La carne orgánica tiene el mismo impacto ambiental que la “normal”

Medio ambiente

La carne orgánica, generalmente destacada como más amigable con el medio ambiente, en realidad tiene un costo climático tan alto como la carne de cultivo convencional. Según un nuevo estudio, que estimó las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) resultantes de diferentes alimentos en Alemania, la única carne ecológica es la no carne.

Un equipo de investigadores alemanes quería explorar los costos ambientales “invisibles” de la producción de alimentos, desde el uso de la tierra y los fertilizantes hasta las emisiones de metano y el transporte. Se centraron en productos cárnicos, lácteos y alimentos de origen vegetal y compararon la producción orgánica y convencional en cada caso.

Los resultados son sorprendentes. En comparación con la agricultura convencional, los métodos orgánicos mejoran el perfil de emisiones de los productos lácteos y vegetales, reduciendo su impacto en el planeta, ya que la agricultura orgánica prohíbe el uso de fertilizantes nitrogenados minerales, lo que reduce los costos de emisión de este método de producción.

Pero la carne fue la gran excepción.

Los métodos convencionales y orgánicos de la carne representaron altos costos de emisiones similares, mostró el estudio. Para los investigadores, esto podría deberse a que el ganado orgánico necesita más tierra para satisfacer el estándar de bienestar y debido a su menor productividad, lo que lo hace menos eficiente que los métodos convencionales.

Las emisiones del ganado convencional provienen del estiércol y, en el caso de las vacas y ovejas, del metano que eructa. El grano también puede generar emisiones si está relacionado con la deforestación. Si bien las vacas orgánicas no comen forraje importado y se alimentan con pasto, crecen más lentamente y liberan más emisiones antes del sacrificio.

“Esperábamos que la agricultura orgánica obtuviera mejores resultados para los productos de origen animal, pero, en lo que respecta a las emisiones de gases de efecto invernadero, en realidad no hace mucha diferencia”, dijo a The Guardian Maximilian Pieper, investigador principal. “Pero en algunos otros aspectos, lo orgánico es ciertamente mejor que la agricultura convencional”.

Pero esa fue solo una parte del estudio. Pieper quería hacer que el coste medioambiental fuera más tangible para los consumidores, para poner un “precio” medioambiental claro en los diferentes productos cárnicos.

Según los cálculos del equipo, la carne producida de forma convencional tendría que ser un 150% más cara que ahora para tener en cuenta el impacto medioambiental. En comparación, los alimentos de origen vegetal y producidos orgánicamente tendrían que costar solo un 6% más. En otras palabras, la carne orgánica tiene un precio que refleja su impacto ambiental, mientras que la carne convencional es barata porque nadie paga por el daño ambiental que causa.

La investigación se basa en el principio de “quien contamina paga”, que sugiere que aquellos cuyas acciones causan daño al medio ambiente deben asumir la responsabilidad de pagar por ello. Esto estaría perfectamente representado en la elección de comer una dieta más sustanciosa en lugar de una con más alimentos de origen vegetal, pero solo si el precio de la carne reflejara realmente el verdadero costo ambiental.

Un trozo de carne muy barato en realidad oculta el verdadero impacto en el planeta y no ofrece ningún incentivo para tomar mejores decisiones alimentarias (y medioambientales). Pero si se aplica el principio de “quien contamina paga”, el mayor costo de la carne alentaría un cambio de dietas más dañinas para el medio ambiente basadas en la carne hacia dietas más verdes y ricas en plantas.

Por supuesto, no es tan simple. Los aumentos en el precio de las verduras y frutas harían que los alimentos más saludables fueran inaccesibles para muchos. Y los alimentos esenciales, que para muchas personas incluyen carne de res y lácteos con fines nutricionales, no deberían volverse inasequibles. Para evitar esto, los investigadores sugirieron utilizar subsidios gubernamentales y medidas de compensación social como alternativas a un impuesto ambiental adicional.

Si los cambios se aplican con sensibilidad, también habría beneficios de goteo, argumentan los investigadores. El consumo de carne se reduciría impulsando opciones más sostenibles con el costo. Esto liberaría la tierra de ganado que podría ser devuelto a la naturaleza, lo que ayudaría a la recuperación de ecosistemas en todo el mundo.

Marco Springmann de la Universidad de Oxford, que no forma parte del estudio, dijo a The Guardian. “Las implicaciones políticas son claras: la aplicación de un precio de emisiones en todos los sectores de la economía, incluida la agricultura, proporcionaría un incentivo constante y muy necesario para cambiar hacia dietas más saludables y sostenibles, predominantemente basadas en plantas”.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.