La ONU advierte de la “liberación ilimitada” de material nuclear en una planta ucraniana

Medio ambiente

El organismo de control atómico de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido la creación de una zona desmilitarizada alrededor de la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia en Ucrania, advirtiendo que los bombardeos cerca de la instalación podrían causar la “liberación ilimitada” de materiales radiactivos en el medio ambiente. Las fuerzas rusas se hicieron cargo de la planta de Zaporizhzhia, que es la planta de energía nuclear más grande de Europa y produce casi una quinta parte de la energía de Ucrania, el 4 de marzo, el noveno día de su invasión de Ucrania, informó anteriormente Live Science. Desde entonces, los trabajadores de la planta nuclear ucraniana han estado operando la instalación bajo ocupación rusa. El sitio se encuentra en la orilla sur del río Dniéper, frente a las áreas ocupadas por Ucrania, y ha sido atacado en numerosas ocasiones y ambos bandos acusan al otro de bombardear la planta.

Esos ataques han producido daños en toda la planta, según un informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) producido después de una visita al sitio. Los observadores también experimentaron bombardeos activos durante la visita del equipo a la planta. Solo uno de los seis reactores de la planta de Zaporizhzhia está operativo, y con las cuatro líneas eléctricas de la red eléctrica de Ucrania desconectadas, a Zaporizhzhia solo le queda una línea de respaldo de emergencia: una planta térmica cercana que puede bombear agua de refrigeración vital alrededor del reactor. Si el reactor activo no recibe constantemente este refrigerante, podría ocurrir una fusión.

El organismo de control atómico de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido la creación de una zona desmilitarizada alrededor de la planta de energía nuclear Zaporizhzhia de Ucrania, advirtiendo que los bombardeos cerca de la instalación podrían causar la “liberación ilimitada” de materiales radiactivos en el medio ambiente.

“Estamos jugando con fuego y podría ocurrir algo muy, muy catastrófico”, dijo Rafael Mariano Grossi, director general del OIEA, el martes 6 de septiembre en una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU. “Es por eso que en nuestro informe estamos proponiendo el establecimiento de una zona de protección de seguridad y protección nuclear limitada al perímetro y la planta misma”.

El OIEA dijo que quiere consultar con Rusia y Ucrania “inmediatamente” sobre los pasos necesarios para establecer la zona de seguridad. Durante la sesión informativa del Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que el primer paso sería que ambas partes cesaran todas las operaciones militares alrededor de la planta.

“Como segundo paso, se debe asegurar un acuerdo sobre un perímetro desmilitarizado”, dijo. “Específicamente, eso incluirá el compromiso de las fuerzas rusas de retirar personal y equipo militar de ese perímetro y el compromiso de las fuerzas ucranianas de no moverse”.

La reacción en el corazón de todas las plantas de energía nuclear en funcionamiento es la fisión nuclear, en la que los isótopos pesados ​​de uranio y plutonio absorben los neutrones entrantes antes de dividirse y liberar energía. Esta división también arroja más neutrones, que otros isótopos pesados ​​absorben antes de dividirse a su vez, creando una reacción en cadena. La energía térmica producida por una reacción en cadena se puede utilizar para calentar agua, crear vapor y hacer girar turbinas generadoras de electricidad. Pero si este proceso no se maneja con cuidado, puede ocurrir una reacción descontrolada y una planta nuclear puede colapsar.

Esto se debe a que los reactores nucleares funcionan extremadamente calientes, con algunas partes que alcanzan los 1.800 °C, y si el refrigerante no circula constantemente a su alrededor, el combustible del interior puede derretirse fácilmente. Esto transforma el combustible nuclear y su revestimiento en un bulto similar al magma radiactivo, que se hunde a través del reactor y luego del edificio, derritiendo todo a su paso. El derretimiento del revestimiento también genera gas hidrógeno, lo que significa que cuando la sustancia pegajosa finalmente se desprende del reactor y el hidrógeno entra en contacto con el oxígeno del aire, explota.

Por supuesto, Ucrania ha experimentado una catástrofe de este tipo antes. El 26 de abril de 1986, la desastrosa fusión en la planta de energía nuclear de Chernobyl provocó dos enormes explosiones que volaron la tapa de 1.800 toneladas de uno de los reactores de la planta, cubriendo la región con desechos del reactor y combustible radiactivo. La explosión liberó 400 veces más radiación a la atmósfera que la producida por la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, y ​​la lluvia radiactiva cayó sobre Europa, según un informe del Parlamento Europeo.

A pesar de las aterradoras similitudes superficiales entre los dos eventos, los reactores de Zaporizhzhia son más seguros que los de Chernobyl, dicen los científicos nucleares. A diferencia de Chernobyl, que utilizó reactores RBMK-1000, Zaporizhzhia tiene reactores de agua a presión más modernos, que requieren significativamente menos combustible de uranio en el núcleo del reactor, lo que limita la probabilidad de una reacción en cadena fuera de control. Dos capas de protección, una unidad de contención exterior de hormigón reforzado con acero y un recipiente interior de acero de 20 centímetros, también rodean el reactor. Ambas capas están diseñadas para soportar terremotos, explosiones y colisiones de aviones entrantes. Los reactores de agua a presión también se apagan automáticamente en caso de emergencia.

No obstante, un proyectil directo al exterior de un reactor podría ser peligroso, dijo en un comunicado Robin Grimes, profesor de física de materiales en el Imperial College de Londres. Ya sea por un proyectil en el exterior o por una fusión en el interior, un pinchazo en los caparazones gemelos de los reactores de Zaporizhzhia no provocaría una explosión como la de Chernóbil, pero aun así liberaría una gran cantidad de material peligroso.

“No está diseñado para resistir artefactos explosivos, como proyectiles de artillería”, dijo Grimes. “Si bien me parece poco probable que tal impacto resulte en un evento nuclear similar al de Chernóbil, una ruptura del recipiente a presión sería seguida por la liberación de presión de refrigerante, esparciendo restos de combustible nuclear en las cercanías de la planta y una nube de refrigerante con algunas partículas arrastradas llegando más lejos”.

Sin embargo, los núcleos del reactor de Zaporizhzhia todavía contienen una cantidad decente de combustible altamente radiactivo para una explosión, y esta no es la única fuente de preocupación. Los ambientalistas y los expertos nucleares han advertido durante mucho tiempo que las barras de combustible nuclear gastado de la planta, que se enfrían en acres de piscinas de agua abiertas y se encuentran en patios al aire libre detrás del sitio, podrían producir columnas letales de radiación en el aire si son golpeadas por un proyectil o misil extraviado.

Hace dos semanas, después de que un incendio en una de las líneas de transmisión de la planta dejara temporalmente fuera de servicio la instalación, los funcionarios ucranianos comenzaron a repartir tabletas de yodo a los residentes de la cercana ciudad de Zaporizhzhia. En respuesta a la noticia, la Unión Europea ha donado a Ucrania 5,5 millones de estas tabletas, que ayudan a bloquear la absorción del cuerpo del subproducto radiactivo mortal yodo.

“Si bien el bombardeo en curso aún no ha desencadenado una emergencia nuclear, sigue representando una amenaza constante para la seguridad y la protección nucleares, con un impacto potencial en las funciones críticas de seguridad que puede tener consecuencias radiológicas de gran importancia para la seguridad”, escribieron los inspectores del OIEA en el informe.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.