Un vídeo revela los primeros pasos de “tiburones caminantes” recién nacidos

Biología

Algunos tiburones pueden “caminar”, y los investigadores descubrieron recientemente cómo una de estas especies de tiburones inusuales practica dar pasos de bebé. Comienzan cuando recién salen del cascarón, y la forma de caminar de una cría no es diferente a la de los juveniles mayores.

Cuando baja la marea cerca de un arrecife de coral, a menudo queda atrás una pequeña especie de tiburón alfombra. Cuando quedan varados en pozas de marea poco profundas con niveles de oxígeno cada vez menores y temperaturas en aumento, o peor aún, varados en losas calientes de arrecifes expuestos, la mayoría de las especies acuáticas no tendrían ninguna posibilidad. Pero el tiburón charretera (Hemiscyllium ocellatum) puede contener la respiración durante horas y tolerar un rango de temperaturas. Y en un apuro, puede caminar.

“Durante la marea baja, cuando el arrecife está expuesto, puedes verlos caminando sobre el arrecife”, dijo Marianne E. Porter, profesora asociada de la Florida Atlantic University que estudia las estructuras mecánicas y el movimiento de los tiburones. Ella le dijo a Live Science que estos pequeños tiburones resistentes pueden caminar sobre la tierra y bajo el agua, deslizándose sobre el sustrato en cuatro aletas en forma de paleta durante más de 27 metros hasta que encuentran un rincón adecuado donde pueden esperar a que pase la marea.

Es una de las estrategias de supervivencia más distintivas de la naturaleza, pero pocos estudios han examinado la física detrás de la locomoción y el andar del tiburón charretera. Ahora, un nuevo estudio en la revista Integrative and Comparative Biology es el primero en describir la mecánica de cómo caminan los tiburones charretera recién nacidos. En última instancia, los hallazgos pueden ayudar a los científicos a comprender cómo otras especies acuáticas tolerarán las tensiones relacionadas con el cambio climático, como el aumento de los niveles de dióxido de carbono.

“Los tiburones charretera viven en los extremos”, dijo Porter, autor principal del estudio. “Si queremos saber qué les sucede a los animales en las condiciones extremas del cambio climático, observar a los animales que ya viven en estas condiciones y comprender cómo se mueven y se las arreglan puede ser el primer paso”.

Bebés tiburones hinchados
Tanto Porter como la coautora del estudio Jodie Rummer, profesora de biología marina en la Universidad James Cook en Australia, habían estado estudiando los tiburones charretera durante años, pero se sintieron frustrados al descubrir que existía muy poca información sobre cómo caminan realmente los tiburones alfombra. El estudio más reciente para examinar la locomoción del tiburón charretera se publicó a fines de la década de 1990 y se centró exclusivamente en tiburones maduros. La cuestión de cómo caminan los tiburones juveniles y bebés nunca se había abordado en la literatura científica.

Porter y Rummer sospecharon que los tiburones bebés caminarían de manera diferente que los juveniles mayores y los adultos. Los tiburones charretera nacen hinchados, con el vientre distendido por un saco vitelino que satisface todas sus necesidades nutricionales durante aproximadamente un mes hasta que alcanzan la madurez suficiente para alimentarse de pequeños peces y gusanos. Su grasa de bebé luego se desprende, dando paso a la familiar forma de huso de un tiburón adulto.

“La forma generalmente afecta la forma en que nos movemos”, dijo Porter. “Los bebés humanos caminan de manera diferente para equilibrar sus cabezas gigantes, y asumimos que los tiburones bebés moverían sus cuerpos y moverían sus aletas de manera diferente para acomodar sus vientres gigantes”.

Pero después de examinar varios videos de tiburones jóvenes caminando y nadando, los investigadores se sorprendieron al descubrir que todos los tiburones jóvenes, desde bebés recién nacidos hasta juveniles que no tenían saco vitelino, parecían moverse de la misma manera. Esta observación se mantuvo en varias métricas clave, incluida la velocidad, la frecuencia de los golpes de cola, la flexión del cuerpo y la rotación de las aletas.

“Realmente pensé que los tiburones bebés se moverían de manera diferente”, dijo Porter. “Pero en ciencia, tomamos nuestras mejores conjeturas basándonos en la evidencia disponible, y nuestra hipótesis resultó ser incorrecta”.

Más allá de los tiburones andantes
No está claro por qué los tiburones bebés no adoptan formas de andar más adecuadas para sus vientres bulbosos. Una posible explicación es que la gravedad juega un papel. El estudio reciente solo examinó a los tiburones que caminan bajo el agua, donde el volumen del saco vitelino hace poco para obstaculizar el movimiento. En estudios futuros, Porter espera ver si los tiburones bebés ajustan su forma de andar en tierra para compensar el peso extra. La investigación adicional sobre la locomoción del tiburón charretera también puede ser útil para los biólogos evolutivos que estudian cómo los animales hicieron la transición del agua a la tierra, así como para los investigadores de biomecánica que, como Porter, estudian cómo las aletas y los pies interactúan con las superficies y cómo los animales dan cuenta de la gravedad y la forma del cuerpo cuando se mueve a través de diferentes entornos.

Mientras tanto, los tiburones charretera están emergiendo como modelos para los científicos que estudian cómo los peces marinos se adaptan a los océanos cambiantes. Estudiar cómo estos tiburones únicos caminan hacia un lugar seguro puede conducir en última instancia a una mejor comprensión de cómo otras especies se mueven dentro y lejos de condiciones ambientales desafiantes, incluidas las asociadas con el cambio climático.

“Desde una perspectiva evolutiva, una perspectiva del cambio climático e incluso una perspectiva fisiológica básica, podemos aprender mucho de los tiburones charretera”, dijo Porter.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.