ansiosos y tal vez llenos de odio.

No se comprende muy bien cómo exactamente el lenguaje regula las emociones, pero lo que la investigación parece mostrar es que las palabras pueden tener efectos tanto psicológicos como fisiológicos. En un estudio, Maria Richter y sus colegas monitorearon la respuesta neuronal de las personas que escuchaban o leían palabras negativas. Eventualmente descubrieron que la exposición a estas palabras negativas aumentaba el procesamiento implícito (IMP) dentro de la corteza cingulada anterior subgenual (sACC), esa es solo una forma técnica de decir palabras negativas que liberan hormonas que inducen estrés y ansiedad.

En otro estudio relacionado, los investigadores encontraron que los niños con altas tasas de diálogo interno negativo tenían niveles más altos de ansiedad. Entonces, sabemos que el lenguaje negativo puede tener consecuencias tanto a corto como a largo plazo en nuestra cognición y bienestar emocional. Pero, ¿qué pasa con el lenguaje profundamente hiriente, como los insultos?

Como una especie altamente social, los humanos han aprendido a tejer jerarquías y redes sociales complejas, desde tribus humildes hasta imperios poderosos. La cooperación ha demostrado ser una de las claves de nuestro éxito, pero esto también significa que si no eres bien considerado o apreciado en tu comunidad, es probable que no puedas prosperar, y en algún momento de la historia, es posible que no sobrevivieras. No es de extrañar entonces que los insultos, que dañan nuestra reputación y nuestra posición en la comunidad, puedan perforar nuestros oídos como una flecha.

Los investigadores dirigidos por la Dra. Marijn Struiksma querían saber más sobre cómo procesamos los insultos frente a los cumplidos. También querían ver qué tan sensible es cada uno de ellos a la repetición (es decir, ¿nos volvemos insensibles a escuchar el mismo insulto o cumplido una y otra vez?), como parte de un proyecto de investigación más amplio que explora el vínculo entre el lenguaje y la emoción.

“El proyecto se centró en el vínculo entre el lenguaje y la emoción y qué mejor tema para estudiar este vínculo que los insultos y los cumplidos. El proverbio “Los palos y piedras pueden quebrar mis huesos, pero las palabras nunca me lastimarán”, se enseñó a los niños para responder a la intimidación. Sin embargo, creemos que esto no es cierto, las palabras definitivamente pueden doler. Además, a diferencia de los elogios, cuyo efecto parece disiparse con bastante rapidez, los insultos no parecen perder su aguijón. En el estudio actual, nuestro principal objetivo era tomar estas observaciones informales y estudiarlas en el laboratorio. Queríamos examinar si podíamos encontrar evidencia de una rápida adaptación a los cumplidos repetidos y una respuesta sostenida a los insultos verbales y, de ser así, en qué etapa(s) del procesamiento del lenguaje”, dijo Struiksma a ZME Science.

Una bofetada léxica en la cara
Los investigadores aplicaron electroencefalografía (EEG) y electrodos de conductancia cutánea en el cuero cabelludo de 79 voluntarias. Cada participante leyó en voz alta una serie de declaraciones repetidas que transmitían tres significados diferentes: insultos (“Linda es horrible”), elogios (“Linda es impresionante”) y neutral (“Linda es holandesa”). Estos fueron insultos bastante leves para las personas acostumbradas a ser troleadas en línea, pero incluso estos dolieron, como los investigadores descubrirían más tarde.

“Al hacer una prueba previa de nuestros materiales, tuvimos que presentar una larga lista de insultos. Hemos recorrido un largo camino y, afortunadamente, contamos con la ayuda de nuestros asistentes. ¡Pero cuando consultamos a los participantes aprendimos que los insultos también pueden quedar obsoletos!” dijo Struiksma.

La mitad de los participantes leyeron los tres conjuntos de declaraciones usando su propio nombre, mientras que la otra mitad usó el de otra persona. Nunca hubo interacción entre los participantes y otro ser humano, pero a los voluntarios se les dijo que las declaraciones fueron hechas por tres hombres diferentes.

Investigar cómo reaccionan las personas al lenguaje abusivo no es una tarea fácil, ya que exponer intencionalmente a las personas a cosas hirientes no es ético de ninguna manera. Pero a pesar de las limitaciones obvias de un estudio de laboratorio sin interacción humana real e insultos hechos por personas ficticias, los insultos aún llegaron a los participantes.

Los datos del EEG mostraron que escuchar un insulto produjo cambios en la amplitud de P2, un componente de forma de onda del potencial relacionado con eventos (ERP) medido en el cuero cabelludo humano. Estos efectos se registraron independientemente de a quién se dirigía el insulto y demostraron su solidez ante la repetición.

“Nuestros principales hallazgos son que el cerebro responde muy rápidamente a los insultos y cumplidos y esta respuesta es más fuerte a los insultos. Este componente P2 temprano en la señal del EEG apunta a una captura muy rápida y estable de atención emocional, plausiblemente desencadenada al recuperar el significado de los insultos y cumplidos de la memoria a largo plazo. La diferencia de respuesta entre los insultos y los elogios es sólida a lo largo del tiempo. Entonces, incluso después de muchos insultos repetidos, los insultos dan una “pequeña bofetada en la cara”. Este hallazgo se relaciona con palabras evaluativas tan fuertemente negativas que automáticamente captan la atención durante la recuperación léxica. Lo notable es que encontramos esto en un experimento de laboratorio sin ninguna interacción real entre los hablantes. Esto no solo es indicativo de nuestra sensibilidad al comportamiento social indeseable, sino que también está en línea con la idea de que la evaluación de dicho comportamiento es hasta cierto punto automática”, dijo Struiksma.

Los elogios también provocaron un efecto P2, pero no tan fuerte como los insultos. Cuando los cumplidos o los insultos usaban el nombre del participante, la señal P2 era más fuerte y la conductancia de la piel (una medida de la excitación) era más alta que en los casos en que los participantes no fueron llamados por su nombre. Es muy posible que haya presiones evolutivas que podrían explicar por qué los humanos han evolucionado para estar tan atentos tanto a los elogios como a los insultos, especialmente cuando están dirigidos a nosotros mismos.

“Los insultos dirigidos a ti representan una grave amenaza para ti mismo y para tu reputación. Para los miembros de una especie ultrasocial que se especializa en la cooperación más allá de la familia, las amenazas a la reputación de uno no deben tomarse a la ligera. Los insultos también infligen daño a los demás, son informativos sobre quién está dispuesto a hacerlo y señalan un conflicto social en su vecindad, posiblemente incluso en su grupo. Los miembros de una especie ultrasocial bien pueden querer prestar atención a tales “bofetadas” verbales cercanas. Para una especie muy interesada en la cooperación, las muestras de una postura agresiva (como una bofetada verbal o física en la cara) pueden desencadenar automáticamente una emoción negativa en el objetivo de esa agresión, así como en aquellos que presencian que alguien más es el objetivo de la agresión”, explicó Struiksma.

Estos hallazgos también se suman a un cuerpo de evidencia que sugiere que los humanos tienen un sesgo de negatividad, asignando selectivamente más atención a palabras y situaciones negativas versus positivas, como explicó el investigador.

“La investigación sobre el sesgo de negatividad ha revelado que, en promedio, las personas son particularmente sensibles a los eventos negativos: tales eventos no solo atraen más atención y un procesamiento más intenso que los eventos neutrales, sino que también lo hacen en relación con los eventos positivos. Como era de esperar, mecanismos similares de captura de atención y posterior procesamiento intensificado están en funcionamiento cuando las personas leen o escuchan lenguaje emocional. La fuente exacta del sesgo se encuentra actualmente en debate, algunos argumentan que simplemente refleja las propiedades estadísticas del entorno y otros proponen un análisis evolutivo que implica el grado en que los estímulos negativos frente a los positivos afectan la aptitud. Además, el sesgo de negatividad no garantiza que cada estímulo o conjunto de estímulos negativos capte más atención que cada estímulo o conjunto de estímulos positivos. Después de todo, un cordón que se rompe es mucho menos evocador que el nacimiento de un hijo. El sesgo de negatividad es real, pero existe como un fenómeno promedio, que surge por razones que aún no se han explicado por completo”.

Los hallazgos aparecieron en la revista Frontiers in Communication.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.