Un demandante afirma que los Skittles no son aptos para el consumo humano ¿Por qué?

Salud y medicina

Un ciudadano estadounidense está demandando a la compañía de dulces Mars por su uso continuo de una nanopartícula potencialmente tóxica como ingrediente en los Skittles. La demanda colectiva, que fue presentada la semana pasada en California por Jenile Thames y otros, afirma que Mars no advirtió adecuadamente a los clientes sobre el químico, el dióxido de titanio, que “no es apto para el consumo humano” y, por lo tanto, cometió un fraude por omisión.

Mars dice que los Skittles se fabrican de acuerdo con las normas de la FDA, que permiten el uso de dióxido de titanio a menos del 1% del peso seco del alimento, y que la empresa no ha hecho nada malo. El dióxido de titanio (TiO2) es un agente colorante blanco que se usa comúnmente en productos de confitería, pasteles, decoraciones para pasteles, velas, pasta de dientes, cosméticos, pinturas y papel.

A partir de marzo de este año, el dióxido de titanio se prohibió como aditivo alimentario en Europa debido a preocupaciones sobre la genotoxicidad (daño al ADN que puede causar cáncer) y la incertidumbre sobre cuánto era seguro consumir. Alrededor de la mitad de las partículas de dióxido de titanio se encuentran en el rango nano (menos de 100 nanómetros de ancho). En 2016, Mars emitió un comunicado en el que decía que eliminaría gradualmente el uso de colorantes artificiales durante cinco años, y luego aclaró que esto incluía el dióxido de titanio.

El Washington Post informa que la demanda afirma que Mars “desobedeció su propia promesa a los consumidores” ya que “más de seis años después, el Demandado continúa vendiendo los Productos con [dióxido de titanio] sin el conocimiento de los consumidores razonables que compran los Productos”.

La demanda alega que Mars no alertó a los consumidores sobre los riesgos de comer un dulce que contenía dióxido de titanio.

“El demandado se basa en la lista de ingredientes que se proporciona en letras minúsculas en la parte posterior de los Productos, cuya lectura se hace aún más difícil por la falta de contraste de color entre la fuente y el empaque”, afirma la demanda.

Otras marcas de dulces de colores brillantes como Sour Patch Kids, Swedish Fish y Nerds no contienen dióxido de titanio, dice la demanda. Los fabricantes de alimentos europeos tienen hasta agosto para eliminar gradualmente el uso de este producto químico. La decisión de Europa se basó en un análisis de miles de estudios en ratones y ratas compilados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que sugieren que el dióxido de titanio pasa principalmente directamente a través del cuerpo, pero se absorben pequeñas cantidades de la partícula.

Como la sustancia química podría acumularse en el cuerpo con el tiempo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria dijo que no podía descartar efectos genotóxicos. La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido ha decidido no prohibir el dióxido de titanio en los alimentos, tras revisar la decisión europea y descubrir que había demasiadas limitaciones e incertidumbres en los estudios citados para respaldar las conclusiones extraídas. La agencia del Reino Unido dijo que la redacción de la conclusión de los europeos “no fue útil” para comunicar el riesgo y puede causar una preocupación innecesaria para el público, pero afirma que se requieren mejores datos para una evaluación más precisa.

La Autoridad de Alimentos de Australia todavía está investigando el problema. Las conclusiones de un estudio con ratones que vinculan el dióxido de titanio con el cáncer ya han sido descartadas por la Autoridad Alimentaria de Australia sobre la base de deficiencias en el diseño del estudio, pero la autoridad está planeando una revisión más exhaustiva.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.