Encuentran vidriadas las neuronas de una víctima de la erupción que destruyó Pompeya y Herculano

Humanidades

Se han encontrado células cerebrales conservadas en los restos de un joven que murió en la erupción del Vesubio en el 79 d.C.

La estructura de las células cerebrales aún es visible en un material negro y vítreo que se encuentra en el cráneo del hombre. El nuevo descubrimiento de esta estructura, descrito el 2 de octubre en la revista PLOS ONE, se suma a la evidencia acumulada de que este material vítreo es de hecho parte del cerebro del hombre. La transformación en vidrio se produjo como resultado de un calentamiento extremo y un enfriamiento rápido.

“Los resultados de nuestro estudio muestran que el proceso de vitrificación ocurrido en Herculano, único en su tipo, ha congelado las estructuras neuronales de esta víctima, preservándolas intactas hasta hoy”, dijo el autor principal del estudio Pier Paolo Petrone, antropólogo forense de la Universidad Federico II de Nápoles en Italia, dijo en un comunicado.

Herculano era una antigua ciudad al pie del Vesubio, que voló en su cima en una espectacular erupción hace casi 2.000 años. Una nube de cenizas y gases calientes, conocida como flujo piroclástico, enterró a Herculano y a su famosa vecina, Pompeya.

Esta ceniza caliente destruyó y enterró simultáneamente la ciudad, calentando rápidamente los materiales orgánicos. Sin embargo, extrañamente, el entierro rápido significó que aunque materiales como la madera y la carne se carbonizaron, o esencialmente se convirtieron en carbón vegetal, también se conservaron tal como estaban en los momentos después de haber sido calentados repentinamente a 500°C.

En casos raros, este material orgánico preservado parece haber incluido cerebros. Petrone y sus colegas examinaron un material negro vidrioso que se encontró dentro del cráneo agrietado y carbonizado de un hombre de 20 y tantos años que se encontró acostado boca abajo en una cama en el Collegium Augustalium de Herculaneum, o el Colegio de los Augustales. Este edificio, cerca de la calle principal de Herculano, fue la sede del culto del emperador Augusto, una organización que adoraba al emperador como una deidad (una tradición religiosa romana común en ese momento).

Petrone y su equipo han analizado previamente los restos de las víctimas de Herculano, lo que sugiere que sus tejidos corporales pueden haberse vaporizado en la nube de ceniza caliente. A principios de este año, informaron en el Journal of the American Medical Association (JAMA) que habían encontrado los restos vidriosos de un cerebro en el cuerpo del joven de 20 años del Collegium Augustalium.

Ahora, utilizando microscopía electrónica de barrido para ver los detalles más minúsculos de la muestra, los investigadores han descubierto estructuras esféricas diminutas y estructuras tubulares largas que se parecen a las neuronas y sus proyecciones, llamadas axones.

Con solo 550 a 830 nanómetros de diámetro, estas proyecciones son demasiado pequeñas para ser capilares. Las estructuras esféricas parecen retener membranas celulares, así como filamentos internos o proteínas estructurales dentro de la célula, y pequeñas vesículas o sacos internos que ayudan a transportar proteínas a la superficie celular.

Los investigadores también utilizaron un método llamado espectroscopia de rayos X de dispersión de energía, que utiliza rayos X para determinar la composición química de un material. Descubrieron que la muestra era rica en carbono y oxígeno, lo que indica que era orgánica. Sobre la base de la investigación anterior publicada en JAMA, que detectó una serie de estructuras de proteínas en la muestra, los investigadores compararon estas proteínas antiguas con una base de datos de proteínas que se encuentran en el cerebro humano. Descubrieron que todas las proteínas que habían descubierto están presentes en el tejido cerebral. Por ejemplo, se sabe que una proteína llamada ATP6VIF participa en la transmisión de sustancias químicas conocidas como neurotransmisores a través de las sinapsis, los espacios entre los axones.

Con base en las concentraciones de estas proteínas y la posición de la muestra en la parte posterior del cráneo, Petrone y sus colegas sospechan que pueden haber descubierto parte de la médula espinal y el cerebelo del hombre, una estructura cerebral en la base del cráneo que está involucrada en el movimiento y la coordinación.

Encontrar tejido cerebral preservado es raro en arqueología. Pero, en ocasiones, el tejido cerebral puede sobrevivir durante cientos o miles de años. Por ejemplo, un cráneo de 2.600 años encontrado en un pozo en el norte de Inglaterra contiene los restos encogidos de un cerebro con algunas proteínas aún intactas. Los químicos ácidos de la arcilla circundante pueden haber detenido la descomposición en ese caso. También se han encontrado cerebros de mamut preservados en el permafrost, gracias a temperaturas extremadamente frías.

Este artículo es una traducción de otro publicado en Live Science. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.