La Voyager celebra 45 años de su lanzamiento a 10.000 millones de años luz de la Tierra

Astronáutica

Hoy se cumple el 45.° aniversario del lanzamiento de la Voyager 1, uno de nuestros exploradores espaciales más icónicos y el objeto hecho por el hombre más alejado de la Tierra de la historia. En 1977, las Voyager 1 y 2 se lanzaron, con un par de semanas entre ellas, desde Cabo Cañaveral, Florida. En el momento de su lanzamiento, cada una de las sondas del tamaño de un automóvil visitaría y tomaría fotografías de los planetas gaseosos gigantes de nuestro Sistema Solar. Sus antenas de 12 pies transmitirían estas imágenes para que el mundo se maraville. Después de mostrarnos Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, así como sus lunas, con un detalle increíble a fines de 1989, esta misión se completó. En 1990, la Voyager 1 dio la vuelta y tomó la famosa fotografía de la Tierra con un punto azul pálido.

Desde entonces, las Voyagers han viajado a más de 16 mil millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta y hace mucho tiempo que abandonaron el sistema solar. Como corresponde a su título como el objeto hecho por el hombre más lejano, la Voyager 1 lleva los Discos de Oro, dos discos fonográficos dorados que contienen sonidos de nuestro planeta, un mapa sobre cómo llegar aquí e imágenes de la vida en la Tierra, incluidos los humanos.

Ahora, 45 años después de su lanzamiento, las venerables sondas aún mantienen algunos instrumentos en funcionamiento: cuatro en la Voyager 1 y cinco en la Voyager 2. Con estos, están enviando una gran cantidad de información desde el espacio interestelar relacionada con la fuerza del campo magnético, la densidad del plasma, así como la dirección y la fuerza de los vientos interestelares por los que viajan.

Venerables exploradores
“El propósito de la misión interestelar es medir los efectos del sol a medida que nos alejamos más y más de la Tierra. Estamos tratando de descubrir cómo interactúa la heliosfera del sol con el espacio interestelar”, dice Suzanne Dodd, gerente de proyecto de la misión interestelar Voyager en JPL.

Pero la misión no escrita de los Voyagers también ha sido encontrarse con cualquier vida extraterrestre que pueda estar por ahí e informarles que la humanidad está mirando a las estrellas y dónde encontrarnos. Cada uno de los Discos de Oro parece un disco de vinilo pero hecho de metal, y contiene música, grabaciones sonoras de la naturaleza, mensajes de voz, fotos y otras muestras de la humanidad y la Tierra. Cada sonda también incluyó reproductores apropiados para los discos e instrucciones sobre cómo se deben usar. Según los miembros del equipo que diseñó estos registros, su propósito era responder las mismas preguntas que tendrían los humanos si se encontraran con alguna raza alienígena.

Es posible que los Golden Records no se encuentren por mucho tiempo, tal vez incluso después de que la humanidad se haya extinguido. Como tales, no pretenden ser una invitación sino un testimonio de lo que es la humanidad, una evidencia de que hemos existido y de lo que hemos hecho, transmitida por las estrellas, impresa en metal.

El legado de los Voyagers también vive en la Tierra. Su éxito ha inspirado a la NASA y otras agencias espaciales de todo el mundo a enviar visitas de seguimiento a planetas como Júpiter y Saturno, así como a sus lunas. Estas misiones incluyen Galileo, Juno, Cassini y el módulo de aterrizaje Huygens de la Agencia Espacial Europea. También se están construyendo nuevas sondas dirigidas a estos planetas, como Europa Clipper, Dragonfly o JUICE de la ESA.

Quizás uno de los elementos más impresionantes de la historia de las Voyagers es que duraron mucho, mucho más de lo previsto, y todavía están operativos y transmitiendo datos. Están tan avanzados en su misión actualmente que sus señales tardan alrededor de 22 horas en llegar a nosotros.

Eventualmente, sin embargo, incluso ellos se oscurecerán. Los sistemas de generación de energía nuclear que mantienen las sondas en funcionamiento finalmente se quedarán sin combustible. Incluso hoy, están operando a capacidad reducida, generando 4 vatios menos por año, y el control de tierra ha cerrado algunos sistemas y calentadores no esenciales en algunos sensores operativos para agregar algunos años más a la expectativa de vida de las naves. A fin de cuentas, el control de tierra cree que las sondas funcionarán durante algunos años, una década más, en el mejor de los casos. Pero incluso sin energía, las sondas seguirán llevando los Discos de Oro, el mensaje de la humanidad en una botella, al más allá.

Y aunque una raza alienígena remota podría descubrir esto mucho después de que la humanidad haya desaparecido, los fanáticos de la ciencia ficción también pueden imaginar un futuro diferente: uno en el que nuestros descendientes alcancen a estos Voyagers, y los arqueólogos del futuro tengan la oportunidad de aprender sobre nosotros de estas máquinas resistentes.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.