Un desaparecido brazo del Nilo ayudó a los egipcios a transportar material para las pirámides

Humanidades

Cuando los antiguos egipcios construyeron las pirámides de Giza hace alrededor de 4.500 años, el río Nilo tenía un brazo, uno que desapareció hace mucho tiempo, con altos niveles de agua que ayudó a los trabajadores a transportar materiales a su sitio de construcción, encuentra un nuevo estudio. El descubrimiento se basa en hallazgos arqueológicos e históricos previos de que el Nilo tenía un brazo adicional que fluía por las pirámides. Pero ahora, al analizar muestras de polen antiguo tomadas de núcleos de tierra, está claro que “los antiguos paisajes acuáticos y los niveles más altos de los ríos” dieron una ventaja a los constructores de la Pirámide de Giza, escribió un equipo de investigadores en un artículo publicado el 29 de agosto en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La investigación arroja luz sobre cómo las pirámides, tumbas reales de los faraones Keops, Kefrén y Micerino, se elevaron a alturas monumentales. Su imponente estatura se logró, en gran parte, gracias a la ahora desaparecida ramal de Keops del Nilo, que “permaneció en un nivel alto durante los reinados de Keops, Kefrén y Micerino, lo que facilitó el transporte de materiales de construcción a la pirámide de Giza”, escribió el equipo en su artículo.

Los investigadores han sabido durante décadas que la rama de Keops, desaparecida hace mucho tiempo, se extendía hasta la meseta de Giza en la Antigüedad, pero el nuevo proyecto tenía como objetivo encontrar exactamente cómo habían cambiado los niveles del agua en los últimos 8.000 años. Para reconstruir el pasado del Nilo, en mayo de 2019, el equipo perforó cinco núcleos en la llanura aluvial de Giza. Los investigadores midieron la cantidad de polen encontrada en diferentes partes de los núcleos para determinar cómo habían cambiado los niveles de polen con el tiempo. Los períodos de tiempo en los que el agua era abundante deberían tener más polen que los períodos áridos, escribieron los autores del estudio.

El análisis del polen reveló que en el momento en que los antiguos egipcios construyeron las pirámides de Giza, el agua era lo suficientemente abundante como para que la rama de Keops hubiera fluido cerca de las pirámides de Giza. “Era un canal natural en la época de la cuarta dinastía [cuando se construyeron las pirámides]”, dijo a Live Science en un correo electrónico el autor principal del estudio, Hader Sheisha, geógrafo físico de la Universidad de Aix-Marseille en Francia.

Sheisha notó que el nivel del agua era importante para la construcción de pirámides. “Sería muy difícil, si no imposible, construir las pirámides sin la rama de Keops y sin que tenga un buen nivel, que proporcione suficiente espacio de alojamiento para los barcos que transportan bloques de piedra tan pesados”, dijo. No se sabe con certeza cuándo se extinguió exactamente la rama, pero la investigación muestra que hace 2.400 años el nivel del agua de la rama era muy bajo.

Los hallazgos encajan bien con los hallazgos arqueológicos anteriores, que revelaron un puerto cerca de las pirámides, así como registros de papiros antiguos que detallan a los trabajadores que traían piedra caliza a Giza en barco, anotó el equipo en su artículo. Live Science se puso en contacto con varios expertos que no participaron en la investigación para conocer sus opiniones. La mayoría no pudo comentar en el momento de la publicación, pero una de las que sí lo hizo, Judith Bunbury, geoarqueóloga de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, elogió la investigación.

“El documento es una contribución emocionante a nuestra comprensión del diálogo entre los humanos y su entorno en Egipto en el contexto del cambio climático”, dijo Bunbury a Live Science en un correo electrónico.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.